Fútbol > LÍDER DEL APERTURA

A este Peñarol da gusto verlo jugar

El equipo de Diego López le generó 14 situaciones de gol a Juventud y pese a empezar perdiendo nunca dio sensación de que pudiera perder

Tiempo de lectura: -'

04 de marzo de 2019 a las 05:03

Vertical y voraz. Intenso y asfixiante. Preciso a altísima velocidad. Peñarol hace gala en el arranque de la temporada de un fútbol de elevado nivel y sus rivales caen por goleadas. 

En la segunda fecha le tocó a Rampla Juniors (5-0) y este domingo a Juventud (4-1) que plantó un esquema cauteloso y a los 5 minutos estaba en ventaja producto de un tiro libre ejecutado sobre el borde del área por el capitán José Alberti que se desvió en la barrera descolocando a Kevin Dawson. 

Los pedrenses tuvieron un arranque soñado para jugar de visitantes en el Campeón del Siglo. Pero no pudieron hacer pie ante la arremetida de Peñarol. 

El aurinegro plantó a sus centrales casi sobre la mitad de la cancha y abriendo el campo fue una avalancha de juego y triangulaciones para llegar sobre el arco rival. 

Un inspirado Sebastián Britos postergó la igualdad a fuerza de  notables atajadas. 

Sin embargo, Juventud nunca dio la sensación de generarle dudas a Peñarol. 

Nunca supo cómo recordarle que el pecado de errar goles le costó al aurinegro perder por penales la Supercopa ante Nacional o lo hizo sufrir hasta el último minuto para ganarle a Defensor Sporting por un error del golero rival sobre la hora.

Sin el Cebolla Rodríguez ni Guzmán Pereira, lesionados, ni Agustín Canobbio, preservado para el debut por Copa Libertadores (jueves, hora 21 ante Liga de Quito en el Atahualpa), el equipo de Diego López mostró recursos y variables que no lo hicieron resentir funcionamiento. 

Con Walter Gargano como eje, el equipo tiene lectura de juego e inteligencia para el primer pase. 

Con Giovanni González y Lucas Hernández, laterales que ofrecen una salida con la que se descomprime la presión alta del rival y le dan tanto amplitud de juego como profundidad cada vez que llegan en posiciones de ataque.

Los volantes externos tienen una sincronía de movimientos muy aceitada con los laterales para generar superioridad numérica por las bandas y desestabilizar defensas. 

Y la presencia de los dos centrodelanteros sigue siendo una pesadilla para los rivales. 

Porque tanto Lucas Viatri como Gabriel Fernández se van turnando para retroceder y ofrecerse al juego asociado que traen volantes y laterales. Viatri es un probado pasador, inteligente, estilizado y preciso. Y Fernández un potente encarador que rompe líneas en el uno contra uno y genera faltas o espacios que se explotan con la velocidad de sus compañeros.

Todo este caudal de juego individual se ejerce en función de equipo y Peñarol se convierte en una máquina intensa que arrincona a sus rivales y martilla hasta quebrar resistencias. 

Tras tres grandes intervenciones de Britos llegó el empate. Estoyanoff fue al piso para pelear una pelota dividida que ganó entregándosela a Viatri. El argentino le dio un pase largo de aire formidable al Toro Fernández y este definió con sutileza entrando a la carrera para establecer el 1-1. Golazo. 

Hernández por izquierda y un Estoyanoff activo y muy enchufado por derecha –con la motivación extra de ser el capitán– sometieron a la defensa pedrense. 

Poco antes de terminar el primer tiempo, el juez Christian Ferreyra le compró a Estoyanoff una simulación en una diagonal y Viatri le dio ventaja a su equipo ejecutando muy bien el penal. 

Fue, sin dudas, un error que favoreció injustamente a Peñarol, pero que no explica la diferencia futbolística entre ambos equipos. 

En el arranque del segundo tiempo el zaguero Mathías Bogado salvó un gol hecho de Fernández que había eludido a Britos y más tarde fue el propio Fernández el que salvó el arco visitante tras un zurdazo de Estoyanoff. 

Llegó con tanta gente Peñarol en cada avanzada que dos veces sus propios jugadores bloquearon remates a sus compañeros (en el primer tiempo una pelota de gol dio en Marcel Novick).  

Lucas Hernández cerró una noche brillante con un tiro libre digno de Lionel Messi e Ignacio Lores le puso la frutilla de la torta a la goleada en la primera pelota que tocó aprovechando una habilitación kilométrica de la mejor versión 2019 de Estoyanoff.  

Juventud quedó reducido a una expresión futbolística inexpresiva. No generó más que aquel tiro libre y solo pudo tirar una vez al arco en todo el segundo tiempo. 

Y Peñarol afrontará este jueves su debut en la Libertadores en gran forma y desde lo más alto del Torneo Apertura. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...