Espectáculos y Cultura > ENTREVISTA ANDRÉS CALAMARO

"Argentina me sorprende con su intensidad anormal, nadie está preparado para soportar tanto"

El artista argentino habló sobre su nuevo disco, sus proyectos por fuera de la música y su relación con Twitter y el mate antes de su regreso a Uruguay

Tiempo de lectura: -'

05 de octubre de 2019 a las 05:00

La última vez que Andrés Calamaro pasó por un escenario montevideano fue para presentar un show acústico, íntimo, de teatro, en el que cantaba algunos de sus boleros y tangos predilectos. Esta vez regresa en su faceta roquera, la que lo convirtió en un ícono musical acá, en Argentina, en España y en el resto del mundo hispanohablante, que actualmente recorre con la gira de presentación de Cargar la suerte, su disco más reciente.

El álbum, que lo muestra en gran forma, puede ubicarse entre los puntos altos de su carrera, y en él tira conceptos sobre el amor, la soledad, la falsedad, la sociedad moderna y su país. Cargar la suerte es elegante, magnético y contundente. Un disco de letras para mirar de cerca, compuestas en las noches y sin la asistencia de instrumentos musicales. Pero no es que la cuestión sonora haya quedado de lado: los músicos estadounidenses que tocan en el disco lo hacen de forma ajustadísima.

Más allá del disco nuevo, Calamaro se las ingenia para estar con regularidad en la conversación pública, gracias a sus comentarios en Twitter (donde se lo ve proponiendo encuestas y soltando reflexiones bajo el nombre @bradpittbull666), sus ocasionales declaraciones polémicas –gran patrimonio de los rockstars–, como su reciente elogio, aunque sin nombrarlo directamente, al partido de extrema derecha español Vox, que, según el artista, fue malinterpretado y aclaró además que él ni siquiera vota en el país europeo; o sus eternos apoyos a la tauromaquia.

Andrés Calamaro, a los 58 años, está también haciendo radio y escribiendo en una revista digital que fundó centrada en el mundo criminal y marginal, en la que colaboran además Enrique Symns, Jorge Lanata, Litto Nebbia, el entrenador Ángel Cappa y el basquetbolista Fabricio Oberto. Está intentando una novela y disfrutando de la soledad, acompañado de su mate, de su marihuana y, lógicamente, de la música.

Sobre esos temas el argentino respondió vía correo electrónico a El Observador –su método habitual para conceder entrevistas– con agilidad y con su característica expresividad.

Ha manifestado que en Cargar la suerte predominan los medios tiempos porque "el rock de antorcha y velocidad no es ya tan importante". ¿Hacia dónde debe apuntar hoy el rock?

La velocidad no tiene importancia. No siempre llega primero el mas rápido. El rock, entonces, es el arco y la flecha, tiene que apuntar en la tensión templada. Parar, respirar despacio, templar y apuntar. No necesita siempre de canciones ni de acordes siquiera, es una idea o mas de una. Quizá la matriz sea The Allman Brothers Band en 1971. La idea más acabada.



¿Grabar en Los Ángeles con músicos estadounidenses está vinculado a la forma en la que quería que sonara el disco?

En Los Ángeles había un elenco exquisito. La forma y el sonido son el plan de Gustavo (Borner, director técnico), el arreglo de Germán (Wiedemer, productor y aliado compositivo de Calamaro) y el talento de los músicos. Gustavo diseñó la grabación para que la hiciéramos juntos y en una misma sala, sin mas sesiones que cuatro días, con el compromiso que supone. Un disco es elegir “un disco entre cincuenta posibles”, elegimos las canciones y las grabamos con este casting extraordinario. Después cantamos y copiamos las canciones, lo que se conoce como “las mezclas”. Empezamos por las letras, que no siempre son el principio, después preparamos canciones con Germán, y las presentamos en maquetas completas, grabadas en doméstico pero completas, con coros y guitarra.

¿Cómo fue el proceso de escritura de Las rimas, y cómo decidió escribir en ese formato?

Escribo versos todos los días, este año estoy perfeccionándome un poco. Teníamos muchas letras para elegir y Las rimas eran más versos, pero no quisimos emplearnos con beats prototipos porque el disco iba por otro lado.

"El amor tiene cobertura pero no relleno", cantás en esa canción. ¿El amor hoy es diferente al del pasado?

Amor es una palabra que no debería estar en los diccionarios. Está saturada de significados. Hoy estamos preparados para afrontar una soledad inédita en el siglo pasado, podemos medicarnos para la soledad y reflejarnos en los contenidos de las pantallas, estamos mejor solos que mal acompañados.

En Cargar la suerte habla de la soledad, sobre todo en Egoístas, ¿cómo se lleva con la soledad actualmente?

Muy bien. Soledad y evitar el mal humor. Eficacia. Es la soledad inédita, quizá inspirada en Schopenhauer antidepresivo. La nueva soledad tecnológica o la vieja soledad del cannabis índica y los laboratorios, que venden de a racimos de sustancias.

¿Las "revoluciones mentirosas" de Falso LV son una cuestión del mundo moderno que le preocupa? ¿En qué ámbitos las ve con más frecuencia?

Especialmente en el ámbito baladí, pero veo cada vez más enraizada la bronca, las pasiones más poderosas que los pensamientos. O un sucedáneo de pasión. El problema –con las revoluciones– es la guillotina, a menudo recomendada para culminar las revoluciones en marcha.

"¿Qué Argentina voy a encontrar? No lo sé", canta en Cuarteles de invierno. ¿Se hace la misma pregunta de cara a la gira inminente por su país natal?

Argentina me sorprende con su intensidad anormal, nadie está preparado para soportar tanto, conocemos los obstáculos pero cada generación los descubre. En la gira, espero, nos vamos a encontrar con la Grande Argentina, la de sus gentes de todo el país. Un público tan oportuno que se siente pleno incluso antes de escucharnos tocar.

En Diego Armando Canciones cuenta sobre su relación con el mate como compañía para la escritura, ¿es el único ritual que tiene para sentarse a escribir? ¿Qué yerba utiliza habitualmente y cómo le gusta tomarlo?

Cebo con yerba de Misiones. Tampoco, la yerba de los monopolios. Tomo mate desde que me despierto hasta que cae la tarde, en ayunas. Lo cebo “a la uruguaya”, con paciencia y sin mojar la yerba. Bien caliente.

Es activo en Twitter, ¿es una red que le resulta atractiva o las usa más para entretenerse, como con las encuestas que publica habitualmente?

Ninguna red me resulta atractiva. Mi red es escuchar música, escribir versos y practicar con la guitarra. Las redes son redes pero solo si se llenan de peces. A las pruebas me remito, vivimos conectados en un mismo océano.

Sobre su participación en la radio La Patriada, ¿eligió la emisora por afinidad o porque es una radio independiente?

Hago radio sin salir de casa, no podría hacerlo en una radio comercial. Llegué a la “radio de los patriotas” por accidente poético, me llamo el novelista Pablo Ramos para conversar, le propuse elegirle la música en su espacio poético. Me invitaron, entonces, a presentar una hora de música cada noche tarde.

¿Cómo elige las canciones y las temáticas para cada programa?

Si sos un especialista en música, elegir nunca es un problema. Cincuenta minutos de música son casi cincuenta minutos de sexo. Para alguien en mi condición, elegir una hora de música por día es el mejor plan posible.

¿Cómo surge el proyecto de la revista Nervio?

Por iniciativa de Rodolfo Palacios, que quiere hacer conmigo un escritor. Remamos años intentando imprimir una revista, finalmente nos rendimos vencidos por la circunstancia, y publicamos en una página que tenemos un poco desatendida porque Rodolfo escribe cine con Luis Ortega. Y porque la gira es excluyente. Sigo escribiendo todos los días pero editar texto no es escribir solamente, editar sin presupuesto es como es, y nuestros compañeros de barricada son todos especiales, firmas con mucha sustancia y vida propia.

¿Qué películas o series que haya visto últimamente lo han cautivado?

Ahora todas las series son iguales, policías femeninas, madres solteras, heterosexuales alcohólicos y una conspiración en un pueblo en provincia, mayormente en un bosque. Las series son una nueva forma de ocio, recuerda al cine y a la televisión pero es otra cosa, a la carta. Como nueva droga sería una muy exitosa, casi la dominación del mundo.

¿Cuál fue la última canción que lo emocionó?

Mucha música me despierta sensaciones, quizá emociones. Todo el día me pasa. Cada uno conoce su emoción particular, yo llevo meses escuchando Allman Brothers; en Madrid nos reunimos con mi primo Alberto y estudiamos en jornadas intensas de discos, normalmente escucho uno o dos por día pero todo el día.

¿Un día en el que no escribe nada es un día perdido?

Tampoco. El texto no solamente va por escrito, lo pensamos y lo decimos. Al texto hay que cuidarlo porque es la manifestación de nosotros. Vivimos con la sensación de estar leyendo y escribiendo todo el día en microtextos. Escribir es un compromiso, como un trabajo de ocho horas. Pero tengo otros oficios, no siempre puedo vivir escribiendo.

Hace días en su cuenta de Twitter consultó a sus seguidores sobre si los ídolos de la adolescencia tienen que ser revisados. ¿Lo ha hecho con alguno?

De ninguna manera. Los artistas que admiramos siguen intactos.

¿Es fundamentalista de los discos en formato físico o también utiliza plataformas digitales para escuchar música?

Uso todo y todos los días. Primero escucho un long play, de los dos lados. Después un mismo CD todo el día, hasta que las horas bajan. De noche preparo la radio con las plataformas.

Además de la gira por Sudamérica, ¿qué otras actividades y proyectos está desarrollando ahora y de cara al futuro?

Después de la gira tenemos mas giras. Voy a seguir escribiendo y practicando con la guitarra. A principio de año estaba escribiendo cine y novela de ensayo. Pero el cine, como la novela, son construcciones complejas y dan demasiado trabajo. Tengo aficiones, como cualquiera. El tiempo libre, las armas de fuego, los equipos de música y las guitarras. El futuro me espera para cantar y después seguir cantando. Me espera una tremenda responsabilidad.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...