Mundo > REFORMA FISCAL

Trump logró la primera gran victoria de su mandato

El Senado aprobó este sábado, en una definición reñida, una reforma fiscal histórica para Estados Unidos

Tiempo de lectura: -'

02 de diciembre de 2017 a las 15:18

El texto, aprobado por un estrecho margen de 51 votos a favor y 49 en contra, debe ser armonizado ahora con la versión adoptada por la Cámara de Representantes el 16 de noviembre y votado de nuevo.

Si se concreta, será la primera gran reforma del mandato Trump, quien no logró cumplir su promesa de derogar la ley sobre el sistema de salud de su predecesor, Barack Obama.

Ansioso por reivindicar una victoria en uno de los mejores días de su mandato, el presidente tuiteó: "Estamos un paso más cerca de dar recortes tributarios ENORMES a las familias trabajadoras en todo Estados Unidos. ¡Esperamos firmar una ley final antes de Navidad!"

"Las más grandes leyes sobre fiscalidad y reducción de impuestos de la historia acaban de ser aprobadas en el Senado. Ahora esos formidables republicanos buscarán la aprobación final. ¡Gracias a los republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado por su trabajo y compromiso!", escribió después en otro 'tuit'.

Por su parte, la Casa Blanca también celebró la aprobación de la reforma fiscal mediante un comunicado en el que calificó el proyecto como "una oportunidad única en la vida para reclamar el gran destino de Estados Unidos".

La mayoría republicana cumplió así, pese a algunas horas de retraso, con su calendario. Como no quiere perder el impulso, convocará el lunes una comisión bicameral encargada de forjar un compromiso entre las dos cámaras. Luego cada una deberá volver a votar el texto armonizado antes de fin de año.

Déficit público en alza

Trump insiste en que los republicanos no tienen derecho al error, tras el humillante fracaso de su reforma del Obamacare. El multimillonario hizo de la reducción de impuestos el caballo de batalla de su política económica, con el objetivo de dar más poder adquisitivo a la clase media y estimular el crecimiento de la economía y el empleo.

Con esta reforma, el impuesto de las empresas, que es actualmente del 35%, pasará a ser del 20%. Todas las categorías de contribuyentes deberían beneficiarse de la rebaja de los impuestos.

La batalla fue dura dentro del propio campo republicano, que pasó las últimas horas revisando su propuesta, en una opacidad casi total, para satisfacer a los senadores que amenazaban con no respaldarla.

Solo el senador republicano de Tennessee Bob Corker se opuso finalmente a su partido porque, según él, esta ley aumentaría de manera excesiva el déficit público.

Comentarios