Mundo > Crisis en Venezuela

El plan de quitar el poder a Maduro en Venezuela que no funcionó

El opositor Juan Guaidó llamó a los militares a sublevarse y liberó a Leopoldo López, quien debió pedir refugio en la embajada chilena y, horas después, en la española

Tiempo de lectura: -'

01 de mayo de 2019 a las 05:04

Hacía unos cuantos días que el líder opositor venezolano no aparecía públicamente más allá de convocar a alguna movilización. En el momento en que parecía que el fervor inicial se estaba apagando y que los intentos de que el chavista Nicolás Maduro abandonara el poder se diluían, Juan Guaidó sorprendió en la madrugada de este martes con un mensaje que prendió las alarmas. En especial por lo que podría venir después. Y lo que vino fue todo lo contrario a lo que buscaba.

Rodeado de militares y con la presencia inesperada del preso político Leopoldo López, Guaidó publicó un video desde la base aérea La Carlota, en Caracas. En su mensaje anunció que un grupo de militares se había adherido a su causa por el fin de la usurpación del régimen de Nicolás Maduro.

"El 1° de mayo, el cese definitivo de la usurpación empezó hoy", aseguró en el video. Inmediatamente el chavismo advirtió que se trataba de un intento de golpe de Estado y con esa premisa salió a denunciarlo. El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, aseguró que el chavismo estaría "enfrentando y desactivando" un plan golpista. 

Ambas partes convocaron a la población a salir de sus casas a movilizarse para defender sus posturas. Mientras, desde la la base aérea llegaban imágenes impactantes. Militares proMaduro intentaron embestir a manifestantes que tiraban piedras y en los videos que circulaban en distintos medios y redes sociales se escuchaban disparos permanentemente.

Esta movida de Guaidó no se veía venir. Un día antes había publicado en sus redes sociales, el medio que utiliza habitualmente para difundir sus mensajes, un llamado a movilizarse este miércoles 1º de mayo.

Últimamente venía convocando a marchas que no estaban teniendo más efecto que el de la movilización misma, tanto que en distintos ámbitos se manejaba que no lograría cumplir con su propósito de que Maduro dejara el poder en sus manos y así convocar a elecciones. Por eso nada hacía pensar en una jugada como la que finalmente realizó.

Y la jugada no salió como la planeó. A media tarde López debió refugiarse en la embajada de Chile en Caracas junto a su familia y ese fue el inicio de lo que se empezaba a ver como una derrota. Horas después, López decidió trasladarse a la embajada de España. Según el canciller chileno, Roberto Ampuero, se trató de una decisión personal y fruto de la cantidad de huéspedes con los que ya cuenta la embajada chilena. Además, unos 25 militares pidieron asilo en la embajada de Brasil en Caracas, según informaron fuentes diplomáticas a la agencia EFE.

Al final del día, los servicios de salud reportaron 69 personas heridas a lo largo de las manifestaciones. Dos de ellos fueron heridos de bala durante las manifestaciones en apoyo a una sublevación militar contra Maduro. En tanto, los medios locales reportaron un tercer herido y el gobierno denunció que un militar leal a Maduro también había sido baleado.

Una vez más, un plan en apariencia ideado por López fracasó y dejó a la oposición en desventaja frente al régimen liderado por Maduro. Con todo lo que eso significa. 

Este miércoles 1° de mayo Guaidó buscará revancha y, para eso, convocó a los venezolanos a volcarse a las calles para poner punto final a la "usurpación" de Nicolás Maduro, quien, según aseguró, no cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas. 

Por qué era significativa la liberación de López

Detenido en 2014, López cumplía desde 2017 en prisión domiciliaria una condena a casi 14 años de cárcel, acusado de incitar a la violencia.

Símbolo de la oposición en Venezuela y maestro político de Guaidó, su libertad era una forma de demostrar fortaleza ya que su liberación se da por parte de un grupo de militares que antes eran fieles al régimen de Maduro.

Sin embargo, su refugio en la tarde en la embajada de Chile y posteriormente en la de España fue la mayor señal de debilidad que la oposición venezolana tenía para mostrar. Y un nuevo plan opositor que fracasó. 

Los militares que se sublevaron

Sabido es que Maduro tiene fuerte apoyo de las fuerzas armadas y ese es uno de sus pilares. La oposición suele advertir que si no fuera por el respaldo militar, no hubiera logrado mantenerse en el poder. Y algo que Guaidó -que fue reconocido por unos 50 países como presidente encargado de Venezuela- no ha logrado es convencer a la fuerza para que se ponga de su lado.

A pesar de que este martes anunció que "la familia militar de una vez dio el paso" de dejar al régimen, solo logró el apoyo de algunas decenas de militares, al menos en Caracas.

Pero con ese apoyo igual decidió seguir adelante. "A todos los que nos están escuchando: es el momento, el momento es ahora, no solo de la calma sino del coraje y la cordura para que llegue la calma a Venezuela, Dios los bendiga, seguimos adelante. Vamos a recuperar la democracia y la libertad en Venezuela", dijo.

"Hoy como presidente de Venezuela, como legítimo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, convoco a todos los soldados a todos, a toda la familia militar, a acompañarnos en esta gesta como siempre hemos hecho en el marco de la Constitución, en el marco de la lucha no violenta", lanzó el líder opositor en su video.

La convocatoria en Altamira

Sobre el mediodía Guaidó, López y los militares dejaron la base aérea –a la que no lograron ingresar porque militares proMaduro estaban dentro- y se dirigieron a la plaza Altamira, a un kilómetro del lugar. Desde allí y a través de un megáfono Guaidó volvió a llamar al pueblo venezolano a movilizarse. "Vamos a resistir", gritó, rodeado de manifestantes.

A la vez, el dirigente chavista Diosdado Cabello llamó a una concentración en el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas.

Y en medio de las dos convocatorias, Maduro apareció en su cuenta de Twitter. "¡Nervios de acero! He conversado con los comandantes de todas las REDI y ZODI del país, quienes me han manifestado su total lealtad al pueblo, a la Constitución y a la patria", advirtió.

"Alarma de golpe"

En medio de imágenes que llegaban al mundo a través de las distintas cadenas de noticias en las que se continuaban viendo enfrentamientos entre los militares chavistas y los manifestantes en los alrededores de la base aérea, Cabello aseguró que la situación estaba controlada y que el levantamiento era obra de una "pequeñísima fracción de la Fuerza Armada y el Sebin (servicio de inteligencia)", el cuerpo que vigilaba a Leopoldo López.

"Generan una alarma de un golpe militar en Venezuela, no lo lograron porque hay una cohesión con nuestros militares", afirmó Cabello. Horas después, el número dos del chavismo se jactó del "fracaso" de la oposición. "A esta hora están completamente derrotados los golpistas, huyendo a embajadas, escondidos, nadie da la cara, solo el imperialismo sale buscando excusas", escribió Cabello en su cuenta de la red social Twitter. 

La palabra de Estados Unidos

Algo que se esperaba desde la publicación del video de Guaidó era saber cómo se movería Estados Unidos. El presidente Donald Trump siempre tuvo entre sus manos la idea de una intervención militar en el país con el objetivo de derrocar a Maduro. "Todas las opciones están sobre la mesa", se cansó de repetir, una y otra vez. Ese día hasta ahora no llegó.

Llamativamente Trump no se pronunció en su red favorita, Twitter, mientras todo parecía estallar en Venezuela hasta unas cuantas horas después. En cambio, quien sí habló en nombre del gobierno estadounidense fue el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton. "Necesitamos a Venezuela gobernada por la gente de Venezuela, no por fuerzas externas", dijo a la prensa. Calificó las acciones de Guaidó como “valientes” y opinó que las fuerzas que se mantienen leales a Maduro lo hacen por miedo, no por apoyo a su gobierno.

Y una vez más, la frase de cabecera. Bolton afirmó que el gobierno de EEUU estaba en busca de una transición pacífica, pero advirtió: “Si se utiliza la fuerza contra civiles inocentes, todas las opciones siguen estando en la mesa”.

“Considerando todo por lo que ha pasado Venezuela, espero que esto sea suficiente para derrocar a Maduro”, declaró Bolton y agregó: “Esto claramente no es un golpe. Nosotros reconocemos a Juan Guaidó como el legítimo presidente interino de Venezuela”.

Finalmente Trump avisó públicamente lo que era lógico. Estaba siguiendo atentamente el conflicto. "Estoy vigilando muy de cerca la situación en Venezuela. ¡Los Estados Unidos están con el pueblo de Venezuela y su libertad!", escribió.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, sostuvo que Maduro estaba listo para irse de Venezuela, aunque Rusia lo disuadió de esa idea. "Él tenía un avión en la pista, estaba listo para irse esta mañana, por lo que sabemos, y los rusos le dijeron que debería quedarse", dijo Pompeo en una entrevista con CNN en la que afirmó que el mandatario planeaba huir a La Habana. Por esto último es que Trump amenazó a Cuba con un embargo total y sanciones si no deja de apoyar al régimen de Maduro. 

Comunicaciones complicadas
En medio de los enfrentamientos usuarios de redes sociales advirtieron que no podían acceder a sus distintas cuentas. En tanto, los periodistas de Radio Caracas aseguraron que el servicio de inteligencia (Sebin) había clausurado la emisora. En la mañana de este martes Guaidó había brindado una entrevista exclusiva con esa radio.
Las reacciones de los países
A lo largo del día y mientras todo esto sucedía en Venezuela, los distintos países fueron haciendo públicas sus posturas sobre el tema. Y no hubo sorpresas. Quienes respaldan a Maduro acusaron a Guaidó y viceversa. Los presidentes de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y de Bolivia, Evo Morales, aliados de Maduro, condenaron el "intento de golpe de Estado", mientras Estados Unidos y Colombia, que lideran la presión contra el líder socialista, apoyaron la rebelión militar. El gobierno español pidió evitar un "derramamiento de sangre", mientras que Bogotá solicitó una reunión urgente del Grupo de Lima, bloque de países que apoya a Guaidó.
Uruguay, en tanto, a través de un comunicado de cancillería, llamó a las partes "a evitar acciones que puedan conducir a una escalada de violencia de graves consecuencias, en especial para la población civil". El vicecanciller Ariel Bergamino, en tanto, dijo que el gobierno uruguayo no está en condiciones de catalogar lo ocurrido como golpe de Estado y aseguró que la situación es confusa y falta información. "No tenemos los elementos aún y habría que ver también qué se entiende por golpe de Estado”, aseguró en declaraciones a radio Uruguay.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...