16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
21 de abril 2024 - 5:02hs

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Fernando Mattos, participó como uno de los principales oradores en la presentación del documento “Acerca de los sistemas alimentarios ´fallidos' y otras narrativas”, publicado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en la que se llamó a reconocer las fortalezas productivas de un sector que ha incrementado de forma exponencial su capacidad de proveer alimentos a la humanidad a precios cada vez más asequibles en equilibrio con la naturaleza.

El trabajo del IICA tiene como autores a los investigadores Eduardo Trigo, Eugenio Díaz Bonilla y Rosario Campos, y detalla momentos destacados de la historia de los sistemas alimentarios mundiales, enfatizando su fenomenal expansión en las décadas recientes, cuando la población mundial aumentó a cerca de 8.000 millones de personas en la actualidad desde unos 3.000 millones en 1960 y, en ese lapso, la producción se incrementó en una proporción aún mayor, ya que hoy existe un 30% más de calorías disponibles y casi 35% más de proteínas per cápita.

Más noticias
IICA El ministro Mattos fue uno de los principales oradores en la presentación del documento.

De acuerdo al estudio, esta expansión se alcanzó con un aumento en el uso de las tierras agrícolas mundiales de menos del 9% entre 1960 y 2021, y precios de los alimentos que, en términos reales, están un 14% por debajo de los niveles de las décadas de 1960 y 1970. 

A pesar de ello, los niveles de hambre, aun persistentemente altos, las dificultades en el acceso a dietas saludables, el aumento de la obesidad, las elevadas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y las duras condiciones de vida de muchas de las personas que operan en distintas etapas de la producción y la industrialización han dado origen a una narrativa que sostiene que “los sistemas alimentarios son fallidos”.

Díaz Bonilla, asesor del IICA e investigador visitante senior del programa IICA/IFPRI, y Trigo, economista agrícola, y referencia mundial en temas de desarrollo agropecuario, subrayaron en la presentación que los análisis respecto al funcionamiento de los sistemas alimentarios deben ser abordados de forma equilibrada, poniendo en primer plano no apenas sus debilidades sino también sus fortalezas, de modo de obtener diagnósticos adecuados para diseñar políticas que corrijan aspectos negativos, potencien los beneficios existentes  e involucren a la mayor cantidad de actores en una transformación positiva que contribuya al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París.

"No tenemos sistemas alimentarios fallidos"

Mattos presentó documento junto a sus autores, el Director General del IICA, Manuel Otero, y sus colegas de Guyana y Honduras, Zulphikar Mustapha y Laura Suazo, y manifestó su plena coincidencia con las afirmaciones del documento.

“Nuestra opinión respecto al documento, por el que felicito sus autores, es expresar que el enfoque es el adecuado. No tenemos sistemas alimentarios fallidos. Esto ha sido perfectamente demostrado en la evolución a lo largo de la historia, por la respuesta que han dado en materia de eficiencia productiva”, dijo el ministro uruguayo, muy activo en la arena internacional.

 

“Los sistemas productivos respondieron positivamente respecto a la situación de una población creciente, que es demandante en forma incremental. Hace mucho tiempo que diversas teorías apuntaban a que el planeta llegaría a un punto en el que el crecimiento poblacional no iba a poder ser atendido en vista de los requerimientos nutricionales y que las hambrunas iban a llevar a la destrucción del planeta”, agregó.

 

En ese sentido, Mattos profundizó afirmando que “lo cierto es que sin perjuicio de que tenemos mucho para mejorar, tenemos mucho para incrementar los niveles y la mejora de los aspectos nutricionales que afectan más de un tercio de la población mundial, tenemos mucho para trabajar en calidad y en la reducción de los desperdicios de los alimentos, también tenemos un desempeño productivo importante, y en relación a los recursos naturales y a la defensa de la biodiversidad y la protección del suelo, de las aguas y nuestros bosques”

“Hemos trabajado con gran capacidad técnica para desarrollar sistemas más productivos, y lo hicimos combatiendo enfermedades, plagas, mejorando el manejo, la genética de los sistemas productivos, que son los grandes pilares para aumentar la eficiencia productiva, aprovechando un determinado ambiente y generando un escalón productivo adicional”, especificó el jefe de la cartera agropecuaria.

Mattos, también, evocó al legendario agrónomo estadounidense, Norman Bourlag, considerado el padre de la agricultura moderna, quien afirmó que  “la paz no puede construirse en estómagos vacíos”. El ministro, en ese sentido, subrayó la importancia de un comercio libre, transparente y con normas basadas en ciencia para que esa paz se concrete.

"La eficiencia productiva es la meta"

Por eso, indicó, “tenemos un desafío. Si tendremos un crecimiento de un 25% de la población en los próximos 25 años, si tendremos 2.000 millones de habitantes más en los próximos años, eso implica que tendremos que dar un salto productivo de un 50 o 60 por ciento más de alimentos para atender esta población sin que esto signifique afectación de los recursos naturales. La eficiencia productiva es la meta, y nosotros tenemos que dar un nuevo salto productivo a través de impulsar la ciencia, la tecnología, la investigación para que justamente tengamos a través de otras técnicas productivas la posibilidad de dar una respuesta preservando nuestros recursos naturales, pero atendiendo la demanda internacional de alimentos”.

Como conclusión, Mattos señaló que “el trabajo demuestra que no hay sistemas fallidos. Si hay problemas en el funcionamiento de los mercados y aquí un aspecto fundamental es el del comercio. El comercio ha sido una traba importante para que muchas veces los alimentos que se producen en las regiones del mundo no lleguen a otras que realmente están necesitadas. No habrá estabilidad política, ni democrática, ni social, si no tenemos una mayor liberalización del comercio”.

 

 

Temas:

IICA Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura Fernando Mattos MGAP

Seguí leyendo

Te Puede Interesar