Nacional > ENTREVISTA COMPLETA

"Yo no hablaría de las últimas horas de Jorge cuando estaba mal"

El precandidato colorado tiene calculados sus votos y estima un piso de 45.000 en junio, a diferencia de lo que marcan las encuestas, a quienes acusa de no conocer sobre la interna de los partidos y de tener personas con “algún grado de corrupción”

Tiempo de lectura: -'

24 de abril de 2019 a las 17:48

Por Paula Scorza y Agustín Herrero

A José Amorín no le gusta que le digan que está tercero en la interna de su partido porque cree que las encuestas no reflejan la realidad y asegura que tendrá, como mínimo, un tercio de los votos de su partido el último fin de semana de junio. En su sector hay dirigentes con propuestas conservadoras en materia de seguridad e inmigración  que no lo representan. Pero él dice que son “impetuosos” y que cree en la libertad. Habla de su relación con su tío, el expresidente Jorge Batlle, y marca su diferencia con su actual competidor, Ernesto Talvi, a la hora de usar el nombre del líder para la campaña.

Lo que sigue es un resumen de la entrevista con El Observador.  

La interna colorada está polarizada y usted sigue tercero en las encuestas. Se ha mostrado molesto ante esa realidad y siempre recuerda lo que sucedió en las elecciones pasadas, donde le daban menos de lo que finalmente sacó. ¿Usted cree que se va a repetir esa situación?

Estoy absolutamente seguro. Ya lo he dicho, yo creo que tengo un piso del 30% de lo que vota el partido. He anunciado como es eso. El partido va a votar en el entorno de los 140.000 y 150.000 votos. Yo seguramente tengo un piso de 45.000 votos así que por ahí va a estar más o menos la cosa. Me llama la atención que habiéndose equivocado tantas veces, las encuestadoras, las conocidas, sigan persistiendo en ese error. 

¿Cuál cree entonces que es el problema de las encuestas? ¿Mienten? ¿Son poco profesionales?

No tengo ni idea. Sé que no miden bien la interna. Y que además, los que están en las encuestadoras, seguramente son especialistas en hacer encuestas –en la interna la hacen mal– pero no conocen, en general, cómo es la política en Uruguay, no conocen los dirigentes en los departamentos. Porque yo tengo un dirigente en Salto como Germán Coutinho que sacó 19.000 votos en la anterior que seguramente va a sacar, pensemos que  votará menos, 15.000 en esta. Ahí tengo más del 10% de la interna. En un departamento. Entonces cuando uno sabe eso y hace una encuesta y le da 0% en todo el país, bueno, uno normalmente confronta esa situación.
 

¿Pero usted cree que es desconocimiento o intencionalidad?
 

No tengo pruebas para decir que sea intencionalidad, creo que como en todas las actividades hay gente con un grado de corrupción. Eso estoy seguro que hay. Pero creo que la mayoría no es así, así que no voy a hacer ningún ataque de ese tipo. 

Lo de la corrupción es una acusación es grave. ¿Hay alguien que está pagando para que las encuestas...?

Yo dije que en todas las actividades hay gente que es bien, y en este caso es la mayoría, y hay algunos que no. A mí me parece que hay algunas encuestas que están direccionadas pero, como es un tema grave, no voy a dar nombres.

Usted más de una vez ha remarcado que a diferencia de Sanguinetti y Talvi, una de sus virtudes, así lo dice, es que ha estado en los momentos más difíciles del Partido, siempre ha persistido allí. ¿Cree que Sanguinetti no?

No, Sanguinetti desde afuera ayudó siempre. Siempre entendí que en política uno lo que hace es defender sus ideas. Y yo siempre defendí mis ideas, yo fui el candidato batllista de la 15, que levantaba la bandera aún en los peores momentos, aún sabiendo que me tocaba perder. En esta elección en particular, cuando Pedro anuncia que no va a seguir en la actividad política, y el Partido estaba a la deriva, yo me junté con Germán Coutinho y le dije: 'Germán, tenemos que salir a recorrer el país, no podemos permitir que el Partido se caiga, hay que salir a visitar dirigentes, a entusiasmarlos, a animarlos’. Y eso fue lo que hicimos. Empezamos a recorrer el país y encontramos un Partido que estaba tirado, salimos a recorrer cuándo no lo recorría nadie. Después se suma Ernesto Talvi que le da un impulso lindo y después se suma Sanguinetti y le da otro impulso bueno. Esa coordinación de esfuerzos hace que el Partido crezca.

Pensando en después del 30 de junio. ¿Quién le genera más confianza si tuviera que elegir a alguno de los dos?

El que tenga más votos. Acá en política es así. En política lo que mandan son los votos. Confianza me generan los dos.

Hablando del tema de votos usted ha destacado mucho la figura de Germán Coutinho, siempre lo hace, y Coutinho ha sido muy cuestionado por el déficit que dejó en la Intendencia de Salto. Y usted siempre habla de los votos cuando habla de él. ¿Valen más los votos en ese caso?

A ver, yo con Germán digo que es el dirigente colorado más importante del interior del país porque es el que tiene más votos, pero además creo que es una persona que tiene valores excepcionales. Germán, cuando en todos lados se cayó el Partido, hizo una tarea fundamental para que el Partido ganara en Salto. Y ganó la Intendencia. Y después la perdió y es cierto, al final del mandato tuvo dificultades, entre otras cosas, porque el gobierno no le cumplió con las partidas nacionales. Pero Germán que sacó 27.000 votos en la elección en que salió intendente, perdió la Intendencia con 37.000 votos. Es decir, la gente le respondió.

Pero el déficit de 700.000 millones existió.

Sí, sin duda.

¿Y ahí valen más los votos?

No, pero a ver. El déficit que tuvo la Intendencia de Salto es un déficit menor con respecto a otras intendencias. Seguramente Germán cometió algún error, porque todos los que estamos en la actividad política cometemos errores pero Germán es un hombre honesto, es un hombre con ideas claras. Germán hizo una cantidad de obras imponentes. Capaz hizo obras de más y dejó un déficit.

¿Es culpa del gobierno el déficit que generó? ¿Él no tiene responsabilidad?

No, no, seguramente. Yo no conozco los detalles de la Intendencia de Salto, no lo conozco. Seguramente, si uno le pregunta a Germán, Germán dice "yo cometí errores". Y de los errores se aprende. Y Germán va a votar fenomenalmente bien, va a ser el próximo intendente y es un compañero extraordinario trabajando conmigo.

Le voy a leer una frase y usted me va a decir qué piensa: “Tenemos un gran problema y no lo queremos tocar por miedo a perder votos. Tenemos que controlar la inmigración, son muchas las empresas que cerraron y muchos los puestos de trabajo que se perdieron”. ¿Qué piensa?

No, yo creo que el problema es otro. Yo creo que el problema es la falta de trabajo. El problema no es la inmigración, en realidad, si ustedes me preguntan a mí yo creo que es mucho más complicado y problemático la emigración que la inmigración.

¿Sabe quién dijo esa frase? Ianek Mudzyk, un dirigente que lo apoya.

Creo que se equivoca.

Bueno, no fue la única frase. Dijo otra: “Querido Óscar (en referencia a Andrade) no solo exponen a tu hija por ser tu hija. La exponen porque es un pichón de guerrillero luchando por causas que no existen. La exponen porque si ella es así es por culpa tuya. Es notorio que los hijos son el reflejo de los padres... dictador de izquierda”.

Yo le voy a explicar cuál es la situación mía en general con todos mis dirigentes. En el país debo tener sesenta o setenta listas que me apoyan. Yo no puedo estar de acuerdo con todo lo que digan ni controlar todo lo que digan las sesenta o setenta listas. Ianek Mudzyk tiene otras frases también pero él se va ir amoldando. Yo no estoy de acuerdo con ninguna de esas dos frases, claramente. Les quiero decir que tengo algunos dirigentes que dicen cosas que no son las que pienso yo. Pero por suerte es así. Por suerte en un sector político no todos pensamos lo mismo.  

Como es el caso de Pablo Perna, otro candidato a diputado en Salto que una de sus propuestas, por ejemplo, es la cadena perpetua que usted ya ha dicho que está en desacuerdo. ¿Cómo pueden convivir esas dos opciones dentro de un mismo sector?

Le voy a decir una cosa. En materia de seguridad pública (Sergio) Guarteche es mi asesor. Así que cuando a mí me preguntan cuáles son mis ideas en materia de seguridad, son esas. Creo que la policía tendría que actuar básicamente en la prevención. Creo que la policía tiene que estar mucho más cerca de la gente. Han terminado con una herramienta extraordinaria que es la policía comunitaria. Entonces mi posición y mis ideas en materia de seguridad son esas.

¿Y qué pasa con aquel que vota a Perna y que en definitiva lo vota a usted, porque está de acuerdo con la cadena perpetua?

Está bien. Que lo vote a Perna y Perna tratará de hacer valer sus ideas en el sector.
Pero usted ya dice que no está de acuerdo.
Nosotros no tenemos una voz oficial. Yo no digo: “Lo que yo digo vale y lo demás no vale nada”. Yo no creo en la cadena perpetua. En realidad, con algunas de las cosas que dice Perna yo estoy de acuerdo y con otras no. Tenemos esa diferencia, por ejemplo, en que él cree en la cadena perpetua y yo no.

Son igual cosas bastante extremas, ¿no? Cadena perpetua, “mano dura y plomo”...

“Mano dura y plomo” es un slogan con el que yo no estoy de acuerdo. A mí personalmente ese slogan no me gusta, él está compitiendo en Salto, es una de las 15 listas que hay en Salto compitiendo por la diputación. Ahora estamos en la internas. Él está compitiendo. El día que sea diputado nos sentaremos en la bancada de senadores y diputados, yo seré el presidente de la República para ese entonces –para eso estoy compitiendo– y diremos: “estimados, la línea del sector es esta”. Así se resuelvan las cosas.

A eso iba. ¿Cuál es el límite?

El día que él sea diputado él va a ser parte de una bancada y la bancada de diputados toma resoluciones en conjunto. Cuando uno está en un partido no es: "yo hago lo que yo quiero". Cuando uno está en un partido dice: "yo lo que creo que hay que hacer es esto", otro dirá otra cosa y se toma la resolución mayoritaria.

¿Si no está de acuerdo se tiene que ir?

Va a estar de acuerdo. Pero si alguien no está de acuerdo con la línea que tiene su sector se va.  Así tiene que ser. Y así funciona en general.

Hace poquito dijo en una entrevista que Leonardo Haberkorn le hizo para el portal Ecos que su tío Jorge Batlle le tiraba “misiles de todo tipo”.

Sí claro. Y Jorge después me decía: “Era todo para fortalecerte”. A cada dirigente que se venía con nosotros  en la interna del ‘99 le decía: “No, no, che, vos tenés que salir solo”. Y así fue todo el tiempo. Faltando veinte días para la elección, Jorge me invita al Senado. Y me dijo: “Te habrás dado cuenta que te tiré misiles de todo tipo”. Y le dije: “Sí, me di cuenta. Obvio que me di cuenta”. Y me dice: “Bueno, ahora ya no te molesto más, yo quería saber si estabas fuerte para esto y te va a ir muy bien”. Yo arranqué en el 2007 con una candidatura y Jorge me puso… antes me ponía a Atchugarry, a Lucio Cáceres, a Vázquez Platero, después me puso a Aguirrezabala, a Alfie, y siempre al final me decía “bueno, te puse a uno, pero igual vos sos el mejor así que te voto”. Jorge votó siempre a la 15.

Pero Batlle terminó sus días recorriendo el país diciendo que Ernesto Talvi era el indicado para gobernar el país. ¿Cómo ve usted eso?

Es cierto eso. Pero como te decía, antes fue con Lucio, con Alejandro, con Vázquez Platero, con Aguirrezabala, con ‘Lito’ y con Ernesto. Sí, sin duda, es así. Jorge terminó su vida diciendo que Ernesto iba a ser un gran candidato del Partido Colorado. 

¿Y eso no le duele en algún lugar?

No, porque después me votaba siempre.

Lorenzo Batlle se enojó mucho con Talvi y le pidió públicamente que deje de hablar de su padre para hacer campaña. ¿Está de acuerdo? ¿Cree que Talvi debe dejar de hablar de Batlle?

No, no. Él es el hijo de Jorge y bueno, naturalmente él tiene un sentimiento de que no quiere que usen al padre en la política, eso es un tema de él. 

Y no le molesta que Talvi hable de él en el marco de la campaña.

Son cosas personales. Yo no hablaría de las últimas horas de Jorge cuando Jorge estaba mal. Y no solo no hablaría, sino que no hablo. Pero bueno, Ernesto siente que tiene que hablar.

Si el Partido Colorado no logra pasar al balotaje, pasa el Frente Amplio y el Partido Nacional, pongámosle, es esperable que toda la oposición vote en conjunto. Y hoy en el Partido Nacional el que aparece más firme es Lacalle Pou. ¿Le genera confianza Lacalle Pou como presidente?

Falta todavía pero sí me genera confianza. Cualquiera que vote la gente. Es muy importante para mí eso, el que tenga el apoyo de la gente va a ser el presidente. Yo a Luis Lacalle Pou lo conozco desde hace, por lo menos, 20 años. Entramos a la cámara de diputados juntos. Y lo he visto trabajar con entusiasmo, creo que es un gran trabajador. Yo pienso distinto a él en muchos temas, por algo él está en su partido y yo en el mío, pero me genera confianza él, me genera confianza Larrañaga, los conozco mucho, nosotros en el Senado somos 30.

A Daniel Martínez la gente lo está votando. ¿También le genera confianza?

A mí Daniel siempre me pareció una persona light.

¿Qué quiere decir ser una “persona light”?

Daniel me parece el “vamo’ arriba”, “vamo’ a meter”, “hay que ganar”. Cuando estuvo al frente de Ancap descabezó Ancap, sacó el gerente general, sacó al gerente financiero, gobernaba con un grupo de gerentes amigos del sindicato, hizo el plan estratégico que después con maestría ejecutó Sendic. Yo no creo que Daniel Martínez sea un gran gobernante, en realidad tuvo la oportunidad y yo creo que fracasó estrepitosamente. 

¿Cómo evalúa la actitud del gobierno después de la noticia de la confesión de Gavazzo en el Tribunal de Honor?

Horrible. Con un gran responsable que es el doctor Vázquez. El expediente le llega a Vázquez, Vázquez por lo menos ve que hay un Tribunal de Honor donde declaró Gavazzo, dice que no lo leyó. Si no lo leyó es un irresponsable. Él dice que no lo leyó, vamos a creerle. Pero lo leyó Toma, lo leyeron los abogados, esto no es un boliche. Homologa el fallo diciendo que eso no afecta el honor de las Fuerzas Armadas. Haberkorn hace el estudio, investiga y lo publica. Y ahí Vázquez se escandaliza y echa a los seis generales, echa al ministro -que fue de una actitud absolutamente decente- pero además lo echa sabiendo que se moría. Todos sabíamos que el ministro se había ido a Durazno a morirse porque tenía cáncer. Y para salvar su pellejo, lo echa al ministro. A mí me parece horrible.

Hace unos días publicó en su cuenta de Twitter una foto de Batlle con Luisa Cuesta. En esa foto usted escribió: "hay que seguir buscando las respuestas que faltan". Hace unos días estuvo aquí el expresidente Sanguinetti y dijo que en sus gobiernos, por lo menos, se hizo todo lo que se pudo para encontrar a los desaparecidos. ¿Está de acuerdo con eso?

Bueno, yo estoy en política desde el año 2000. En política del lado de adentro. Yo sí puedo decir lo que hizo Jorge Batlle.

Pero le estoy preguntando por los gobiernos colorados, de su Partido.

Le voy a decir una cosa con total franqueza. ¿Estuvo el doctor Sanguinetti y le preguntaron eso? Bueno, él se defiende veinte veces mejor de lo que lo puedo defender yo.

Le estoy preguntando su opinión.

Es que yo no sé qué se hizo. Yo sí sé que se hizo en la época de Jorge. Jorge creó la Comisión para la Paz, que a mí me parece que fue una cosa extraordinaria. El que a mí me asesora en esta materia es Carlos Ramela y Carlos me cuenta todo y yo ya sabía en ese momento el esfuerzo fenomenal que había que hacer. Y creo que hay que hacerlo, yo creo que los que tienen familiares desaparecidos tienen el derecho saber cómo murieron y dónde están.

Hace poquito llamó la atención una campaña suya en la que elegía la canción Bella Ciao...

No, yo no la elegí. Era de (Aníbal) Gloodtdofsky, no está más.

Bueno, pero usted aparece en el vídeo en primer plano. Es una canción de resistencia partisana contra el fascismo en la Segunda Guerra Mundial de grupos que estaban integrados por comunistas, socialistas, anarquistas... ¿usted sabía eso antes de hacer el video?

Sí, por supuesto.

¿La eligió igual?

No, yo no la elegí

Bueno fue parte de...

El grupo de Gloodtdofsky tenía esa canción y me pidieron que fuera un día a la grabación. Fui a la grabación hicimos una cosa media así, muy de entre casa y salió. Antes de que saliera yo dije: vamos a estudiar bien de donde viene Bella Ciao. Y Bella Ciao, es cierto, era básicamente de partisanos socialistas, comunistas, monárquicos, garibaldinos, o sea, una cantidad de personas que tenían como característica común ser antifascistas. Como batllista y liberal claramente soy antifascista.

¿Volvería a hacer ese comercial?

No. Hay muchas cosas en mi vida que no volvería hacer. En política hacemos muchas cosas que, por suerte, creo que acertamos en la mayoría pero a veces nos equivocamos.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...