10 de junio 2024 - 16:57hs

El varapalo que ha cosechado Sumar en las elecciones europeas del domingo ha abierto una crisis en este partido que apenas tiene cuatro meses de recorrido, empezando por la renuncia de Yolanda Díaz a seguir como coordinadora general aunque sí continua como vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo.

Díaz, en una comparecencia telemática sin preguntas, ha asumido en primera persona la responsabilidad de estos malos resultados y ha decidido dar "un paso atrás para dar un paso adelante".

Y lo da cuando están a punto de cumplirse dos años desde que presentó su proyecto un 8 de julio en el Matadero, lleno a rebosar, y cuando apenas ha transcurrido un año desde que dio el paso de presentarse a las elecciones generales en el Estadio Magariños, también con una gran expectación.

Más noticias

Sumar se quedó ayer con sólo tres eurodiputados y no sólo se quedó muy lejos de sus expectativas sino que además sólo logró uno más que su 'rival' Podemos y los mismos escaños que el partido del agitador Alvise Pérez, que se presentaba por primera vez a estas elecciones.

SE ABRE EL PROCESO DE SUCESIÓN

Ahora se abre el proceso de sucesión y en una o dos semanas, se reunirá el grupo coordinador de Sumar para elegir a su nuevo coordinador general.

Los 80 miembros que integran el grupo coordinador, entre los que están el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, o Íñigo Errejón, decidirán al sustituto de Yolanda Díaz en una votación por mayoría simple.

Con el golpe de ayer en las urnas, Sumar encadena su cuarta derrota electoral este año: las gallegas donde no consiguió ni entrar en el Parlamento autonómico; las vascas, en las que únicamente consiguió un escaño y fue además el de IU; y en Cataluña, donde los comunes se dejaron dos diputados de los ocho que tenían.

Sumar ha ido perdiendo fuelle en cada convocatoria electoral a la que ha concurrido y eso ha hecho mella internamente porque la cohesión con los partidos asociados está cogida con alfileres y hay mucho malestar arrastrado, sobre todo en Izquierda Unida y Más Madrid, que ya lo dejaron patente en la asamblea constituyente de marzo.

Entonces alzaron la voz por el "desequilibrio" que entendían que había en los órganos ejecutivos entre Sumar y el resto de formaciones (70 % de Sumar frente al 30 % de los partidos) y también por el poco peso que, a su juicio, se había dado a las fuerzas con implantación territorial como es el caso de estas dos, fundamentalmente en Madrid y Andalucía.

La asamblea constituyente se cerró sin que Díaz resolviera el encaje territorial de los partidos y cuando llegó el momento de configurar la candidatura europea volvieron a surgir discrepancias por los puestos que ocupaba cada formación en la lista.

Izquierda Unida fue relegada al cuarto lugar, por detrás de Compromís, que ni siquiera forma parte de la estructura orgánica de Sumar, y Más Madrid al quinto. Además ni se consultó al resto que el "número dos" era para los comunes.

Todo esto ha llevado a Sumar a implosionar y a poner en cuestión su futuro como proyecto viable a la izquierda del PSOE.

FUENTE: Alicia López-EFE

Temas:

Sumar

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de Estados Unidos