Básquetbol > UNA PROMESA

¿Quién es la nueva figura del básquetbol que a los 16 años se lo llevaron a una academia NBA?

Joaquín Rodríguez es ayuda base, mide dos metros, se formó en Malvín y en enero se sumó al mismo centro de entrenamiento donde se perfeccionó Santiago Véscovi; debido al coronavirus tuvo que volver pero sigue preparándose para pegar la vuelta 

Tiempo de lectura: -'

04 de abril de 2020 a las 05:00

Encolumnados detrás de Luciano Parodi, que con 26 años ya es uno de los bases consolidados de la selección mayor, hay varios jugadores que se postulan para el recambio de la celeste.

En plena fase de recambio, el básquetbol uruguayo atraviesa la aparición de una muy buena cantidad de jugadores jóvenes que apuntan alto en sus carreras.

El alero Juan Ignacio Ducasse, de la Universidad de Santa Clara ya jugó la Americup 2017 y los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Tiene 21 años.

Joaquín Rodríguez se ganó su lugar en las Eliminatorias para China 2019. Tras ser campeón con Aguada pasó a jugar en Estudiantes de Concordia. Es base y tiene apenas 19 años. Gran tirador. 

En los Juegos Panamericanos de Lima 2019, Uruguay tuvo muchas bajas por lesión y ahí el entrenador Edgardo Kogan hizo debutar a Santiago Véscovi cuando tenía 17 años y jugaba en la Academia NBA de México. Ahora tiene 18 y defiende a la Universidad de Tennessee en la División I de la NCAA. También hicieron su estreno Bernardo Barrera (Gimnasia de Comodoro Rivadavia), base de 22 años, y Martín Rojas (Biguá), ala-pívot de 21 años.

En la última convocatoria, para disputar la PreAmeriCup, contra Brasil, fueron convocados pero no llegaron a debutar Nahuel Lemos, ala-pívot de 21 años (Estudiantes de Concordia) e Ignacio  Xavier (Obras Basket), alero de 20 años.  El que sí lo hizo fue el alero oriundo de Malvín Emiliano Serrés de 22 años, actualmente en Obras Basket de Argentina.

Detrás de estos jóvenes talentos aparece una generación joven que de la mano de Marcelo Capalbo se ha mostrado muy competitiva a nivel U15, U16 y U17.

El líder de ese equipo es Agustín Ubal, base de 16 años, de 1,98 m que desde el año pasado integra el equipo junior de Barcelona.

Otro de los grandes talentos es Joaquín Rodríguez, ayuda base de 16 años que en enero de 2020 logró dar un salto clave en su carrera para jugar en la Academia NBA de México, la misma por la que pasó Véscovi.

“Se contactaron conmigo a fines de 2018 y ahí decidí no ir porque tenía la posibilidad de ir a España, pero como no se me pudo dar, después del Sudamericano U17 del año pasado se volvieron a contactar; ellos habían mejorado muchísimo y entonces me fui”, contó Rodríguez a Referí

El basquetbolista nacido en La Paz tuvo que retornar a Uruguay debido a que la Academia cerró sus puertas por el brote del coronavirus. Pero Rodríguez no para. Cuando no está entrenando está estudiando. 

“Con el equipo estamos esperando que se solucione esta situación para volver. Si no puedo retornar a México en todo el año voy a considerar jugar con Malvín, pero tendría que preguntarle primero a los coachs de la NBA y a los de Malvín”, explicó.

La rutina en la Academia era muy intensa: “Me levantaba a las 7 para ir a la escuela 7.30. Salía a las 10 y 10.30 entrenábamos tiro o técnica individual. Después del entrenamiento íbamos al gimnasio de 11.30 a 13. Almorzábamos y teníamos dos horas para descansar. A las 15 íbamos a la escuela hasta 18.30. Salíamos de la escuela y a las 19 teníamos entrenamiento hasta las 20.30. También había días en los que me levantaba a las 5.30 para ir a tirar”.

Contra Puerto Rico en el Premundial U16 de Belén 2019

Rodríguez vive en La Paz y fue Humberto Sánchez, un amigo de su abuelo, quien le recomendó jugar al básquetbol porque era muy alto para su edad. Así comenzó su recorrido en Juventud de Las Piedras.

Hizo la escuela en la 107 de La Paz y liceo en el Javier de Viana.

Con edad de mini lo fue a buscar Malvín con el que salió campeón de los torneos de preinfantiles, infantiles, juveniles y el sub 23 del año pasado.

Tras disputar el Sudamericano U14 de Maturín en 2017 se dio cuenta de que se quería dedicar en serio al básquetbol: “Competí internacionalmente por primera vez y sentí que lo hice bien. La primera vez que me puse la celeste estaba muy nervioso, pero creo que a la hora de jugar se me fueron esos nervios y pude hacerlo bien”.

A fines de 2018, fue uno de los pilares del equipo uruguayo que ganó la medalla de plata del Sudamericano U15 que se diputó en cancha de Atenas.

En ese torneo promedió 13 puntos, 5,5 rebotes y 2,3 asistencias por partido.

“Ese fue el mejor Sudamericano, tener a la familia y a los amigos en la tribuna fue una motivación extra que nos ayudó muchísimo a la hora de jugar”, recordó.

Uruguay perdió la final con Brasil pero meses después, en junio en Belén, tuvo una dulce revancha.

Por el Premundial U16 derrotó a los locales jugando un partido memorable saldado con un triunfo de 68-55.

“Fue una revancha de la final del Sudamericano anterior, veníamos de perder con Canadá y  Puerto Rico y salimos a matar o morir; fue el partido más lindo que jugué en mi vida”, dijo.

La clasificación al Mundial de Sofía 2020 se frustró al perder 62-53 con Argentina, rival al que se le había ganado en Atenas.

“No me quedé conforme con el rendimiento del equipo porque pienso que podríamos haber jugado mucho mejor. En lo personal me sentí bien, aunque me vi limitado en algunos partidos por mis minutos”, consideró Rodríguez.

Sus promedios fueron de 8,8 en puntos, 4,7 en rebotes y 1,5 en asistencias

En diciembre del año pasado, la promisoria generación ganó la medalla de bronce del Sudamericano U17 disputado en Santiago.

“Hay tres partidos que me quedaron marcados: contra Brasil en la fase de grupos de 2018, contra Brasil en el Premundial 2019 y en el último Sudamericano contra Venezuela que siendo objetivo fue el que mejor jugué”, reconoció.

Ahí metió 25 puntos con cinco asistencias y cuatro rebotes.

Sus promedios fueron de 10,0 puntos, 2,2 rebotes y 1,8 asistencias por partido. 

Admira a Leandro García Morales y Luka Doncic y los entrenadores que considera que más lo marcaron en su formación fueron Juan Pablo Serdio y Pablo López.

Consultado hacia dónde aspira a llegar, Rodríguez expresó: “Todavía no lo tengo muy claro y no hay nada seguro, aunque me gustaría llegar a Europa o por qué no a la NBA. Pero también quiero jugar en la selección, ese es uno de mis principales objetivos a largo plazo”. 

Apariciones como las de este chico revelan que Uruguay proyecta un interesante recambio de jugadores perimetrales de cara a futuro. Falta encontrar nuevas valencias en el juego interno. En Lima 2019 apareció Rojas y se probó con Uriel Trocki (22 años), jugador del ascenso israelí que luego no volvió a ser convocado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...