Fútbol > FINALES DEL URUGUAYO

El Centenario quedó destruido tras el concierto de Roger Waters, a días del clásico

La cancha del Centenario sufrió las consecuencias del recital de Roger Waters y el ingeniero Invernizzi reveló a Referí las tareas que realizarán para recuperarla de cara al domingo

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2018 a las 12:42

“Si hay penales vayan al arco de la Colombes…”, fue el comentario con un dejo de resignación del ingeniero Salvador Invernizzi, encargado del campo de juego del Estadio Centenario, que reveló a Referí que el área del arco de la Ámsterdam quedó afectada por el recital de Roger Waters.

“Ya se sabía que iba a pasar esto”, agregó Invernizzi en la charla con Referí. “La parte de la Ámsterdam que va de la la media luna para atrás está bien afectada”, agregó.

¿Qué pasó?

Los motivos por los cuales ese sector del campo de juego se vio afectado obedecen a que el público que asistió al recital -que convocó a 45.000 espectadores- no piso el lugar pero unos chapones que se colocan para el armado del escenario dejaron el césped "quemado".

Invernizzi reveló que, cuando se arrienda el Estadio para un recital “se les exige que para circular las máquinas y grúas que arman el escenario se coloque una protección”.

El ingeniero explicó que “son unos chapones de aluminio que se encastran y se hace un piso por el que circulaban las grúas. El daño en el césped es de los chapones y no de las máquinas”.

Invernizzi aclaró que “el piso protector no es de CAFO, eso vale una fortuna. Lo contratan los organizadores y según me dijeron fue el mismo que utilizaron en Wembley para un recital de Madonna. Los chapones no protegen el césped sino la superficie, es decir, permiten que el piso no se hunda”.

¿Qué se hizo?

Según señaló el encargado del campo de juego del Estadio Centenario, el protector que se colocó por encima del campo de juego “cumplió su cometido”.

Invernizzi agregó que “no se alteraron los niveles, no hay pozos, sino que lo que quedó afectado es el pasto que quedó aplastado y por esa razón cambió su color”.

El ingeniero reveló cuales fueron las primeras medidas: “El lunes de mañana fuimos a la cancha y el pasto estaba prendido. Eso es importante porque le va a dar algo de inestabilidad a la arena sino es inestable se rompe y empiezan a aparecer los pedazos. Ante eso lo que hicimos fue levantar ese pasto, rastrillar, cortar y se le dio un poquito de agua. Ahora hay que esperar que algo rebrote”.

¿Qué se va a hacer?

El ingeniero Invernizzi reveló a Referí los pasos a seguir para mejorar parcialmente la zona afectada. Es lógico que se corre una carrera contra el tiempo porque la final del Uruguayo está fijada para el domingo de tarde.

“No tenemos tiempo. Vamos a probar pintar el sector afectado. Hay pintura verde para césped que se utiliza mucho, en una época se utilizó mucho en Colombia, ahora no tanto, donde pintaban la medialuna de un color más fuerte. Lo que no sé cómo queda. La vamos a probar por un tema estético, pero hay zonas donde el pasto está negro y no sé cómo van a quedar”, comentó el encargado del campo de juego.

¿En qué afecta la final?

De cara a clásico el gran interrogante pasa por saber en qué puede afectar el estado del campo de juego. Está claro que, a simple vista, el sorteo de los arcos cobrará un rol preponderante como pocas veces sucedió.

Generalmente el árbitro se inclina por no sortear y se acuerda que cada club termina atacando contra la parcialidad visitante. En caso de que se siga el mismo criterio el golero de Peñarol, Kevin Dawson, tendrá que atajar el segundo tiempo en una zona que, de acuerdo al tiempo y las mejoras en la cancha, puede estar afectada.

“La pelota ahora no pica mal, si se empieza a romper fácilmente puede ser que la pelota pique mal. Ahora está plano, chato, a lo mejor ahora la pelota pica más que en la cancha porque el pasto está más apretado contra el piso”, reveló Invernizzi.

Asimismo, dijo que si llueve el domingo “tenemos que asegurarnos de que el agua se vaya lo más rápido posible sino está complicado. Si llueve hay hoja muerta y reduce mucho la velocidad con la que el agua entra en el perfil de ese suelo que es arena. Va a quedar el agua estancada. El miércoles vamos a pinchar eso con unas máquinas para que quede lleno de agujeros, eso permite que quede un canal libre para que el agua pase y no quede estancada”.

A modo de sugerencia, Invernizzi concluyó diciendo que si la final se define por penales: “Vayan al arco de la Colombes”.

El de Roger Waters fue el segundo y último recital que recibió el Estadio Centenario en 2018, el primero había sido el de Phil Collins, en marzo. El próximo será Ed Sheeran, en febrero.

Con los ingresos que generó la Comisión Administradora del Field Oficial por el alquiler del Estadio a la organización de Roger Waters, que recibieron el Centenario el pasado jueves y lo devolverán este miércoles, cubrirán un mes y medio de presupuesto, pero el campo de juego quedó comprometido para el partido de fútbol más importante del año: Nacional-Peñarol por las finales del Uruguayo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...