Mundo > Tragedia

Qué se sabe hasta ahora de la persecución en Argentina donde murieron cuatro jóvenes

Hay 12 policías y un funcionario municipal detenidos por la persecución donde murieron tres menores y un joven 22 años; la única sobreviviente continúa grave 

Tiempo de lectura: -'

27 de mayo de 2019 a las 19:45

Una persecución policial que tuvo lugar el lunes 20 en San Migel del Monte, una localidad en la provincia de Buenos Aires, terminó en una tragedia donde murieron tres adolescentes (dos de 13 años y uno de 14 años) y un joven de 22 años. Según Infobae, la única sobreviviente, una adolescente de 13 años, está internada en terapia intensiva pediátrica con pronóstico reservado hace una semana.

El caso llevó a un escándalo en la policía bonaerense tras la detención de 12 policías y de un funcionario de seguridad de la municipalidad donde ocurrió el hecho. Además abrió un nuevo debate en Argentina sobre el "gatillo fácil".

La persecución que derivó en escándalo

Según se puede ver en videos de cámaras de seguridad, un patrullero policial persiguió el auto Fiat 147 Spazio en el que circulaban cinco jóvenes. El conductor perdió el control mientras escapaban del patrullero con un policía que disparaba y chocó contra un camión detenido. Ocurrió en San Miguel del Monte, una pequeña localidad de 20.000 habitantes a 100 km al sur de Buenos Aires. 

Además, un video de un testigo que estaba cerca del lugar muestra el auto en el lugar lleno de humo y una persona tirada en la calle. También se escuchan voces de hombres que dicen: "Son tiros, boludo, son tiros".

Los policías hicieron que el hecho pareciera un accidente de tránsito, pero se determinó más tarde que el accidente derivó de la persecución.

TN difundió imágenes en las últimas horas donde se ve cómo 26 segundos después de que pasa el Fiat seguido por un patrullero, otro móvil policial aparece en escena en la misma dirección. Esa noche no hubo un único móvil involucrado y se levantan las sospechas de encubrimiento sobre las autopsias practicadas en el cuerpo de las víctimas.

Quiénes eran los cuatro jóvenes

Gonzalo Domínguez tenía 14 años. Antes del accidente le había pedido permiso a su madre, Susana, para salir con su amigo, Danilo Sansone. La mujer contó a La Nación que a las 22 horas su hijo le dijo que irían a rapear a la plaza. La madre lo autorizó y se fue a dormir porque al otro día viajaba temprano a La Plata para visitar su marido que estaba internado.

Durante la madrugada la madre del adolescente fue al cuarto de su hijo a ver si estaba dormido, pero le sorprendió no encontrarlo. A esa hora la tragedia ya era viral por toda la ciudad a  través de las redes sociales. "El corazón me decía que mi hijo podía estar ahí. Yo pensaba 'Gonzalo, Dios mío, este guacho que no viene. Lo voy a matar cuando llegue'", según explicó a La Nación. A las 4 de la mañana la mujer decidió ir a la zona del accidente y luego al hospital, donde conoció la noticia.

Camila López tenía 13 años. Según La Nación, la adolescente había estado en la puerta de su casa junto a una amiga antes del accidente. Según contó la madre, ella no sabía que su hija había salido de su casa junto a amigos del colegio.

"El médico me trató de mala madre y me dijo que los perseguían porque habían estado robando", aseguró Yanina Zarzoso, madre de Camila, a La Nación, y agregó: "Siento que Camila me dice 'mamá, no estaba haciendo nada malo, solo estaba paseando".

Danilo Sansone también tenía 13 años. "Era un chico bueno, jugaba a la pelota, a los autitos, iba a la escuela. No robaba, no tomaba alcohol, no se drogaba. Se asustaron porque los perseguían y los balearon por la espalda. Los hicieron pedazos", explicó su padre a la prensa.

Aníbal Suárez tenía 22 años y era el único mayor de edad y el que manejaba el auto en el momento del accidente. Según explicó La Nación, el joven era de la provincia de Misiones y estaba en San Miguel del Monte trabajando con el objetivo de juntar dinero para terminar de pagar el auto que manejaba, que era de uno de sus tíos.

La única sobreviviente

Rocío Guagliarello tiene 13 años y es la única sobreviviente de la persecución. Está internada hace una semana en estado grave con pronóstico reservado. Según Infobae en las últimas horas presentó algunas mejoras.

Adrián Guagliarello, el tío de Rocío habló con el semanario Perfil de Buenos Aires y contó lo que vivió esa madrugada. "Yo vivo a una cuadra del lugar del accidente. Escuché los tiros, me levanté, escuché la explosión de un impacto y dos tiros más. Fui a ver y levantaron todo enseguida, no esperaron a la Policía Científica. Perimetraron todo y en un ratito había como 20 policías. Decían que no eran chicos de acá y que habían estado robando. Al otro día a la mañana cuando me levanté me enteré que era mi sobrina y compañeros de mi nena. Todos eran conocidos", relató el hombre. El padre de la adolescente falleció en un accidente de tránsito a los 22 años. 

Guagliariello dijo a Perfil que su sobrina está "muy delicada" y que esperan "un milagro". 

Una semana después y 12 policías detenidos

En total son 17 los investigados en el hecho y 16 los policías desplazados de su cargo. De los 13 detenidos, 12 son efectivos y uno es el secretario de seguridad municipal, Claudio Martínez.

La intendenta Sandra Mayol desplazó a Martínez del cargo por manipular las filmaciones de las cámaras de seguridad en el centro de monitoreo para encubrir a los agentes, dijeron fuentes a Clarín.

Según publicó La Nación, el abogado defensor de dos de las víctimas, vinculó a los policías con el tráfico de drogas. "En el día de hoy, un testigo de identidad encubierta va a declarar para dar fuerza a la hipótesis de que los jóvenes vieron algo vinculado a la policía con el narcomenudeo", dijo Lucas Richmond, abogado de las familias de las víctimas Camila y Danilo. "Los chicos vieron a la policía vinculada con el tráfico de drogas", insistió. 

Los investigadores de la muerte de los cuatro jóvenes establecieron que en el operativo participaron ocho policías distribuidos en tres patrulleros, donde se utilizaron dos pistolas reglamentadas. Además, fueron acusados un capitán, dos oficiales y un subayudante por "homicidio doblemente agravado por abuso de su función como miembro de fuerzas policiales y por el empleo de armas de fuego", según informó Clarín. También los acusan de "homicidio doblemente agravado en grado de tentativa" en perjuicio de la única sobreviviente, Rocío Guagliarello. 

La jueza Garmendia imputó a otro oficial subinspector y a otros dos oficiales, que se encuentran detenidos, por los delitos de encubrimiento agravado y falsedad ideológica de instrumento público.

Ninguno de los siete detenidos dio declaraciones. La única que dio su versión de los hechos fue Melina Bianco que según dijo, y publicó Clarín, se presentó en la fiscalía. La oficial fue acusada de encubrimiento, porque se sospecha que viajaba en uno de los patrulleros. Para los investigadores, Bianco fue testigo pero firmó un acta para falsear las circunstancias de los hechos por lo que también fue detenida. Un subcomisario, un teniente, una oficial ayudante y un oficial inspector son acusados de encubrimiento y están presos.

Aunque los investigadores aún no logran conocer el motivo que originó la persecución, se sabe que una bala impactó en el glúteo de Gonzalo y que salió de un arma policial. "Se encontraron cuatro casquillos de bala que corresponden con el arma de otro de los efectivos. Las armas fueron entregadas y todas tenían los cargadores completos, lo que indica un comportamiento claramente disuasorio por parte de los policías", dijo a Clarín el procurador Conte Grand.

Declaraciones políticas 

La ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, habló sobre el caso en una conferencia de prensa donde le preguntaron si se trataba de "gatillo fácil". "Creo que la situación se va a demostrar como algo más grave que un auto que pasó por un control, que además al control no se lo ve, y que fue tiroteado en ese control". "Hay pruebas que demuestran algo más complejo que el solo hecho de haber detenido un auto porque estaba pasando y haberle tirado", reiteró.

El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, dijo en conferencia: "Pido a la Justicia que detenga a la persona que han estado en este hecho. Que se hagan responsable por el mal proceder, la muerte de estos cuatro chicos. Estas personas ya dejaron de ser parte de esta fuerza. El subcomisario a cargo y a los efectivos que iban en el móvil". "Comprendemos profundamente el dolor que tiene cada uno de los padres. No vamos a dejar que esto quede impune y que sigan libres", agregó.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...