Cargando...
Rodríguez dice que lo que pasó "fue un error sindical" de grupos que "viven en otra época"

Nacional > PATRICIA RODRÍGUEZ

Presidenta del sindicato policial: "No nos quieren porque somos policías"

La presidenta del sindicato policial cree que los "grupos minoritarios" que votaron a favor de la suspensión tienen "miedo" de una "apertura" en el PIT-CNT

Tiempo de lectura: -'

08 de marzo de 2021 a las 05:00

Patricia Rodríguez empezó a militar en el sindicato policial por una cuestión de azar. Trabajando en el Instituto Nacional de Rehabilitación, fue a plantear ciertos temas a la dirección sobre los que no tuvo mucha respuesta. Era el año 2010 y en ese momento los policías comenzaban a organizarse para defender sus derechos como trabajadores.

Había 14 organizaciones, uno de esos sindicatos le abrió las puertas, la escucharon y derrumbó uno de los prejuicios más comunes que tenían los policías, y que hace poco años empezó a cambiar: que acercarse a un sindicato significaba ser un mal trabajador.

Rodríguez vinculó su actividad social como voluntaria en zonas de contexto crítico de la ciudad de Las Piedras (Canelones), con el trabajo sindical, porque en ambas funciones se trataba de ayudar al otro. Por eso no dudó en empezar a militar como delegada.

Hace tres años es presidenta del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo (Sifpom) y la semana pasada se plantó frente a la suspensión que decidió aplicarle el PIT-CNT al gremio. Para ella, los "grupos minoritarios" que votaron en la Mesa Representativa tienen "miedo" de una apertura, de un cambio en la cúpula, y cree que otros sindicatos también esperan que la central sindical comience a ser más "inclusiva".

¿Cómo ven los policías la idea de sindicalizarse?
Al principio costó un montón porque éramos más de 16 sindicatos. El PIT-CNT intentaba organizar reuniones y era un caos, todos querían mandar, ser presidentes, porque tenemos tan impregnado el mando que ser presidente era como ser comisario y estar al mando. Cuando empezamos a integrar alguna secretaría dentro del PIT-CNT, como la de salud laboral, ayudó a formarme también en la forma de ver la realidad de otros sindicatos. Fui muy bien recibida en la secretaría, pese a que éramos el sindicato policial, había muchas expectativas. Después tenías algunos que decían “qué se cree ésta”, porque una mujer empezaba de a poco a soltarse, en base a esfuerzo y trabajo, y empezaron los celos. La típica que te dicen “si está ahí, con alguien debe andar”, nunca piensan que es por la capacidad, siempre alguien te está impulsando. Muchas veces me fui llorando a mi casa después de una reunión sindical, porque eran todos varones y te decían esas cosas. También había ignorancia adentro de la misma policía. Le decías a alguien que viniera al sindicato y pensaba “son todos comunistas”, estaba mal visto. Cuando fuimos solucionando alguna problemática particular, como los aumentos salariales, el blanqueamiento del 222 que estaba en negro, las sanciones, los policías se fueron soltando. También pensaban que iban a ser perseguidos si estaban en el sindicato, pero vieron que el jefe no tiene todo el poder, y se puede denunciar si hay un abuso. Se entendió que no hacíamos política partidaria, porque a veces el sinónimo de estar en el PIT-CNT era ser de izquierda, pero nosotros nos mantenemos al margen, no militamos por nadie.

¿Por qué cambió el vínculo de Sifpom con el PIT-CNT que pasaron de ser bien recibidos a que se votara para suspenderlos y pensar en expulsarlos?
Al principio me sentí muy bien acogida en los primeros años de sindicalización. Después uno empieza a tener vida propia y en esa apertura de cabeza va eligiendo lo que sirve y lo que no, y descarta lo nocivo para el sindicato. Lo único que cambió fue el gobierno, somos la misma policía que estaba con (Eduardo) Bonomi y ahora con (Jorge) Larrañaga, somos el mismo sindicato. Decir que tenés buen diálogo con el gobierno, porque es real, es mala palabra porque ahora es otro el gobierno. A nosotros esas cuestiones no nos pueden limitar como sindicato. Si queremos mantenernos al margen de ideologías, que entiendo que separan a las personas porque nos está pasando, debemos ser realistas con lo que vivimos. Si tenemos buen diálogo, ¿por qué decir lo contrario? Cuando estaba el otro gobierno, los que no tenían diálogo con nosotros eran ellos. Nos queremos mantener objetivos con lo que nos está pasando, y no que grupos cerrados nos marquen las pautas de lo que tiene que hacer nuestro sindicato para pertenecer, eso no lo vamos a hacer. Lo que pasó el otro día fue un error inmenso a nivel sindical, por un grupo minúsculo de gente que sigue viviendo en otra época. Las cuestiones que nos achacan son cosas que no vivimos, mochilas que no tenemos que cargar y es otro Uruguay, hay mensajes que son obsoletos. No podemos ser parte de esa locura, tenemos que salir de ese círculo cerrado porque no va a haber forma de que hagamos algo que les caiga bien, porque les caemos mal por ser policías. Lo de la Plaza Seregni es una excusa, porque se laudó con la Justicia. No nos quieren porque somos policías.

¿Cómo queda el sindicato después de esa situación?
Para mí salimos fortalecidos, basta ver las redes sociales, la inmensa mayoría de la gente apoya al sindicato policial. En tiempos donde sabemos que los sindicatos son cuestionados, que la ciudadanía salga a respaldar al sindicato es un mensaje fuerte. Creo que lo recibieron (el PIT-CNT) y van a cambiar la suspensión. Nosotros somos una piedra en su camino (para los grupos que votaron a favor de la suspensión), somos distintos, llevamos un mensaje distinto, que están esperando muchos gremios pero no se animan a plantearlo porque esas cabezas son de sectores cerrados. Nosotros somos independientes y podemos plantearlo y hacernos cargo. No solo el movimiento sindical lo necesita, la ciudadanía en general también, que no sea de un solo sector, sino inclusivo. Alguien tenía que dar el puntapié inicial para esto. No me sorprende que a poco de un congreso que se plantee esto. Somos un sindicato grande que puede determinar incluso la conducción de la central. Que este sindicato llegue a definir una lista para las elecciones no está bien, sobre todo para los grupos radicales que no quieren que el PIT-CNT sea más inclusivo y representativo. 

Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, y muchos de los logros del sindicato se vinculan a cuestiones de género. ¿Cuáles son las situaciones que más sufren las mujeres policías?
Hay muchas, una es el acoso sexual. La policía tiene un régimen vertical, siempre estás a cargo de alguien, se da también en mandos medios. Cuando la mujer es acosada sexualmente y no accede, se convierte en acoso laboral: cambios de turno, llevarte a lugares alejados de tu hogar, negarte días para estar con tu familia. Al tener un protocolo de protección se puede trabajar de otra manera. Antes denunciabas a Asuntos Internos y se enteraba primero la persona a la que denunciabas, entonces eras acosada al doble. Muchas veces era desnaturalizado por los compañeros, porque al ser una institución de varones, cuando planteabas esas situaciones era motivo de burla, no tenías mucha contención en el entorno de trabajo. El otro tema es la violencia domestica. Esa problemática es bastante grande y a veces las mujeres victimas tienen complejidades por denunciar que no debería pasar. Por ejemplo, el desarme momentáneo de la mujer policía que se anima a denunciar acarrea bastantes dificultades. El arma es la herramienta de trabajo, si te la quitan te quitan una parte económica importante, porque no podes hacer el 222 sin arma, tenés que pagarte el boleto porque no vas armado y no podés usar uniforme. Eso desestimaba a hacer la denuncia, salvo en situaciones extremas.

Luego de la agresión a los policías en Rocha, de la que también fue víctima una mujer, dijiste que los movimientos feministas son selectivos porque no sacaron un comunicado respaldando a la funcionaria, pese a que no fue una agresión de género. ¿Por qué pensás que no la respaldaron?
Creo que hay un tinte ideológico, anti policía. Ven a una mujer policía y solo ven a un policía, eso limita los comunicados que nunca llegan. La discriminación es real, existe porque sos policía. Está bueno visibilizarlo porque capaz que le sirve a alguna organización. Me parece que ameritaba tener un comunicado de solidaridad con la mujer policía golpeada en Rocha, que fue algo muy visible, violento y cobarde. Tienen esa estigmatización a la tarea de la policía que impide hasta solidarizarse con una mujer. A veces en las marchas hay carteles con mensajes contra la policía, y muchas veces asisten mujeres policías. No está bueno discriminar a alguien por el trabajo que tiene. Muchas veces dicen que somos represores, pero lo que nos discriminan e insultan son ellos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...