Copa América > BALANCE

¿Suárez jugó una mala Copa? Participó en seis de los siete goles uruguayos

Cuestionado por el penal que erró contra Perú, el análisis global de la actuación de Suárez indica que tuvo incidencia en casi todo lo que Uruguay tradujo en gol en la Copa

Tiempo de lectura: -'

02 de julio de 2019 a las 05:00

Luis Suárez quedó dolido, tendido sobre el campo de juego del Arena Fonte Nova. Partido en llanto. A nadie más que a él le dolió el penal errado contra Perú que dejó a Uruguay eliminado de la Copa América. 

El análisis en caliente lo sindicó como el gran responsable de la eliminación celeste. 

Sin embargo, a la hora de sacar conclusiones y hacer un análisis global y más profundo del torneo, hay números de Suárez que son contundentes y que marcan su vigencia e influencia en el equipo. Uruguay hizo siete goles en la Copa América y el Pistolero participó en seis de ellos, siendo autor de dos tantos y dando una asistencia. 

Suárez, de 32 años y autor de 58 goles -máximo artillero histórico- en 111 partidos -sexto jugador con más presencias- con la selección uruguaya, asistió a Nicolás Lodeiro con un gran pase en el estreno ante Ecuador, luego de ganarle muy bien a Gabriel Achilier en un pelotazo largo, uno de los fuertes que han marcado su carrera. 

En el segundo tanto, tiró el córner que generó el primer gol de Edinson Cavani en su historial de Copa América. No es algo nuevo en su repertorio con Uruguay. Con sus ejecuciones de pelota parada, Uruguay logró seis goles en el presente ciclo de Óscar Tabárez como entrenador. 

El tercer gol contra Ecuador fue obra suya tras centro de Nicolás Lodeiro y asistencia de Martín Cáceres de cabeza. Suárez mostró el oportunismo de siempre. 

En el cuarto gol contra Ecuador, reaccionó más rápido que los defensores ecuatorianos para llegar al fondo y sacar un centro que debió ser revisado en el VAR para determinar si la pelota había salido o no. Luego, cuando la pelota volvió al área desde la izquierda, Arturo Mina perdió su marca cuando Gastón Pereiro se la bajó de cabeza y cuando fue a recuperar la posición se llevó puesta la pelota y batió a Alexander Domínguez. 

Contra Japón, decretó la igualdad mediante tiro penal, donde hasta ese partido demostró un 100% de eficacia en nueve intentos desde la pena máxima. 

Ante Chile, es quien aguanta la pelota de espaldas tras un sutil pase de Rodrigo Bentancur y descarga hacia Jonathan Rodríguez para buscar el centro al segundo palo distrayendo una marca. 

Solamente no participó del gol contra Japón, obra de José María Giménez tras córner de Lodeiro. 

Pero además, en su repertorio figura un cabezazo en el palo contra Japón, un remate de tres cuartos de cancha con el golero nipón adelantado en el amanecer de ese partido que se fue apenas afuera y una asistencia notable para Edinson Cavani que desperdició un mano a mano. 

Contra Perú generó las dos incidencias más claras, las que no anuló el VAR. Una invasión en diagonal en el primer tiempo donde el golero le tapó el remate abajo y Edinson Cavani falló en el rebote, y otra, en el segundo tiempo, donde fue a buscar una pelota imposible llovida y combada y le puso el gol a Diego Godín abajo del arco. La pelota se fue afuera definida por el zaguero en esos goles que se erran en esos partidos donde el arco está maldito. 

El exfutbolista Juan Génova compiló las mejores jugadas de Suárez en el torneo en su cuenta de Twitter. 

El nuevo Suárez

Para analizar a este Suárez hay que ponerlo en su contexto. Ya no es aquel extraterrestre que resolvía todo de espaldas al arco y que era capaz de aguantar pelotazos largos, soportar la carga de los defensores, descargar e ir en procura de la definición con una potencia increíble. 

Ya no es aquel Suárez que llevó a un Liverpool desahuciado a pelear por la Premier League a pura potencia, a puro gol, a puro remate de afuera del área y a puro atropello de los defensores. 

El Suárez que en 2014 pasó a Barcerlona se hizo más jugador de equipo y Óscar Tabárez, en la selección se sirvió de su enriquecimiento técnico individual para poder, ¡al fin!, hacer jugar a Edinson Cavani en zona de culminación. 

Los partidos en el Centenario, por Eliminatorias para Rusia 2018, ante Paraguay, Venezuela y Perú son una acabada muestra de ese nuevo rol que empezaron a asumir los dos centrodelanteros de elite mundial. Suárez creció mucho en su rol de asistidor.   

La complementariedad de los roles con Edinson Cavani en ataque y su alternancia para tirarse atrás a asociarse con los mediocampistas ha sido desde entonces el nuevo rol de Suárez en la selección. 

A veces, se nubla y quiere resolverlo todo solo, como hacía el viejo Suárez, como lo hizo por ejemplo en la recta final del partido contra Japón. Pero en otras está fino y es letal como ante Ecuador. Pero siempre, en cada aparición suya en el juego y en cada jugada cuerpo a cuerpo con los defensores, siempre habrá una asistencia o un gol latente a favor de la celeste. 

Suárez sigue siendo Suárez. Un delantero de elite mundial. A pesar de que ya tiene 32 años y a pesar de que ya no es aquella bestia imparabale que jugaba en Liverpool o el de su primer año en Barcelona.

Es otra versión. Pero los números son claros: a Uruguay le sigue rindiendo, mucho más allá de ese penal errado ante Perú.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...