El comportamiento en la vida cotidiana > EL COMPORTAMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Se acerca Navidad

Navidad es una fiesta muy grande que no es una fecha más del calendario, sino algo a lo que se vuelve con fuerza en el corazón. 

Tiempo de lectura: -'

07 de diciembre de 2018 a las 05:00

En los ambientes en los cuales transcurre nuestra vida cotidiana hay algo así como un anticipo de gran fiesta. En el saludo y en las despedidas dejamos escapar buenos deseos. Hay quienes los llaman augurios. Es que se acerca Navidad y es posible que regresen al corazón tantos momentos de celebraciones en años idos.

No puedo olvidar a Gladys, una compañera de facultad de religión judía que ha muerto ya. Pasados los años, ella y yo coincidimos en la tarea universitaria. Una vez y un poco antes del 25 de diciembre, se presentó en mi despacho para saludarme y me entregó un regalo. Agregó que ella sabía lo que significaba Navidad y quería unirse a mi alegría. Es verdad, porque Navidad es una fiesta muy grande y nos recuerda el comienzo de un tiempo nuevo en nuestra historia. Es el del nacimiento de Cristo.

Estudios serios dan por tierra con la llamada increencia. Por eso, Navidad no es una fecha más del calendario sino algo a lo que se vuelve -un ritornello- con fuerza en el corazón. Quizás recordaremos las navidades de años pasados, cuando la familia comenzó a crecer y los niños preguntaban el porqué de las luces, los colores, los saludos y los regalos...

Las personas muy añosas no olvidarán aquellas salutaciones que iban y volvían por barco. Existía en la memoria algo así como una praxis. Las travesías marítimas eran largas pero las felicitaciones llegaban. Las tarjetas de Navidad se atesoraban en los hogares. Hoy, en cambio los avances tecnológicos permiten una comunicación personal. Estamos acostumbrados a la inmediatez porque nos hemos formado con  ella.

¿Por qué nos saludamos y nos deseamos una feliz Navidad? En una de las fiestas familiares del judaísmo el más pequeño pregunta por qué comen de pie y de prisa. El de más edad responde que es en recuerdo del día que partieron de una tierra para ir a otra y no tuvieron tiempo para que el pan se elevase. Sin embargo, lo comieron ácimo y con verduras crudas. El niño cristiano podría también responder que en la Nochebuena todos nos arreglamos mejor y nos felicitamos porque ha nacido Jesús.

Navidad nos encontrará en nuestros hogares o, a lo mejor lejos. No existen las distancias para el amor. Los llamados telefónicos y los mensajes van lejos y atraviesan mares y montañas. Navidad es ante todo una fiesta espiritual porque Jesucristo ha llegado a esta tierra nuestra. Los pastores que cuidaban sus rebaños, recibieron un mensaje y, de inmediato fueron hasta la cueva de Belén.  Allí encontraron a un niño envuelto en pañales. Con corazones infantiles y sin vergüenza, podemos repetir: “Noche de paz, noche de amor/todo duerme en derredor...”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...