Fútbol > NACIONAL

“Hugo nos hacía sentir ganadores a todos”

Cardacio, Seré y Rodolfo Rodríguez recordaron a De León como jugador, mientras que el Cacique Medina contó qué le dejó como técnico

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2018 a las 14:10

Varios compañeros de Hugo De León, campeones de 1980 y 1988, acompañaron al excapitán en el homenaje que se le realizó este martes en Los Céspedes, donde se denominó con su nombre a una de las canchas del complejo tricolor y contaron a Referí cómo era jugar con él.

Además, el actual entrenador de Nacional, Alexander Medina, señaló cómo era De León como técnico y las enseñanzas que le dejó.

Cardacio: “Fue fundamental la llegada de él”

“El Bocha” Jorge Cardacio destacó la importancia que tuvo De León al sumarse al equipo de 1988 que luego sería campeón de América y del Mundo. “Vivimos muchos momentos lindos y no tan lindos también, con algunas dificultades, como cuando fuimos a jugar a Colombia, por ejemplo”, expresó.

“Siempre resaltar lo de Hugo es lo que él imponía dentro y fuera de la cancha, el respeto, la disciplina. Era fundamental y fue fundamental para nosotros, por la trayectoria que él tenía, la experiencia, fue la base más importante de Hugo para nuestro plantel que tenía jugadores jóvenes y algunos maduros pero que no teníamos la experiencia de haber jugado al nivel que él estaba jugando. Nosotros estábamos haciendo nuestras primeras armas y fue fundamental la llegada de él al plantel. Fue impresionante”, dijo el exvolante.

Seré: “Nos hacía sentir ganadores a todos”

“Es un tipo que te daba la sensación de que siempre ibas a ganar los partidos. Por la tranquilidad que tenía, la confianza, cómo lo transmitía…”, dijo el arquero de 1988. “No siempre ganábamos, ni que hablar, pero es de esos tipos que teniéndolo dentro de la cancha tenés la sensación de que vas a ganar. Creo que el rival muchas veces también sentía esa imposibilidad de ganar los partidos. Entonces, me parece que eso trasciende todo lo técnico, lo físico y lo táctico”.

“Hugo no era de los que barría, no era de los que sacaba una pelota en la línea de cabeza, no era de los que hacía goles en el área contraria, pero tenía una claridad conceptual y la transmitía de una forma que nos hacía sentir ganadores a todos. Creo que eso es más importante que todo lo demás”, agregó.

Rodolfo Rodríguez: “Tenemos una hermandad de la vida”

El arquero campeón de América en 1981 señaló que tiene una gran amistad con De León. “Con Hugo nos conocimos en el año 1977. Tuvimos la suerte de jugar en Nacional muchos años juntos, de jugar en las selecciones, ser compañeros de habitación y viajar por el mundo, jugar en Santos de Brasil y vivir juntos… Ver los nacimientos de las hijas, de los nietos. Todo eso ya suma más que lo deportivo, en este caso es una hermandad de vida, de felicidad de haber compartido cosas buenas con él, y a veces cosas malas. Lo más importante es la suerte de haber conocido a todo su familia”.

Consultado sobre cómo era como futbolista, respondió: “El mundo tiene que decirlo, no yo. Trasmitía una categoría, seguridad, personalidad, sin golpear, solo calidad, como con muy pocos he tenido la suerte de jugar”.

“Este homenaje se lo merece él, su familia, por todo lo que ha hecho y lo que significa, ser dos veces campeón del Mundo y tres de América no es para cualquiera. El reconocimiento que ha hecho Nacional está muy bien, está en buenas manos”, agregó.

El exarquero también consideró que son varios los extricolores que merecen ser destacados.

“Hay muchos muchachos más que merecen el reconocimiento, yo no me voy a incluir, pero creo que Nacional debería comprar gran parte de Piedras Blancas o de Manga para hacer homenajes, porque veo muchachos que a veces son olvidados y fueron tan importante o más que nosotros, y merecen esos homenajes y reconocimientos porque dieron todo por Nacional. Lo importante es lo que dijo Hugo, dar todo, a veces se gana y a veces se pierde”

Sobre las anécdotas con De León, indicó que tenía para hablar “15 días”. “Lo que más me impresionó de Hugo fue su personalidad. Había veces que subí algún dirigente que él no quería al ómnibus y yo le pedía que por favor lo saludara para no crear un ambiente medio complicado. Le decía, ‘no hables con él, pero por lo menos saludalo’. Y conseguía que le dijera un ‘hola’, y eso para mí era un campañón. Eso trasmite la forma de ser de Hugo. Es bárbaro haberlo conocido y haber coincidido”.

Medina: “Irradia un espíritu ganador importante”

Por su parte, Alexander Medina, quien fuera dirigido por De León en Nacional, recordó cómo era como entrenador. “Una persona muy trabajadora, muy profesional, muy seria y muy responsable. Con una personalidad muy fuerte. Con un gran sentido de pertenencia a lo que es el club. Es una persona que irradia un espíritu ganador importante. De mucho respeto. Consecuente en lo que decía con lo que hacía. Y después tenía muy buenos conceptos de fútbol. Una persona muy recta, hablaba de frente las cosas. Me dejó muchísimas cosas como entrenador”.

Comentarios