Cargando...
Foto de archivo. La senadora del Frente Amplio fue criticada nuevamente en el Parlamento, por insignias en sus vestimentas que “no representan a todos”, según senadores blancos

Nacional > amanda della ventura

“¡Otra vez en lo mismo!”: críticas a la senadora del FA que volvió a ser polémica por su vestimenta

Amanda Della Ventura presidió el Senado con una remera con la insignia “Todos somos familiares” y dijo que su “imparcialidad no cambia por estar con una vestimenta” como la que lleva consigo

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2022 a las 18:09

La senadora del Frente Amplio Amanda Della Ventura (Vertiente Artiguista) volvió a ser cuestionada este miércoles por su vestimenta mientras preside el Senado, con una insignia que “no representa a todos”, según la postura marcada por senadores blancos en la Cámara Alta. Un debate similar ya se había dado el 9 de marzo pasado, el 9 y el 30 de setiembre de 2020.

“Todos somos familiares” es la frase inscrita en una remera negra que la legisladora llevó consigo este miércoles por la mañana, y que causó un cruce con los senadores blancos Gustavo Penadés, Graciela Bianchi y Sebastián Da Silva.

“Usted tiene todo el derecho de ingresar a sala con la remera que le parezca, nunca hemos puesto en consideración ni condición en ese sentido. (Pero) en el momento en que pasa a presidir el Senado nos está representando a todos. La bancada de senadores del Partido Nacional quiere dejar constancia, sin levantar el tono, (de) que usted, de esta manera, no nos está representando a todos, utilizando esa remera que usted tiene todo derecho de utilizar en cualquier parte del recinto. En el único lugar donde usted no lo puede hacer es presidiendo el Senado de la República”, dijo Penadés ni bien Della Ventura asumió la presidencia como suplente.

“Perfecto, escuché esa constancia”, respondió la senadora, pero el debate prosiguió. Segundos antes, la presidenta de la Cámara, Beatriz Argimón, explicó que debía ausentarse para participar de los actos oficiales en conmemoración del 211° aniversario de la Batalla de Las Piedras.

Della Ventura dijo que “no sabía” que le tocaría presidir el Senado. “Estoy plenamente convencida de que mi imparcialidad no cambia por estar con una vestimenta como la que tengo”, defendió.

Inconducta y decoro

Bianchi habló de inconducta y pidió tener decoro por obligación. Charles Carrera le respondió y dijo que la nacionalista “es un ejemplo de inconductas”.

“¡Otra vez en lo mismo!”, reaccionó Bianchi, a su turno en la oratoria. Y prosiguió: “¿Cómo vamos a buscar en el reglamento? Es la Constitución de la República. El presidente del Senado representa a todos. Yo ya lo tuve que decir sentada allí, por otra inconducta suya con respecto al tapabocas (con una insignia a favor del Sí a la derogación de 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración)”.

Bianchi señaló que quienes ocupan cargos institucionales representan al Estado y están imposibilitados de usar una vestimenta de ese estilo. "¿Eso hay que decirlo? Entonces estamos peor de lo que yo pensaba (…) Se supone que esas cosas las tienen claras. Tiene la obligación de mantener el decoro, todos tenemos el sentido común, es un funcionamiento adecuado. Si lo que tenemos que escribir, es el sentido común, habremos dejado de ser civilización”, apuntó.

Y se dirigió en específico a Della Ventura: “Mientras usted está sentada en la banca, puede hacer lo que quiere. Tiene la suerte que no soy la vicepresidente de la República, porque yo tampoco dejaría en una banca determinadas expresiones que, en otros casos son más agresivas. Esas cosas son agresivas a los compañeros, y alteran el normal funcionamiento de la casa de la democracia”, enfatizó Bianchi. 

Carrera, por su parte, se preguntó “dónde se violenta el decoro, utilizando una expresión que diga ‘Todos somos familiares’. Y dijo: “Nosotros representamos a ciudadanos, ¿no podemos manifestarnos? ¿Dónde se dice eso? No compartimos para nada ese tipo de expresiones”, respondió, ante los dichos iniciales de Penadés. Por entonces, la discusión parlamentaria se centraba en si había alguna referencia al tema, en el reglamento de una sesión.

Además, Carrera rechazó que Bianchi hable de “inconducta” al referirse a Della Ventura. “No aceptamos de ninguna manera de la senadora Bianchi, que hable de inconductas; alguien que es un ejemplo de inconductas en este parlamento nacional”, dijo.

Da Silva, por su parte, le habló a Della Ventura y le dijo que “este tipo de situaciones no ayudan a nadie”. “No la ayudan a usted, no ayuda al cuerpo. ¿Era necesario, sabiendo que esta situación se iba a dar? Yo respeto todos los sentimientos (…) pero, ¿era necesario llegar a este extremo? Eso no está bien, señora presidenta. No es por usted, el por el cargo que está ostentando. No vale victimizarse”, le advirtió.

En tanto, el senador frenteamplista Lauro Menéndez expresó su “solidaridad” con Della Ventura para que use “la vestimenta que entienda conveniente”. Su compañera Liliam Kechichian apoyó, y pidió a Penadés que indique “dónde está escrito” lo dicho por el nacionalista de que no puede presidir el recinto, con esa vestimenta.

“Con mucho gusto voy a buscar la consideración que desde la presidencia del Senado se está imposibilitado de hacer cualquier tipo de expresión que no represente a todo el senado como tal, violentando la imparcialidad. Eso está establecido en el reglamento del Senado de la República, la invito a usted, a que lo busque”, contestó Penadés.

Insignias en “la casa de la democracia”

Foto de archivo

Bianchi se refirió este miércoles a “inconductas” y a casos “ofensivos” en "la casa de la democracia" (recordando una frase de Argimón) contra quienes integran la Cámara, por casos anteriores similares. El 9 y el 30 de setiembre de 2020, Della Ventura también fue objeto de críticas por parte de legisladores oficialistas, quienes le mostraron su discrepancia con aquella remera de “desafuero o complicidad” en una comisión, y también con el uso de un tapabocas a favor del Sí, a la derogación de 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración, el pasado miércoles 9 de marzo.

Ese miércoles Bianchi le iba a dejar la presidencia de la Mesa, por ser Della Ventura la suplente que le sigue. "Los que estamos sentados acá, todos, no tenemos que estar identificados, y sobre todo acá (señala su lugar) en la presidencia del Senado, con ninguna opción política", criticó entonces Bianchi.

La nacionalista dijo que lo pedía "por el bien de la República", porque ella "también podría haber venido con una identificación política", pero alegó que "jamás" se le ocurriría. De no quitarse la insignia, le advirtió que no le cedería el lugar y terminaría la sesión ella misma.

A partir de ese momento, comenzaron a escucharse discusiones fuera de micrófono, mientras Bianchi aclaraba que no le molestaba el color de la insignia, y afirmaba que no iba a discutir sobre el asunto.

La senadora de la Vertiente Artiguista había tenido otro cruce con Bianchi por esa remera de “desafuero o complicidad”, a la que la nacionalista catalogó como “agravio”. Fue durante la sesión que rechazó el desafuero de Guido Manini Ríos, y el sector frenteamplista informaba de lo sucedido, en Twitter.

Según contó Della Ventura a La Diaria en esa fecha, enseguida que se sentó frente a Bianchi la nacionalista le “exigió” que se la sacara, a lo que le respondió: “Le dije que era censura, porque en democracia tenemos derecho a ponernos lo que queramos”. De todas maneras, la frenteamplista afirmó en un comunicado divulgado en Twitter que se la quitó para "no entorpecer la reunión", luego de ofrecerle correrse para que Bianchi no la viera y esta no aceptó.

Si bien la senadora frenteamplista ya había utilizado esa remera en la sala de la Cámara de Senadores, Bianchi afirmó que en esa ocasión no le pidió a la presidenta de la cámara, Argimón, que le ordenara a Della Ventura que se la quitara, pues no la vio.

Desde Florida, y por los derechos humanos

En Florida, donde es oriunda, Della Ventura, fue la primera senadora mujer por ese departamento. Tal como consignó El Observador en una nota con su historia, en 2019, decía que desde el Senado seguiría levantando las banderas de los derechos humanos y la identidad de género. No obstante, reconocía que, desde entonces formaría parte de una bancada que debía resolver "conjuntamente" en qué condiciones trabajará.

Maestra jubilada –ahora con 66 años–, fue edila desde 1990. En 2009 se jubiló como maestra después de 34 años de profesión. La mayoría de esos años, 28 concretamente, los pasó dando clases en una escuela de la localidad de Mendoza. Siempre trabajó fuera de la ciudad.

Fue integrante fundadora de la Vertiente Artiguista en 1989. Antes de eso perteneció a la Izquierda Democrática Independiente, un grupo que se fundó en febrero de 1984. En reconocimiento a esos años de militancia es que Amanda Della Ventura ocupó el segundo lugar de las listas al Senado del sublema Progresistas, dado que el Frente Amplio armó sus listas bajo el criterio de la paridad. 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...