23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
19 de enero 2023 - 5:02hs

Los gobiernos de la República Islámica de Irán y de Rusia avanzan en conversaciones para la creación de una moneda digital respaldada por activos materiales para el comercio entre ambos países. Otros países siguen con atención la iniciativa, interesados en encontrar alternativas de comercio exterior por fuera del sistema bancario SWIFT, el dólar y el euro.

El año pasado, Rusia e Irán empezaron a ampliar el uso de las monedas nacionales en los acuerdos de comercio exterior en el contexto de las sanciones impuestas por los Estados Unidos y sus aliados europeos a ambos países.

La posible creación de un “token del golfo Pérsico” por parte de Rusia e Irán no debería amenazar la hegemonía del dólar a corto plazo, pero la iniciativa podría contribuir a debilitarlo con el tiempo al animar a otros países a buscar monedas respaldadas por activos, aseguró a la agencia rusa Sputnik Chris Devonshire-Ellis, presidente de Dezan Shira & Associates, una empresa de inversión panasiática.

Más noticias

"Puede que no sea sólo el oro. Podrían ser otros activos materiales, como hidrocarburos, agricultura, otros metales preciosos, gemas e incluso agua dulce", señaló el presidente de Dezan Shira & Associates. Y añadió que "obviamente, en términos de oro, los países que se beneficiarían serían aquellos que poseen grandes reservas sin explotar, como Australia, Rusia, Sudáfrica, Indonesia y Brasil".

Devonshire-Ellis explicó que la aparición de una red más amplia de fichas respaldadas por activos podría ayudar a las naciones a eludir las sanciones occidentales, proporcionándoles una alternativa al sistema bancario SWIFT, al dólar estadounidense y al euro.

"Países como Venezuela, también fuertemente sancionada, pero poseedora de las mayores reservas de petróleo del mundo, estarían encantados de ver este tipo de desarrollo tecnológico", enfatizó.

Por su parte, Paul Goncharoff, el director de investigación de criptomonedas de Dezan Shira & Associates en Moscú, se hizo eco de sus palabras y describió la posible creación de un “token del golfo Pérsico” como un "cambio tectónico", que tendría graves implicaciones no sólo para el dólar estadounidense, sino también para los bancos centrales de todo el mundo.

Destacó que la aparición de un token basado en activos presentaría un serio desafío a las monedas fiduciarias tradicionales al proporcionar "una alternativa de refugio seguro muy atractiva que no puede ser armada contra los propietarios y usuarios de dichos tokens".

"En caso de que este token respaldado por activos con apoyo gubernamental se lance oficialmente y entre en uso comercializado activamente, no será sin una resistencia significativa de varios gobiernos y las infraestructuras financieras que apoyan el comercio en sus monedas fiduciarias", argumentó Goncharoff.

Expresó que "esperaría que esto se pusiera bastante feo, con zonas de exclusión establecidas en sedes bancarias tradicionales como Nueva York, Londres, Fráncfort, Tokio y similares", y agregó que "después de todo, las guerras calientes se iniciaron por menos".

Los comentarios se producen después de que un medio de comunicación ruso informara que Moscú y Teherán están debatiendo la creación de un “token del golfo Pérsico” que podría sustituir al dólar, el rublo y el rial (la moneda oficial iraní) en las transacciones de comercio exterior.

El medio citó a Alexánder Brázhnikov, el director ejecutivo de la Asociación Rusa de la Criptoindustria y Blockchain, diciendo que el token se utilizará como una stablecoin, una moneda digital que está vinculada a un activo de reserva "estable" como el dólar estadounidense o el oro.

Aseguró que una zona económica especial en la ciudad meridional rusa de Ástracan comenzaría a recibir carga de Irán a finales de este año, algo que se espera que dé el pistoletazo de salida al uso del “token del Golfo”.

Por su parte, Alexéi Voilukov, vicepresidente de la Asociación de Bancos de Rusia, recordó que en la actualidad existen acuerdos en dólares entre Rusia e Irán, pero debido a las sanciones, los pagos se realizan en las monedas nacionales de ambos países.

Según él, el acercamiento entre ambos permite establecer casi cualquier sistema de pagos entre ellos.

En julio de 2022, el ministro iraní de Economía, Ehsan Jandouzi, anunció que la República Islámica abandonaba oficialmente el dólar estadounidense para comerciar con Rusia. Ese mismo mes, la Bolsa de Teherán puso en marcha la cotización del rial-rublo.

Esto se produjo después de que una serie de importantes bancos rusos fueran desconectados del sistema internacional de pagos SWIFT como parte de las sanciones occidentales contra Rusia, impuestas poco después de que Moscú lanzara su operación militar especial en Ucrania el 24 de febrero de 2022.

En 2019, SWIFT cortó el acceso a la mayoría de los bancos iraníes bajo la presión de Washington, que anteriormente reinstauró duras sanciones económicas contra la República Islámica tras el anuncio del entonces presidente estadounidense, Donald Trump, de retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear iraní de 2015, también conocido como Plan Integral de Acción Conjunta (PAIC).

El PAIC es un acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 por Irán y seis mediadores internacionales sobre el programa nuclear del país persa. El documento impuso una serie de limitaciones al programa nuclear iraní a cambio de que se levantaran las sanciones internacionales.

En mayo de 2018, los Estados Unidos rompió el acuerdo y empezó a imponer sanciones unilaterales contra Irán con el argumento de que seguía desarrollando armas nucleares.

Un año después, Irán, como respuesta, empezó a reducir de manera gradual sus compromisos en el marco del PAIC.

(Con información de agencias)

Temas:

Rusia Irán

Seguí leyendo

Te Puede Interesar