Espectáculos y Cultura > CINE

Pantera Negra es más que una película de superhéroes

Lo nuevo de Marvel divierte, pero además pone la mirada en temáticas políticas, culturales y sociales

Tiempo de lectura: -'

16 de febrero de 2018 a las 05:00

La nave futurista vuela directo hacia una montaña. No parece dispuesta a frenar o cambiar de rumbo. La roca se acerca y cuando los ojos se entrecierran esperando el impacto, se revela la verdad: la piedra no existe. Es un holograma, que oculta el secreto mejor guardado de África: Wakanda. Es el país más avanzado del planeta, con tecnología increíble, depósitos invaluables del metal más valioso del mundo, y de una belleza que deja sin aliento.

Esa es una de las escenas más deslumbrantes de Pantera Negra, la enésima película de Marvel Studios, pero que en varios sentidos es la primera. O se siente como tal. Al igual que Mujer Maravilla, estrenada en 2017, llegó en el momento indicado. No es la primera película protagonizada por un superhéroe negro, ni de Marvel (esa fue Blade) ni en general (The Meteor man). Pero es la primera en darle un uso político, emotivo y narrativo a ese rasgo.

Su protagonista es T'Challa, que acaba de ser coronado rey de la ficticia nación de Wakanda tras la muerte de su padre y antecesor en Capitán América: Civil War, donde debutó este personaje. Su país se presenta ante el mundo como una nación de pastores pobres, pero realmente es una especie de Atlántida africana, gracias a un meteorito cargado de un metal llamado vibranium que cayó allí hace milenios. No solo es el material del escudo del Capitán América, es también el metal más fuerte del universo, y sus propiedades le permiten ser usado para la vestimenta, como fuente de energía, como tecnología médica y por supuesto, como arma.

Por eso Wakanda optó por esconderse del mundo, bajo la protección de su monarca que también porta el traje de Pantera Negra (hecho de vibranium, por supuesto). Nunca fue conquistada por africanos o europeos. T'Challa cree que las cosas deberían seguir así, pero otros de sus compatriotas creen que deberían ayudar a sus vecinos africanos, o meterse en todas las guerras del mundo aunque nadie los haya llamado (¿le suena esa postura?).

Y allí aparece Erik "Killmonger" Stevens, un mercenario estadounidense que sabe de Wakanda y quiere acceder al trono de la nación y al vibranium para que todos los negros del mundo puedan pelear mejor por la igualdad y por sus derechos. No es casual que la historia empieza en Oakland, California, lugar de nacimiento del movimiento Panteras Negras, cuna del director Ryan Coogler, y donde transcurre su primera película, Fruitvale Station, que narra la muerte de un hombre negro a manos de la policía.

Pantera Negra es una gran película de superhéroes. Son detalles a nivel de efectos especiales que la hacen quedar a unos pasos de la excelencia. Es un atrapante filme de acción y una sólida historia de origen sobre el personaje. Pero su verdadero mérito, además de su calidad técnica (en vestuario, música y diseño de producción) es unir ese relato con temáticas sociales, históricas y políticas.

Porque Pantera Negra aplica su historia de fantasía y superhéroes a un relato político tribal, casi digno de Game of Thrones, lo combina con aspectos de espionaje al estilo James Bond, y encima de todo esto lidia con el axioma del Hombre Araña: Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. Ya que entonces, si Wakanda tiene el equipamiento, la tecnología y las armas para darle poder a África, o en su momento a los africanos que eran llevados como esclavos, o a los afroamericanos que fueron considerados ciudadanos de segunda durante décadas ¿Por qué no lo hace?

Además de esas preguntas, llevadas adelante por la dualidad al estilo Martin Luther King – Malcolm X de T'Challa y Killmonger, la película también resalta como temas la identidad (personal y cultural), el legado generacional y la soberanía, es un canto de alabanza a la cultura y la tradición africana y presenta al continente y sus pobladores con mucha más justicia que otros relatos.

Y encima está apoyada por un elenco impresionante, liderado por Chadwick Boseman pero que incluye a Forest Whitaker, Lupita Nyong'o, Angela Bassett, Andy Serkis, Martin Freeman, Michael B. Jordan y el nominado al Oscar en esta edición, Daniel Kaluuya, aunque la gran revelación es la inglesa Letitia Wright, que interpreta a Shuri, la hermana de T'Challa y científica más importante del país.

Y es que Wakanda está, además, lleno de mujeres en roles importantes. Asesoras del rey, líderes tribales, científicas y espías. Además, el rey cuenta con una guardia compuesta íntegramente por mujeres y cuya líder, Okoye, brilla tanto que se ganó un puesto en la próxima película de Marvel, Avengers: Infinity War. Cabe notar que al contrario que otras películas del estudio, Pantera Negra puede verse sin haber visto jamás otra cinta de Marvel.

Mujer Maravilla había planteado a una heroína plantándose firme en un mundo de hombres. Ahora, Pantera Negra le da un personaje memorable a la cultura africana. A eso se le suma la nominación al Oscar a Mejor guión de Logan. El género ha madurado y se permite contar historias con otro peso, más allá de seguir siendo espectáculo puro y duro.

Pantera Negra es el mejor ejemplo de eso. Obliga a reflexionar sobre el mundo, a la vez que permite divertirse y comer pop. Y ese es el logro principal de esta película. Larga vida al rey, y que viva Wakanda.

Cifras

US$ 200 Millones. Fue el presupuesto de Pantera Negra, el más alto para una historia de origen en el Universo Marvel, y el cuarto más alto de la franquicia.

30.000 Niños. Verán la película en Harlem, Nueva York, gracias a acciones de caridad para proyectarla ante los residentes de las comunidades negras menos privilegiadas

2 escenas post-créditos incluye Pantera Negra: una luego de la primera parte y otra al final

Un personaje histórico


Si bien apareció por primera vez unos meses antes del surgimiento del partido homónimo, Pantera Negra debutó en los cómics de Marvel en 1966, en pleno movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos. Debutó en una historia de los Cuatro Fantásticos, y desde entonces fue parte estable de las historias de la editorial. Fue el primer personaje negro de Marvel y de los cómics de superhéroes en general.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.