Agro > ADVERSIDAD CLIMÁTICA

Al declarar la emergencia agropecuaria, Benech alertó que el problema es mayor

El ministro interino dijo que hay pérdidas que exceden las zonas alas que llegará la ayuda

Tiempo de lectura: -'

29 de abril de 2016 a las 05:00

L
as dificultades climáticas que atraviesan los diferentes rubros productivos van más allá de la zona de emergencia agropecuaria declarada por el gobierno y sus pérdidas impactarán fuertemente en toda la economía del país, según se desprende de la visión trasmitida el miércoles pasado por el ministro interino de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Enzo Benech.

"La situación es grave" concluyó Benech luego de haber sobrevolado la zona de Rocha y Treinta y Tres donde aseguró que existen razones técnicas que fundamentaron la declaración de emergencia agropecuaria para la ganadería de seis seccionales policiales de los dos departamentos.Sin desconocer que en el resto del país el campo tiene problemas también, pero puntualizó que son distintos.

El jerarca del MGAP, si bien dejó claro que la ayuda que el gobierno está en condiciones de ofrecer es la implementada para los ganaderos de la zona de emergencia agropecuaria, consideró que el país está en una situación de dificultades.

Benech reconoció que las enormes inundaciones de Rocha y Treinta y Tres no son el único problema que tiene el país actualmente. Explicó que el primer problema que tiene es que "un tercio de la ciudad de Dolores desapareció y hay gente que está pasando muy mal", y para ello distintos organismos de gobierno están trabajando allí.

Está comprometida y con riesgo la producción de soja que se cosechó solo en un 10%

En materia productiva la dificultad mayor es que el exceso de lluvias no ocurrió solo en los departamentos incluidos en la emergencia, sino que esta situación climática ocurrió en todo el país, admitió el ministro interino.

Producciones comprometidas


En ese marco, Benech explicó que está comprometida y con riesgos la producción de soja, que abarca 1,2 millones de hectáreas, de las cuales se han cosechado 10%, y con dificultades. Está también comprometida la producción de arroz que se ha cosechado en un bajo porcentaje y donde hay áreas que están perdidas. La lechería, que venía también con problemas de precios por sus productos, enfrenta dificultades en su producción como resultado de las excesivas lluvias.

Benech opinó en base a esta síntesis mencionada que se puede percibir que este es un problema no solo del agro, sino que "tiene un país entero, que tiene nuestra sociedad".
Esta situación impactará en que "nos faltarán recursos como sociedad y desde el MGAP estamos preocupados con esto, estamos avisando que esto va a ocurrir y se van a ver resentidas las cuentas públicas, las cuentas de los productores y las fuentes de trabajo".

Benech advirtió que "tenemos que ser responsables como sociedad" y "tenemos que empezar a resolver entre todos" esta situación con las prioridades que sean necesarias establecer, para lo cual "hay varios mecanismos".

Menos soja, arroz y leche por el exceso de lluvias

Menos soja, arroz y leche

La emergencia agropecuaria declarada por el gobierno por un período de 45 días comprende la entrega de raciones para alimentar el ganado de productores de las seccionales policiales 3ª, 5ª, 6ª y 9ª de Rocha y 7ª Baja, 2ª y 3ª de Treinta y Tres. Deberán pagar ese alimento en un plazo de dos años, con el pago de la primera de las dos cuotas anuales el 10 de julio de 2017. A nivel agrícola se estima una pérdida de soja de unas 500 mil toneladas, según adelantó la presidenta de la Asociación de Comerciantes de Granos, Carola Píriz. En la zafra anterior la cosecha alcanzó a 3,1 millones de toneladas.

En el sector arrocero se estableció que un total de 22 mil hectáreas del cereal fue afectado por las inundaciones, en una superficie sembrada de 163 mil hectáreas. El relevamiento fue efectuado por la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA). Señaló en su informe que hasta que no culmine la cosecha no será posible estimar las pérdidas totales por inundaciones, arroz caído, atrasos en la cosecha por el clima, baja en los rendimientos y calidad.

En la lechería se estimó que las remisiones lecheras cayeron cerca de 15% como consecuencia del efecto de las lluvias en los tambos. Dificulta principalmente el manejo de las vacas que son afectadas fundamentalmente por el agua y el barro en que deben permanecer.

Comentarios