17 de mayo 2024
15 de abril 2024 - 2:00hs

La salud mental y las enfermedades neurodegenerativas, como la demencia, se han convertido en un foco de atención creciente en nuestra sociedad. ¿Sabías que, según el Ministerio de Sanidad, más de 170.000 españoles fueron diagnosticados con este trastorno en el año 2020? Frente a este panorama, la necesidad de encontrar estrategias efectivas para prevenir esta condición es más evidente que nunca.

Pero, ¿qué podemos hacer para disminuir nuestros riesgos de desarrollar demencia a lo largo de la vida? La clave podría estar en los hábitos diarios y las decisiones que tomamos respecto a nuestro bienestar general.

Recomendaciones para mantener un cerebro saludable y prevenir la demencia

La demencia, con su complejidad y creciente prevalencia, exige una respuesta proactiva centrada en la prevención. La implementación de hábitos saludables, tal como destacan los expertos de Sanitas, es fundamental para cualquier persona que busque mantener su cerebro en óptimas condiciones a lo largo del tiempo.

Más noticias

Pexels Los factores de riesgo para la demencia incluyen la edad avanzada, antecedentes familiares y ciertos estilos de vida.

Veamos las recomendaciones esenciales, desglosadas de forma clara y accesible:

  • Actividad física regular:

    • La práctica de ejercicios como caminar, nadar o realizar aeróbicos es vital. Estos aumentan el flujo sanguíneo en el cerebro y mejoran la salud cardiovascular.
    • Contribuyen a prevenir enfermedades que pueden afectar negativamente la salud cerebral, como la hipertensión y la diabetes.
    • Estimulan la liberación de factores de crecimiento, esenciales para la formación de nuevas conexiones neuronales.
  • Dieta saludable:

    • Consumir alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos omega-3. Incluye frutas, verduras, frutos secos y pescados grasos en tu dieta.
    • Los antioxidantes combaten el estrés oxidativo, y los omega-3 fortalecen las membranas celulares, promoviendo una función cerebral óptima.
  • Estimulación mental continua:

    • Mantén tu cerebro activo a través de la lectura, el aprendizaje de nuevas habilidades, o la participación en actividades intelectuales.
    • Desarrolla reservas cognitivas que actúan como amortiguador contra el deterioro cognitivo.
  • Dormir bien:

    • Asegura un descanso adecuado, ya que dormir mal se asocia con un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia.
    • Establece rutinas de sueño regulares y crea un ambiente propicio para el descanso.
  • Gestión efectiva del estrés:

    • Realiza actividades como la meditación, la respiración profunda o el yoga para reducir los niveles de cortisol y fomentar la relajación.

Tratamientos y medicamentos contra la demencia

Afrontar la demencia implica recurrir a distintas estrategias para manejar sus síntomas, dado que aún no existe una cura definitiva. Los tratamientos disponibles buscan mejorar la calidad de vida de los afectados y de sus familias.

Pexels Dormir bien es crucial para prevenir el deterioro cognitivo asociado con la demencia.

He aquí un breve resumen de las opciones terapéuticas más relevantes:

  • Inhibidores de la colinesterasa: donepezilo, rivastigmina y galantamina son algunos ejemplos que ayudan a mejorar la memoria y el juicio al aumentar los niveles de ciertos neurotransmisores. Son útiles no solo en la enfermedad de Alzheimer, sino también en otras formas de demencia.

  • Memantina: actúa regulando la actividad del glutamato, un neurotransmisor clave para el aprendizaje y la memoria. Puede combinarse con inhibidores de la colinesterasa para efectos más significativos.

  • Lecanemab (Leqembi): aprobado recientemente por la FDA, este medicamento ha demostrado retrasar el deterioro cognitivo en etapas tempranas de la enfermedad de Alzheimer al prevenir la formación de placas amiloides en el cerebro.

Temas:

Salud salud mental

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias