19 de mayo 2024
19 de abril 2024 - 7:45hs

La llegada del grupo automovilístico chino Chery a las antiguas instalaciones de Nissan en la Zona Franca de Barcelona, de la mano de Ebro-EV Motors, va a suponer una producción de hasta 150.000 automóviles en 2029 y la recuperación de hasta 1.250 puestos de trabajo.

El consejero delegado de Ebro, la marca propiedad de EV Motors -la empresa que ha suscrito el acuerdo con Chery-, Pedro Calef, ha avanzado este viernes los planes de la firma conjunta creada para desarrollar la nueva actividad industrial durante la firma este viernes de los compromisos adquiridos.

El acuerdo, el primero que firma una empresa automovilística española con un fabricante chino, se ha suscrito en las antiguas instalaciones de Nissan en la Zona Franca, donde se empezará por producir unidades eléctricas de la marca Omoda de Chery y se continuará a final de año con el primer modelo de la renacida marca Ebro.

El acto ha contado con la asistencia del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; del de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès; del ministro de Industria y Turismo, Jordi Hereu, y del conseller de Empresa, Roger Torrent, así como con una delegación de ejecutivos de Chery.

Calef ha detallado que la planta de la Zona Franca iniciará la producción "a final de verano" con unos 150 empleados del grupo de 600 antiguos trabajadores de Nissan que están haciendo cursos de formación, que trabajarán en el ensamblaje del Omoda 5.

De entrada, ensamblarán el Omoda 5 -inicialmente la versión de gasolina- con piezas procedentes de China, pero Calef ha explicado que más adelante se producirá la versión eléctrica de ese modelo y que luego también se fabricará en Barcelona el Jaecco 7, un vehículo de una gama superior del grupo Chery.

El primer vehículo de Ebro que se ensamblará en la nueva fábrica, bautizada como Ebro Factory, empezará a salir de las líneas de producción en el cuarto trimestre de este año y serán dos modelos SUV, de segmentos medio y medio-alto, con motorizaciones PHEV (híbridos) y combustión, bajo una plataforma y una tecnología compartidas con Chery.

El lanzamiento de la 'pick up' eléctrica de Ebro (fruto de la licencia heredada de Nissan) se prevé para más adelante.

Ebro Factory, que es propiedad de Ebro-EV MOTORS, comprende dos plantas: la de Zona Franca y la que se encuentra ubicada en Montcada i Reixach, también explotada antes por Nissan, dedicada a la estampación y soldadura de piezas metálicas.

Calef ha explicado que en la planta de Zona Franca se realizarán "importantes inversiones" en los próximos años, con la colaboración de Chery y contando con diferentes ayudas gubernamentales en forma de subsidios y préstamos.

La producción total prevista para 2029 será de aproximadamente 150.000 vehículos, que irá aumentando hasta la plena ocupación de la fábrica, mientras que se contempla que en 2027 se llegue a las 50.000 unidades.

En cuanto al empleo, el proyecto supondrá la incorporación de unos 150 trabajadores en los próximos meses, que ahora se encuentran contratados bajo la modalidad de formación, con financiación de la Generalitat.

Estos 150 forman parte de los 600 extrabajadores de Nissan que se encuentran siguiendo estos cursos y que hasta ahora vivían en una especie de limbo laboral tras perder su empleo a finales de 2021, tras la marcha del fabricante japonés de Barcelona.

Conforme aumente la producción, se irán incorporando trabajadores de esta bolsa hasta alcanzar los 1.250 puestos de trabajo.

En una fase inicial, el arranque de la producción se realizará mediante el sistema DKD (Direct Knock Down), con piezas que llegarán en barco desde China y que se ensamblarán en la fábrica, para pasar después a un modelo CKD (Complete Knock Down), utilizando las instalaciones de soldadura, pintura y montaje.

Es en esta fase cuando se contará de manera progresiva con los proveedores locales. EFE

Temas:

Autos eléctricos pedro sánchez Industria automotriz

Más noticias

Más noticias