Estilo de vida > Tan verde

¿Te reconocés dulcero de alma pero algo te dice que deberías estar bajando esa azúcar?

Reducir sustancialmente el azúcar puede tener varios beneficios

Tiempo de lectura: -'

06 de agosto de 2020 a las 05:03

El azúcar es una fuente de “calorías vacías”, o sea nos aporta un montón de calorías sin aportarnos vitaminas, minerales ni otros nutrientes que no sean precisamente carbohidratos, por lo cual para poder metabolizarlo le “roba” micronutrientes a los otros alimentos de nuestra dieta. Un funcionamiento óptimo del cuerpo implica un aporte óptimo de micronutrientes!

Otro aspecto a tener en cuenta es que los carbohidratos del azúcar se absorben – es decir pasan desde nuestro tubo digestivo a la sangre - muy rápidamente, por lo cual suelen producir un aumento brusco de glicemia (la glucosa en la sangre). Este pasaje brusco genera un aumento también brusco de insulinemia que a su vez puede generar un descenso reactivo excesivo de la glicemia lo cual nos deja sin energía… que nos lleva a querer comer más cosas dulces y nos lleva a… Un círculo vicioso de nunca acabar!!!

Otra consecuencia de este aumento brusco de glicemia y por lo tanto de insulinemia fácilmente nos lleva a formar  grasa – que puede quedar en el hígado (sí! quedamos con un hígado graso) o verterse a sangre aumentando nuestros triglicéridos circulantes (y nos dan altos en el lipidograma :(  ) o irse directamente a guardar a nuestros depósitos grasos aumentando nuestro perímetro abdominal o algún otro perímetro que hubiéramos preferido que no aumentara…

Por si todo lo anterior no alcanzar, el azúcar suele ser el principal culpable de varias molestias digestivas: aumento de la acidez y de los gases!

Francamente preferiría no ser portadora de tan malas noticias! 

Pero no temas, no tienes por qué “dejar” el azúcar. Después de todo es un alimento que nos da mucha energía y hay momentos en que nos puede “devolver el alma al cuerpo”.

La buena noticia es que hay grandes beneficios con sólo disminuirla – aquí están tres herramientas para manejarla mejor en tu día y sentir la diferencia en tu energía, tu figura y tu salud.

Pensá en disminuir, no en “eliminar”:

Si sos de empezar una “dieta” o proponerte no comer más azúcar y solo aguantás 3 días, es hora de un nuevo enfoque. Cuando nos ponemos “prohibidos” terminamos deseándolo mucho más, porque lo traemos constantemente a nuestra atención.

Permitite comer lo que quieras, pero proponiéndote darle otro lugar en tu vida.

Podés comer la torta de chocolate, pero tal vez te servís una porción más chica o tal vez decidís invitar a unas amigas (presencial o por zoom!) a tomar el té con esa torta el sábado a la tarde. Parece mentira, pero saber que esa cosa rica tiene su lugar en la semana y está planificado con cero-culpas ayuda muchísimo a poder decir no al antojo.

Buscá calidad:

Algo simple que podés hacer hoy mismo es invitar a mejores endulzantes a tu cocina – por ejemplo, azúcar mascabo, azúcar de coco, miel o jarabe de arce. (Ojo no invites al agave porque es demasiado refinado y tiene un exceso de fructosa). 

Estas alternativas son más nutritivas, ayudan a nuestra microbiota y en muchos casos tienen un mejor índice glicémico – o sea, a un mejor manejo del azúcar en tu cuerpo.

El tip de la calidad también aplica a las cosas dulces que compres por ahí y es una gran ayuda para mejorar tu alimentación toda. Preferí los alimentos más naturales, artesanales o con menos procesado y vas a estar ganando en nutrición. Cuando te enfocás en la calidad naturalmente le decís que “No” a muchísima de la oferta dulce que te rodea y sin sentir antojos, porque tenés un motor adentro que guía. Por ejemplo, preferí un alfajor de panadería o hecho en casa, en vez de uno ultraprocesado que venga en papelitos de colores junto con una sobredosis de colorantes, saborizantes y todo tipo de aditivos alimentarios que no le hacen bien ni a tu figura ni a tu salud. (Yuck).

Acompañalo de proteína:

Alerta! ¿Sos de tentarte con algo dulce a media tarde? 

Ese dulce solito – así, aislado sin una proteína - puede ser lo que te está haciendo engordar o mantener mal esos valores de laboratorio.

Para quienes quieren bajar de peso o quienes tienen un tema de salud con el azúcar, es muy importante comerla siempre con una proteína. Esto te ayuda a absorberla como es debido, dándote energía sostenida y mejorando la quema.

Cada tiempo de comida – aún los snacks dulces entre horas – deben ser alimentos con fibra, completos y balanceados. Por ejemplo, si te vas a comer una tortita de merienda, acompañala con un vaso de yogurt natural descremado o untala con un par de cucharadas de ricota cremosa por arriba, o alguna cucharada de manteca de maní. 

Tiene el doble beneficio que te va a dar más saciedad y vas optando naturalmente por una porción dulce más chica.
 

Aplicando estas ideas podes ir dándole otro lugar al azúcar en tu vida y sentirte muchísimo mejor. No se trata de un todo o nada, no se trata de dejarla al 100% o negar tu naturaleza o tus gustos. Se trata de darte cuenta que con pequeños cambios que están en tus manos podés lograr mejorar mucho tu bienestar y tu peso!

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...