Palizas, trompadas y cachetadas

El revival nostálgico alcanza a la filmografía de Bud Spencer y Terence Hill en este videojuego

Tiempo de lectura: -'

05 de junio de 2018 a las 05:00

Un Carlo Pedersoli y Mario Girotti son dos nombres que seguramente no despiertan nada en la memoria de nadie, pero son los inmortales Bud Spencer y Terence Hill, una de las parejas humorísticas más longevas del mundo del cine. Los dos artistas nacidos en Italia, pero que pronto adoptaron nombres artísticos a tono con Hollywood, protagonizaron 17 películas en conjunto que alcanzaron reconocimiento internacional sobre todo en Europa –su mercado original– y Latinoamérica, adonde llegaron masivamente por la televisión.

La norma de todas sus películas era lo misma: ya fuera en el oeste, en la actualidad, en paisajes exóticos o cotidianos, por algún azar del destino, Bud y Terence terminaban juntos y liándose a trompazos con numeroso enemigos que, sin embargo, nunca eran rivales para el poder del dúo. Una suerte de Jackie Chanes italianos, el humor era siempre una constante y, hasta el día de hoy, sus películas –muchas de las cuales se encuentran en YouTube– son un disfrute para grandes y chicos.
Tanto es así que la dupla se ha transformado en algo mítico y, particularmente Bud, fallecido en 2016, objeto de múltiples homenajes, canciones, parodias y un inagotable torrente de cariño como solo pueden lograr los ídolos de la niñez.

A lo anterior se suma ahora Bud Spencer & Terence Hill: Slaps and Beams (cachetadas y porotos, en traducción libre), un beat'em up clásico con evidente aspecto ochentero, donde el jugador maneja los destinos del dúo a medida que protagonizan 13 pantallas, una por cada película, para recorrer la filmografía completa.

bud spencer.jpg

Siguiendo el modelo de grandes clásicos de este subgénero, como puede ser Double Dragon, ya sea en solitario con uno de los dos o, en el mejor formato, jugando de a dos, hay que ir dando tortas, golpes, porrazos, guascas, manguzas, patadas y todo tipo de coscorrones, a medida que los incautos enemigos vayan apareciendo en el camino. Los golpes no son aleatorios, sino que cada personaje emula los distintos –y patentados– movimientos de su actor correspondiente. Así, Terence puede desplegar su interminable sucesión de bofetadas o despistar a los enemigos lanzando un objeto al aire para golpearlos en la cara y Bud puede golpear con la mano abierta o aplastar cráneos con el puño cerrado. A esto se le añaden diferentes combinaciones para hacer solos o con movimientos coordinados de ambos.

Aunque a priori parezca simplemente ser un juego de ir dando piñas y avanzar, Slaps and Beams incluye a intervalos regulares otro tipo de minijuegos que, además de dar variedad, incrementan también la dificultad. Estos minijuegos homenajean distintos momentos de las películas, como ser la competencia de cervezas y salchichas de Y si no... nos enfadamos (o Juntos son dinamita como se conoció por acá) o una carrera con el legendario buggy rojo de techo amarillo.

Otro detalle a destacar es la banda sonora, que rescata las canciones pop (estridentes todas y cada una de ellas) italianas que acompañaron las películas originales. Escucharlas mientras se reparten mamporros con Bud Spencer o Terence Hill es una sensación única.

Con permiso

La creación de Trinity Studios surge de una campaña en Kickstarter que ya mostró desde un momento muy temprano el amor que despertaban –y todavía lo hacen– estos dos íconos del cine italiano con una recaudación que superó los € 210 mil.

Su realización contó nada menos que con la aprobación de ambos actores y solo se lamenta que Spencer no lo viera terminado. El juego se encuentra disponible en Steam y es un placer jugarlo, sea uno fan de sus películas o no; pero por supuesto que si uno lo es, la recompensa se siente potenciada en un 200%.

Comentarios