17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 49,65
21 de abril 2024 - 5:02hs

En una campaña que transcurria sin grandes emociones esta fue una semana entretenida. En cuestión de horas el frenteamplista Mario Bergara y el colorado Gustavo Zubía se bajaron de las precandidaturas de sus respectivos partidos para apoyar a Yamandú Orsi y Andrés Ojeda, respectivamente. Asimismo el enigmático senador blanco Juan Sartori se reunió con Álvaro Delgado y con Laura Raffo, por separado, y sigue el coqueteo con una candidatura que no se sabe si llegará. Anunció que se tomará dos semanas más para definir.

Bergara y Zubía apuntaron a razones muy distintas para tomar la decisión de renunciar a ser candidatos y apoyar a otros con chances de ganar la interna, ¿qué pasa con los votos que esos precandidatos venían cosechando? ¿Se trasladan en bloque al candidato nuevo y aumentan sus chances de ganar? ¿el político es dueño de esos votos? Este será el tema de esta entrega de EnClave.

Los tejes y manejes de la política

“Yo temo que, por no hacer acuerdos dentro de los sectores más aledaños desde el punto de vista ideológico, pueda ganar la precandidatura de Robert Silva, que representa una centroizquierda dentro del partido”. Zubía expresaba así su intención de impedir que el candidato de Ciudadanos gane la interna al fundamentar la decisión de bajarse como te lo habían adelantado Diego Cayota y Santi Soravilla en la newsletter Galleta de campaña del 10 de abril.

También pesó en su decisión el hecho de no contar con la estructura que se precisa para competir en una interna, donde lo que más cuenta es el poder de movilización al no ser obligatorio el voto. Zubía convencido, como ha dicho, de que el suyo en su voto de opinión, que tiene gente que lo sigue por sus ideas y con el objetivo de llegar al Senado, apostó por quién cree le puede dar lo que le falta. Y aunque también había mantenido conversaciones con Tabaré Viera, se decantó por Ojeda.

El candidato que ha demostrado habilidad comunicativa para lograr un golpe de efecto con cada nuevo apoyo que cosecha, lo vendió como “un quiebre en la campaña” y afirmó que tendrán a la seguridad como eje central, ya que ambos pueden ser considerados especialistas en el tema, uno como penalista y exabogado del sindicato policial, el otro como exfiscal que llegó a ser diputado con esa bandera.

Enseguida surgieron críticas en la interna colorada y no faltaron otros candidatos que marcaran diferencias notorias en los discursos de ambos. Gabriel Gúrmendez marcó que “parecían el agua y el aceite”, ya que uno se definió como “socialdemocráta” y el otro como “la derecha del partido”, dijo en entrevista con Doble Click (Del Sol) mientras que Guzmán Acosta y Lara apuntó “¿cómo dos personas con visiones tan distintas en seguridad siendo “especialistas” pueden estar juntos”?

En el caso de Bergara, ante el “recrudecimiento” de la “polarización” entre Cosse y Orsi, no le quedó otra alternativa que bajarse, como él mismo admitió a integrantes de su sector y Ramiro Pisabarro contó en esta nota.

“Claramente tenemos bastante más distancia política con los sectores que respaldan a Carolina Cosse que a Orsi. Con el Partido Comunista y el Partido Socialista hemos tenido diferencias sistemáticas desde la LUC hasta acá. Es hoy un tema insoslayable”, les dijo.

Esta semana escuché a Orsi en un encuentro que tuvo con empresarios del Piso 40 y el discurso que dio no hace más que confirmar las palabras de Bergara. Orsi se mostró muy moderado. Incluso mencionó a Astori al afirmar que en la izquierda aprendieron del histórico líder fallecido en noviembre pasado. También dijo que el programa del Frente Amplio es una guía, "un marco que no profundiza mucho" pero lo que importa es lo que vendrá después de junio cuando se elaborarán las propuestas concretas. Con sus palabras confirma que sigue apostando a octubre, a competirle a la coalición por el gobierno, y ahí es dónde Bergara puede sumarle votos.

¿De quién son los votos?

La internas, que se llevan a cabo desde 1999 debido a la reforma constitucional aprobada dos años antes, nos tienen acostumbrados a candidatos que se suman a último momento y otros que se bajan.

En 2009 se había bajado el intendente de Durazno Carmelo Vidalín que les compitió a Jorge Larrañaga y Luis Alberto Lacalle, pero a fines de diciembre de 2008, decidió volver a apoyar a Lacalle desde su propio grupo político “Soplan Vientos Nuevos”. A mediados de febrero de 2009  el ex intendente de Rocha Irineu Riet Correa, sumó su candidatura y se postuló como el candidato más a la izquierda en el partido. Luis Alberto Lacalle resultó finalmente elegido el candidato el 25 de junio.

En 2014 Sergio Abreu terminó bajándose en abril para apoyar a Lacalle Pou que competía con Larrañaga. Aunque el precandidato había dicho que no se bajaría “ni aunque lo mataran”, Lacalle lo convenció al plantearle que la alianza entre ambos significaría un mensaje político importante y tornaría las internas más competitivas. A esa altura según las encuestas, del 26% que de votantes que se inclinaban por el Partido Nacional, la mitad (13%) prefería a Larrañaga, 9% a Lacalle Pou y 2% a Sergio Abreu, mientras otro 2% está indeciso. Finalmente Lacalle Pou ganó la interna.

Camilo Dos Santos Reunión de precandidatos del Partido Nacional con la entonces presidenta del directorio, Beatriz Argimón
En 2019 a la misma altura de la campaña Verónica Alonso se volcó a apoyar a Sartori. Y si bien Sartori salió segundo en la interna, pese a que venía creciendo tras sumar a la precandidata, su crecimiento se enlenteció. Ese mes Sartori creció a 19%pero Lacalle Pou pasó de 41% a 50% y Larrañaga, de 24% a 25%, según la encuesta de Opción que midió ese movimiento.

Es decir, aunque se puede ver una tendencia de que el que suma candidatos capta algún voto, no se puede afirmar que todos los votos se trasladen al nuevo candidato en bloque, como pasó en el caso de Alonso que los votos se dividieron entre varios candidatos.

Los votos pertenecen a cada ciudadano que libremente decidirá si el 30 de junio va a votar y luego decidirá a quién vota dentro del partido de su preferencia. Tampoco hay que olvidar que la concurrencia de los uruguayos a las internas ha ido en declive desde 1999 y, del 53% de participación esa primera vez, bajó al 46%, 45%, 38% y finalmente al 40% en 2019.

El politólogo Diego Luján dijo este jueves en su análisis en el programa Asi nos va de Radio Carve que cuando se trata de candidatos relevantes que tienen un impacto, los nuevos apoyos “le permiten subir un escalón” pero no se puede asegurar que todos los votos se trasladarán.

Se preguntaba si tiene sentido pensar que los políticos son los dueños de los votos. "Cada vez es menos así. El tiempo y los resultados dirán”, se respondía.

Temas:

elecciones 2024 Gustavo Zubía Mario Bergara Eleccones internas Newsletter Uruguay Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar