Fútbol > HISTORIAS CLÁSICAS

"Nunca escupas para arriba": jugadores que se fueron al rival

Martín Rodríguez se negaba a compartir la habitación con Soca y Gesto recibió al Manteca Martínez con un comentario que lo avergonzó. Así fueron recibidos los jugadores que pasaron de un grande al otro

Tiempo de lectura: -'

05 de abril de 2017 a las 10:33

Cuando el Manteca Sergio Daniel Martínez cruzó el portón de ingreso a Los Céspedes lo invadió una extraña sensación. Su pasado había sido aurinegro. Tal vez el portero no lo reconoció. Pero el profesor Esteban Gesto, que en ese entonces trabajaba con Hugo De León en el cuerpo técnico, lo estaba esperando.

Y cuando el Manteca pasó por el chalet de los entrenadores, rumbo al vestuario para cambiarse, Gesto le salió al cruce y le gritó desde la puerta: "Vio que no hay que escupir para arriba". "Me quería morir, porque yo había declarado que nunca jugaría en Nacional", expresó Martínez.

Esta es una de las tantas historias de jugadores que pasaron de un grande al otro, algo así como pasar del amor o la adoración, a la traición.

Soca acá no

martínpesca.jpg
Martín Rodríguez no quería concentrar con Soca<br>
Martín Rodríguez no quería concentrar con Soca

Carlos Soca fue campeón de América y del Mundo con Nacional. Pero el destino lo encontró un día en Los Aromos. Carlitos llegó y el primer día que fue a concentrar la única habitación que quedaba libre era la de Martín Rodríguez. El delantero, manya de los pies a la cabeza, se negó a concentrar con Soca. Los integrantes del plantel no sabían cómo arreglar el tema. "En mi habitación no", repetí Martín con cara de malo. Se generó una reunión y los referentes, entre ellos Pablo Bengoechea, lo convencieron. Cuando llevaron a Soca a su habitación, Martín Rodríguez lo dejó helado: "Te voy a hablar clarito, vos sos bolso y yo no te quería en la habitación".

El Pato Sosa

pato bolso.jpg

El ciclo de Marcelo Pato Sosa en Nacional llegaba a su fin. Emigraba a México. La prensa fue a Los Céspedes a buscar al Pato. En medio de la nota con un canal de televisión se le preguntó: "¿En qué equipo de Uruguay te gustaría volver a jugar?" Y el Pato ni lo pensó: "Peñarol". ¡En Los Céspedes la tiró!

Sosa, en nota con Últimas Noticias, recordó: "Es que es así, yo soy así y espero nunca cambiar. Digo las cosas como las siento aunque después me pueda equivocar o tener razón, pero siempre digo lo que siento. Aparte, volvemos a lo que te decía de la suciera. Si yo cuando fui a Nacional también me encajaron la misma suciera de eso, me encajaron cosas que no eran. Cuando me iba Alarcón me vino a saludar y me dijo: 'Demostraste que sos un señor, que a veces te ensucian'. El día que no corra adentro de la cancha que me digan lo que quieran".

Besa la camiseta

Cuando Ernesto Vargas, campeón de todo con Peñarol, fue a la sede de Nacional a firmar contrato con los tricolores, el dirigente Scaravino le preguntó: '¿Estás contento?'.

Y Vargas respondió: "Como no voy a estar contento si de Peñarol me echaron como un perro".

Y el dirigente lo sorprendió con un pedido: "Lo único que te pido es que cuando hagas un gol lo grites y beses la camiseta de Nacional".

Montelongo mirado de reojo

Néstor Montelongo jugó en Peñarol y luego pasó a Nacional. Y nunca lo olvidó. "Al principio me miraban de reojo pero enseguida me enganché. Siempre fui hincha de Nacional. En Peñarol sabían que yo era de Nacional. Yo era tan hincha de Nacional que estando concentrado en Los Aromos mirábamos los clásicos de básquetbol de la década del 80 y yo hinchando por Nacional y mis compañeros me jorobaban".

Baltierra agua y jabón

En plena disputa de Peñarol por conseguir su segundo quinquenio, Danilo Baltierra realizó la pretemporada con los aurinegros y pero terminó firmando contrato con Nacional. ¡Para qué! El entonces presidente de Peñarol, José Pedro Damiani, estalló: "Preparamos a Baltierra, gastamos agua y jabón, y le dimos a Ceferino un jugador pronto para jugar".

Los Trico y Juan Ramón

Juan Ramón Carrasco
Juan Ramón Carrasco
Juan Ramón Carrasco

Ildo Maneiro, que tenía una casa que se llamaba "Los Trico", se puso la camiseta de Peñarol con la que conquistó varios campeonatos.

Juan Ramón Carrasco, declarado hincha de Nacional, se molestó con la directiva tricolor y "de bronca", firmó con Peñarol. "Fue un error, una calentura del momento", admitió JR con el paso del tiempo.

Cuando Marcelo Sosa pasó a Nacional se corrió el rumor de que tenía tatuado un escudo de Peñarol en su cuerpo.

Vender humo

humo.jpg
Diego Alonso mostrando el escudo de la camiseta de Peñarol<br>
Diego Alonso mostrando el escudo de la camiseta de Peñarol

Cuando Diego Alonso llegó a Peñarol declaró: "Yo no tengo que vender humo, yo tengo que vender mi trabajo. Para mi sería muy fácil decir cosas y ganarme a la gente pero jamás me van a sentir decir a mi esas cosas".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...