Cargando...
Plaza de Chueca, República Rotisería, Cordón Beer

Espectáculos y Cultura > Gastronomía

Tres nuevas propuestas, tres perfiles muy distintos: gastronomía en Cordón

Plaza de Chueca, República Rotisería y Cordón Beer son algunas de las nuevas propuestas que se pueden encontrar en esa zona de Montevideo

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2021 a las 05:03

El área de la gastronomía fue de las más afectadas por la pandemia. Varios locales tuvieron que cerrar temporalmente y, otros, permanentemente. Sin embargo, un puñado de restaurantes abrió sus puertas en medio de la emergencia sanitaria y presentaron sus propuestas. Estos son tres de ellos que se asentaron en el barrio Cordón, de Montevideo. 

 Plaza de Chueca: un pedacito de Madrid en Montevideo

Plaza de Chueca

Plaza de Chueca comenzó como un emprendimiento de tortillas al comienzo de la pandemia, que no tenía local y solo ofrecía delivery, pero fue creciendo. Según cuentan sus responsables, en esa primera etapa tuvieron un gran apoyo por parte de varios influencers y personalidades públicas, que posteaban sobre ellos en sus cuentas de Instagram y que les ayudaron a darse a conocer. Hace un año se les presentó la opción de abrir un local en Mercado Williman. En el rincón lleno de detalles, nada es al azar. Todo en Plaza de Chueca está pensado para trasladar al comensal a Madrid: los azulejos, la música, la estética y, obviamente, la comida.

Su nuevo espacio, ubicado en Maldonado y Pablo de María, es el tercero de sus tres locales. Abrieron en abril de este año, y es un lugar con una propuesta diferente a la de los mercados. 

Plaza de Chueca nace de un sueño de Santiago Gálvez, quien viajó bastante a España y en todos esos viajes quedó cautivado por la magia de los restaurantes madrileños. Un día, compartió su idea de abrir una taberna de estilo español en Montevideo con un amigo y esa idea se fue convirtiendo en lo que hoy es Plaza de Chueca
 

Plaza de Chueca

El local de la calle Maldonado es inconfundible gracias a la fachada de azulejos amarillos y blancos con detalles en otros colores hechos por una artista artesana uruguaya. También hay azulejos dentro del local, que explican a qué hace referencia el nombre del restaurante: la plaza de Madrid que lleva el nombre del compositor español Federico Chueca

Sin embargo, la decoración no es la única obra de mano uruguaya en el local. De mañana o de madrugada puede verse la otra, hecha por Nieko, un grafitero uruguayo. Gálvez comenta que como no querían que la persiana metálica desentonara con el resto del lugar, pensaron en pintarla. Se comunicaron con Nieko, quien pintó la bailarina de flamenco que hoy se ve allí.

La idea de Plaza de Chueca es que el comensal pueda sentirse en España un ratito estando en Uruguay y de ahí sale su comida estrella: la tortilla española. Gálvez explicó a El Observador esta decisión: “Pensando en el menú y qué se podía ofrecer, vimos que las tortillas era algo que estaba en la carta madrileña o española, pero en Uruguay es un plato que, si bien a todo el mundo le gusta, no se le presta mucha atención.”
 

Plaza de Chueca

Una vez que introdujeron las croquetas, también ganaron adeptos. Vienen en varios gustos, al igual que las tortillas. Ambos platos son los más tradicionales de Plaza de Chueca, pero en el local de Maldonado hay muchas otras opciones como para sentirse en un bar madrileño, algo que también se logra gracias a detalles como la barra de mármol, el piso enchapado en bronce o las mesas. Gálvez comentó que esto hace un buen contraste con el contexto de pandemia y no poder viajar, y que Plaza de Chueca ofrece un espacio “como para sentirte un poco más libre o para salir; lo vi siempre como un viaje sin fronteras”.

Plaza de Chueca también cuenta con varios vinos españoles, así también como vinos regionales. 

El local también cuenta con varias opciones vegetarianas, una opción vegana –hamburguesa Next– pero, aunque tienen productos sin gluten, su cocina no es apta para celíacos. 

 República Rotisería: reivindicando los clásicos regionales

República Rotisería

En las inmediaciones de Acevedo Díaz casi Chaná se puede encontrar, de martes a sábado, un garaje abierto por donde sale y entra mucha gente. Del otro lado se encuentra República Rotisería, una propuesta de tres amigos –Florencia Tassino, Mauricio Olivieri y Federico Chafes– que quisieron ofrecer al público lo que a ellos les gustaría comer. Son los clásicos de siempre pero con un giro personal: desde una pascualina con huevo mollet hasta un pionono agridulce.

A pesar de que sus platos tengan un aspecto más gourmet que de rotisería, ellos afirman que sus comidas son “para llevar” y lo que empezó originalmente como una propuesta “a prueba de covid” terminó siendo un concepto innovador en Uruguay: una mezcla de rotisería con café de especialidad y un aire a tapas españolas

La idea inicial era hacer una rotisería, que la gente viniera a buscar la comida y la comiera en otro lado, así no iban a tener que cerrar en caso de que la emergencia sanitaria lo requiriera. Pero “una cosa llevó a la otra” y cuando encontraron el local les gustó para habitarlo. Siempre tienen preparaciones en la vitrina que están listas para irse, pero la mayoría de lo que se vende sale directo de la cocina. Con el tiempo se fue deformando la idea de la rotisería y la gente se fue quedando a comer ahí. “Terminó siendo una especie de bar diurno con una línea conceptual más de rotisería” explicó Olivieri.

República Rotisería

República tiene una gran oferta de productos nacionales, como vinos, cafés y chutneys —condimento agridulce originario de India—, porque parte de la propuesta es promover emprendedores y productores locales. ”Muchas de esas personas son amigos que están empezando, entonces es una forma de apoyarlos como jóvenes emprendedores que estamos en la misma” agregó Olivieri.

La rotisería abrió en enero de este año, pero el trío de amigos comenzó a trabajar en el proyecto en 2020, en el momento de mayor incertidumbre de la pandemia. Luego de tocar muchas puertas y conseguir el apoyo necesario encontraron el local en el que están hoy y se pusieron manos a la obra. Mucho de lo que hay en el garaje fue hecho por ellos mismos, por lo que consideran que refleja el amor que le pusieron.

Al principio pensaron que iban a trabajar los tres solos, contratar a alguien de apoyo y nada más. Pero desde que abrieron empezó a ir mucha gente y hoy hay más personas detrás del mostrador para poder atender a todos.

República Rotisería

El trío afirma que hay una tendencia a volver a los clásicos y que la gente reaccionó bien a sus opciones. Buscaron un diferencial para sus creaciones y que la comida evocara sentimientos. Afirman que hay algunos platos, como el pionono o los jesuitas, que los clientes se los llevan a sus madres o abuelas. “Hay comidas que a veces emocionan desde algún lugar, sabores que son emotivos porque tienen que ver con el recuerdo de lo que comimos en la infancia”.  

También, cuidan mucho la frescura de sus productos, trabajan con proveedores locales y todo lo que se vende es del día.  Siempre buscan que los platos, por más complejos que puedan ser –o parecer–, puedan pedirse para llevar.

El local cuenta con varias opciones vegetarianas, una opción de comida vegana –“falancho”, una especie de falafel en forma de pancho– y leches vegetales. Ofrecen productos sin gluten, pero su cocina no es apta para celíacos, tampoco tienen opciones dulces para diabéticos.

 Cordón Beer: cuatro amigos y una esquina

Bruno, Alejandro, Ignacio y Agustín son amigos desde hace muchos años, de cuando jugaban al fútbol. Siempre quisieron hacer algo juntos y cuando se les presentó la oportunidad de alquilar un local en la esquina de José Enrique Rodó y Joaquín Requena la tomaron.  

Cordón Beer

En las dos semanas entre que les entregaron las llaves hasta la apertura trabajaron sin parar para abrir en la fecha que habían prometido en redes: 9 de abril del 2021. Desde entonces, afirman que la convocatoria no los ha defraudado, a pesar de haber abierto en uno de los peores momentos de la emergencia sanitaria.

Ninguno de los cuatro tenía experiencia en el rubro, cada uno tiene su “trabajo de día” y aportó al proyecto desde donde podía, pero “a los ponchazos” lograron abrir Cordón Beer. Cuando les entregaron el local recién habían hecho una reforma , pero fueron ellos quienes pintaron las paredes y colocaron las puertas de los baños, con ayuda de su familia. Por ejemplo, fue la madre de Alejandro quien pintó la pizarra de las cervezas.

Cordón Beer

Cordón Beer tiene un estilo relajado, una estética que idearon los cuatro amigos tomando inspiración de lugares que les gustaban. La propuesta es ofrecer un lugar en el que el cliente se pueda sentir a gusto y que cultive ese sentido de pertenencia.

Alejandro contó a El Observador que en el comienzo la idea que tenían no era una cervecería, pero con el tiempo se fue modificando y les gustó el cambio. También, explica que el objetivo es darles a los jóvenes un lugar en el que se sientan cómodos, una opción descontracturada para juntarse con amigos. Llegar a quienes por el momento no pueden juntarse en un boliche bailable. 

Con más de 12 opciones de cerveza artesanal, algunas marcas industriales y una carta de tragos básica, Cordón Beer considera que ofrece algo para todo el mundo. También tienen una cocina con preparaciones caseras: desde la carne que se elige para las hamburguesas hasta la milanesa de la picada. En Cordón Beer, además, fomentan las sugerencias y consejos para poder ofrecer lo que el cliente prefiera

Cordón Beer

El local cuenta con varias opciones de comida vegetariana, pero por ahora no tienen opciones veganas. Tienen productos sin gluten, pero su cocina no es apta para celíacos. Cuentan con tragos y cervezas sin alcohol y cervezas sin TACC (trigo, avena, cebada y centeno). 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...