Opinión > tribuna

Transhumanismo

Sobre el transhumanismo, la idea más peligrosa del mundo               

Transhumanismo

Tiempo de lectura: -'

01 de marzo de 2021 a las 05:02

Existen muchas definiciones del transhumanismo. Propongo esta definición: el transhumanismo es una utopía materialista que pretende utilizar medios tecnológicos para transformar al ser humano en algo más que humano. La mayoría de los transhumanistas cree que el progreso tecnológico permitirá al ser humano alcanzar la inmortalidad, convirtiéndolo en un organismo cibernético con superpoderes físicos y psíquicos o bien “subiendo” su mente a una computadora. Algunos transhumanistas desean la criopreservación de sus cuerpos después de morir porque esperan que en el futuro la ciencia avance tanto que sus cuerpos puedan ser resucitados y curados de sus enfermedades. Aunque esa esperanza no tiene sustento científico, hay varias empresas que se dedican a la criopreservación de cadáveres completos o de cabezas. Por ejemplo, el Cryonics Institute, localizado en Michigan (Estados Unidos), anunció que el 18/02/2021 congeló a su “paciente” (fallecida) N° 204.1

Zoltan Istvan, el transhumanista precandidato a Presidente de los EE.UU. en 2016 y 2020, cree que dentro de unos 25 años todos viviremos 500 años o más. Para ese entonces ya no existirían los sexos ni las razas. Según Istvan, podremos cambiar de sexo o de color de piel cada semana gracias al desarrollo de la nanotecnología.

El transhumanismo es muy influyente en Silicon Valley. Quizás el transhumanista más famoso es Ray Kurzweil, experto en inteligencia artificial, director de ingeniería de Google desde 2012. Kurzweil predice que “la Singularidad”, un punto de inflexión de aceleración tecnológica exponencial que ocurriría hacia 2045, desencadenará una cascada imparable de avances científicos que conducirá a la superación de la muerte. Según Kurzweil, “tendremos cuerpos no-biológicos que nos permitirán vivir en una realidad virtual… tan realista como la realidad real”.2 Kurzweil dirige la Universidad de la Singularidad, una institución académica de California financiada por Google y la NASA. Otros transhumanistas notorios son Elon Musk y Peter Thiel, cofundadores de PayPal.

El transhumanismo es una ideología evolucionista emparentada con el darwinismo social y la eugenesia. Como el darwinismo social, el transhumanismo pretende que el ser humano tome las riendas de la evolución biológica y busque deliberadamente mejorar la naturaleza humana; y como el movimiento eugenésico de la primera mitad del siglo XX, el movimiento transhumanista pretende utilizar la ciencia y la tecnología para mejorar la raza humana. Según los transhumanistas, el progreso científico permitirá trascender la naturaleza humana, transformándola primero en transhumana y después en una o más especies La mayoría de los transhumanistas son no creyentes, pero algunos transhumanistas son mormones3 y otros se afilian a la espiritualidad New Age. Los partidarios de la New Age esperan la llegada próxima de la Era de Acuario, en la cual los hombres ascenderían a un nuevo nivel de consciencia. Los transhumanistas esperan algo parecido, pero se proponen alcanzarlo por medio de la tecnología occidental, en lugar de las técnicas orientales de meditación. Tanto la New Age como el transhumanismo tuvieron su primer centro de irradiación en California.

El transhumanismo también tiene puntos de contacto con la perspectiva de género. Ambas ideologías sueñan que el progreso científico permitirá crear úteros artificiales, liberando a la mujer de la “carga de la maternidad”, y que permitirá “cambios de sexo” mucho más “perfectos” que los actuales.

En 2004 Francis Fukuyama calificó al transhumanismo como “la idea más peligrosa del mundo”.4 Los peligros del transhumanismo son tantos que es imposible enumerarlos exhaustivamente aquí. Uno de los mayores peligros del transhumanismo es su tendencia a la misantropía. Los transhumanistas creen que en el futuro nos convertiremos en seres tan superiores a los humanos como lo son hoy los humanos con respecto a los gusanos. Los aspirantes a “superhombres” (tal vez una élite muy rica y poderosa) probablemente no valoren a los demás individuos de la especie humana (la gente y corriente) mucho más que nosotros a los gusanos.

La búsqueda transhumanista de la inmortalidad, que recuerda a la búsqueda alquimista de la “piedra filosofal”, además de estar destinada al fracaso, casi seguramente producirá grandes injusticias sociales. Las enormes sumas de dinero requeridas para elevar la esperanza de vida promedio a 100 años en los países desarrollados estarían infinitamente mejor invertidas en el combate a la malaria y muchas otras enfermedades que matan cada año a millones de personas en los países subdesarrollados. Además, el envejecimiento radical de la población o de una parte de ella generaría terribles problemas sociales en los mismos países desarrollados.

Las premisas materialistas del transhumanismo vician gran parte de sus propuestas. Según el materialista, el alma humana espiritual no existe, y por ende tampoco el libre albedrío. De ahí su confusión entre la inteligencia humana y la “inteligencia artificial” de computadoras o robots. En realidad, nadie puede “subir” su mente a una computadora. Es evidente que un programa de computadora que simulara mi forma de pensar, de hablar y de actuar no sería yo.

0) Otros escritos del autor en: https://danieliglesiasgrezes.wordpress.com.

1) https://www.cryonics.org/ case-reports/the-cryonics-institutes-204th-patient

2) Citado en: Wesley J. Smith, The Materialists’ Rapture, revista First Things, 28/06/2013.

3) El mormonismo es una religión evolucionista y politeísta. La doctrina mormona, no revelada plenamente a todos los mormones, afirma que Dios Padre (el dios de nuestro planeta) fue un hombre que evolucionó y que cada mormón puede evolucionar del mismo modo, llegando a ser el dios de otro planeta.

4) En un artículo de la revista Foreign Policy.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...