Nacional > Exministro de Defensa

Sin la cúpula de gobierno, cientos despidieron a Jorge Menéndez en Durazno

La familia rechazó las honras fúnebres y Tabaré Vázquez se fue a Anchorena

Tiempo de lectura: -'

13 de abril de 2019 a las 05:03

El expresidente José Mujica esperaba de pie en la puerta del cementerio. Miraba hacia adelante y veía como la avenida Rivera se iba poblando de vecinos que se acercaban para darle el último adiós a Jorge Menéndez, el amigo leal de Villa del Carmen, que había muerto este jueves en su casa, a causa de un cáncer de páncreas e hígado que lo enfermó en pocos meses.
Cientos de personas se concentraron en Durazno para despedir al exministro de Defensa Nacional, en una ceremonia “sobria y sencilla” –tal como solicitó la familia–, en la que llamó la atención la ausencia de varias figuras del gobierno.

Si bien durante la mañana se especuló con la presencia del presidente Tabaré Vázquez, el mandatario no asistió y se fue en helicóptero a la estancia de Anchorena, donde permanecerá varios días, confirmaron a El Observador en la Fuerza Aérea. Este lunes no se realizará el Consejo de Ministros habitual en la Torre Ejecutiva.

Mujica no quiso entrar en polémicas y al ser consultado acerca de la ausencia del presidente se limitó a decir que “cada cual sabe lo que tiene que hacer”, aunque dijo que en la política “los adversarios están afuera y los enemigos adentro”. El nuevo ministro de Defensa, José Bayardi, pidió no gastar “pólvora en chimangos” y eligió recordar a Menéndez como un “compañero leal”.

La familia del exministro rechazó las honras fúnebres dispuestas por el Poder Ejecutivo y prefirió hacerse cargo de los gastos del sepelio, en medio de un clima enrarecido en el que se podía sentir la molestia por la salida de Menéndez del gabinete dispuesta por Vázquez hace menos de dos semanas ante la crisis militar por las confesiones de José Nino Gavazzo y Jorge “Pajarito” Silveira.

Durante varios días entre Presidencia y el Ministerio de Defensa cruzaron acusaciones acerca de la responsabilidad de denunciar ante la Justicia las revelaciones de los represores. Entre otras cosas, Gavazzo dijo ante el Tribunal de Honor militar que él mismo había arrojado al río Negro el cuerpo del militante Roberto Gomensoro en 1973. 

Aunque en el gobierno dieron el tema por zanjado luego del pedido de renuncia de la cúpula de Defensa y del cese de varios militares, para el secretario general del Partido Socialista, Gonzalo Civila, todavía quedan “cosas por aclararse”, ya que Menéndez aseguró en su carta de renuncia –divulgada por radio Sarandí– que había pedido a la Secretaría de Presidencia que denunciara. “No tuvo ningún error que pudiera adjudicársele en este tema”, resumió el diputado.

En su carta, Menéndez dejó reflejada su versión de lo que ocurrió desde que el entonces comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, le entregó el expediente de los tribunales. “Concurrí a la Secretaría de la Presidencia, acompañado por dos profesionales del Ministerio, donde interiorizamos de los antecedentes del contenido del Tribunal de Honor y la necesidad de hacer la denuncia de los hechos ante la Justicia. En esa oportunidad el expediente fue dejado en Presidencia de la República para su análisis, estudio y evaluación sobre la procedencia o no de homologar los fallos del Tribunal de Honor”, escribió. 

Desde que se enfermó, Menéndez le planteó dos veces la renuncia a Vázquez: primero en diciembre y luego en febrero, pero el mandatario no se la aceptó porque quería que se atendiera en el Hospital Militar con todos los cuidados.

En el sepelio, el Poder Ejecutivo estuvo representado por el nuevo ministro de Defensa, José Bayardi; el subsecretario, Andrés Berterreche; el canciller, Rodolfo Nin Novoa, y el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi. No estuvieron la vicepresidenta, Lucía Topolansky; el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma; el prosecretario, Juan Andrés Roballo, ni otros miembros del gabinete.

Bastante más nutrida fue la delegación de dirigentes del Frente Amplio, principalmente del Partido Socialista al que pertenecía Menéndez. El presidente, Javier Miranda; los senadores Juan Castillo (comunista) y Mónica Xavier (socialista) y el diputado duraznense Martín Tierno (MPP) fueron algunos de los que acompañaron a la familia. Por la oposición estuvo el senador y presidente de la Comisión de Defensa, Javier García, quien dijo que Menéndez era “un señor de la política que aún en las discrepancias siempre supo mantener las relaciones”.

Por pedido de la familia, el encargado de darle la última despedida fue Pedro Revello, edil frenteamplista del departamento y secretario personal de Menéndez durante los cinco años que fue diputado, quien dijo que estaban despidiendo al hombre de “charla sincera” que “supo asumir las responsabilidades que se le presentaron”.

Los tres comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas dijeron presente. El primero en llegar fue Carlos Eduardo Abillera, de la Armada, y más tarde lo hicieron Claudio Feola, del Ejército, y Hugo Marenco, de la Fuerza Aérea. También asistió el general Alejandro Salaberry, cuyo pase a retiro está a estudio del Parlamento, ya que fue uno de los seis integrantes de los tribunales que juzgaron a Gavazzo y Silveira, y fueron destituidos por el presidente.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...