16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
25 de octubre 2022 - 17:27hs

Las conclusiones tajantes de la investigación administrativa de la Intendencia de Canelones le torcieron el brazo al alcalde de La Floresta, Néstor Erramouspe, que en un primer momento se había negado a dar un paso al costado ante las acusaciones de acoso laboral que emergían puertas adentro de su municipio. Los nuevos insumos distribuidos en la Junta Departamental motivaron este martes la sesión extraordinaria para que se tome la licencia  que le permita poner paños fríos al asunto, y asistir mientras tanto a un taller de género. 

El dirigente del Partido Comunista "habría actuado indebidamente", sentencian las actuaciones, con conductas que "podrían encuadrar en una situación de acoso laboral o mobbing, y acoso por razones de género". A esa conclusión arribó la instructora actuante Noelia De Mello tras recabar once declaraciones de los implicados, a lo que se sumó el respaldo de la Dirección de Servicios Jurídicos de la comuna, según se desprende de las 24 páginas de expediente a las que accedió El Observador

De Mello consultó a nueve funcionarias, al secretario administrativo del municipio y al propio alcalde. La instructora actuante reparó en que "todas las denunciantes son mujeres" para vincular el acoso laboral con razones de género.

Más noticias

Dos de ellas relataron complicaciones en períodos en que estaban amamantando. "Me armaron una salita en su despacho para extraerme leche, pero como hay tanto trabajo me es imposible parar para hacerlo, (...) me vi obligada a hacerlo por que era muy incómodo dejar la tarea o tal vez no agendar gente en esa hora para extraerme leche. Yo trabajo sola y nadie me puede cubrir", dijo una. La otra sostuvo que Erramouspe le dijo que "lo hiciera en el baño", y que más tarde la obligaba a compensar la media hora que tenía destinada para ello. 

Una de las denunciantes contó que le tocó trabajar como encargada en atención personalizada durante octubre, cuando se concentra el público en época de exoneraciones. "Eso significa que no tenía el tiempo de ir al baño, no tenía horario para almorzar en la mayoría de los días, era un mundo de gente de manera constante, diariamente volvía llorando a casa", relató. Pese a reclamárselo al alcalde, él le decía que "como jefa tenía que poder hacerlo sola", y la amenazaba con sacarle la compensación, remarcando que "podía hacerlo". 

Fachada de la Intendencia de Canelones

Otra de ellas, jornalera, contó cómo el 26 de agosto, luego del feriado, Erramouspe le preguntó si ella podía llevarlo en el auto, dado que su marido pasaría a buscarla. Ella le replicó que no era posible, ya que irían a hacer un mandado. Él insistió, y ella repitió que no importaba a dónde iba. Erramouspe le dijo, de acuerdo a su relato: "Vas al telo, a mí a veces me gusta ir y no hacer nada, me gusta mirar"

Varias de las declaraciones apuntaron contra contra presuntas irregularidades en la gestión. "Él desconoce mucho los procedimientos y cómo se realizan los trámites. A veces pretende que se hagan igual como él quiere, yo nunca lo acepto, me pongo firme y le digo que me lo me lo ordene por escrito y que lo comunique a Canelones así cede, pero siempre insiste", dijo una jornalera. 

"Lo hacés igual porque yo te lo digo", respondía Erramouspe ante esos planteos, de acuerdo a la declaración de otra funcionaria. Una trabajadora contó cómo una factura de $230 mil llamó la atención del concejo municipal, quien consultó al alcalde si esa cifra surgía de nuevos presupuestos solicitados. Él dijo que sí –"pero esto era mentira"– y "salió el mismo a buscar más presupuestos", delegándolo en sus funcionarios y quedando en evidencia en los nuevos números que habían sido emitidos con "fecha posterior". "Yo vi a compañeras borrar a la solicitud de él las fechas de los presupuestos, para luego fotocopiarlas con otra fecha", aseguró la trabajadora ante la instructora. 

"Era horrible, lloraba todo el tiempo, mi hijo me decía que no fuera a trabajar más. Me supera y me desborda, no quiero ponerme así, no quiero llorar pero realmente fue muy difícil", ahonda una de las versiones. 

Qué dijo Erramouspe

El acalde de La Floresta fue el último citado en la investigación administrativa de la Intendencia de Canelones. El jerarca comunista atribuyó la situación al "alto estrés" de su equipo de trabajo tras asumir funciones en plena pandemia, lo que "podía llevar a una sensibilidad que hiciera que ellos entendieran que" él no se dirigiera "de la mejor manera hacia ellos". 

Erramouspe sostuvo que "los funcionarios estaban habituados a trabajar en un formato de la administración anterior, con lo cual la poca carga horaria con que trabajaban y el estrés de mantener la situación de pandemia y los protocolos llevaba a una adaptación nueva de trabajo". También alegó que sus subordinados nunca le plantearon su malestar en la actividad diaria. 

"Entiendo que fue un cambio donde el alcalde está más presente en el trabajo diario al no tener secretario administrativo. Entiendo que es un cambio porque el servicio a la atención al publico no solamente se realizaba por agenda, sino que también a los vecinos que accedían a las oficinas del Municipio, yo le asignaba un funcionario para dar respuesta a las solicitudes", justificó. 

Temas:

Intendencia de Canelones Néstor Erramouspe Yamandú Orsi Alfonso Lereté Partido Comunista

Seguí leyendo

Te Puede Interesar