Cargando...
Andrea Roth, directora de Apiter y presidenta de la Unión de Exportadores

Economía y Empresas > PERFIL #8M

Andrea Roth: la mujer que quiere duplicar las exportaciones uruguayas

Directora del laboratorio Apiter y presidenta de la Unión de Exportadores del Uruguay, Andrea Roth supo arriesgar todo por su sueño y potenciar el legado de la empresa familiar

Tiempo de lectura: -'

05 de marzo de 2021 a las 10:02

Hace 10 años Andrea Roth tocó la puerta de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU) en busca de apoyo para su empresa, Laboratorios Apiter. Esa fue la primera vez que entró a la institución, sin pensar que en setiembre de 2018 se convertiría en la primera mujer presidenta de la UEU en 53 años.

A nivel personal y también profesional, la directora de Apiter siempre tuvo claro “el norte”. “Es importante tener un norte, así no te ponés objetivos para el sur, para ir para atrás”, dijo a El Observador en ese 2018.

Roth sintió dos veces el peso de la discriminación de género. La primera fue cuando recién debutó como docente a los 20 años en el Centro de Estudios Internacionales de Ciencias de la Comunicación. Allí vio cómo los rostros de los alumnos hombres se transformaban al ver entrar una mujer. “Veías en la cara que decían 'qué estoy haciendo yo acá' y 'qué me puede enseñar una mujer de 20 años'”.

La segunda fue en Paraguay, cuando era socia de una empresa de consultoría, rediseño organizacional e investigación de mercado y tuvo que hacer una presentación de resultados de una investigación. “Fui muy cuestionada por ser mujer. Me preguntaron por qué una mujer presentaba el trabajo, si no había otro director”, recordó. Les dijo que se quedaran tranquilos, porque todos habían trabajado juntos en la presentación.

Al final los hechos la respaldaron, porque la siguieron invitando al país y destacando sus presentaciones en reiteradas ocasiones.

Por otra parte, Roth se encontró en varios momentos de dilema. Era uno u otro camino, pero era ella la que debía decidir.

Si bien es consciente de que no hay una única receta que logre una buena determinación, en cualquier caso “hay que tener claro el camino hacía donde vamos”. Esa es la premisa para poder gestionar la UEU desde su lugar de presidenta.

Actualmente, uno de los trayectos que está tomando en materia de gestión es trabajar en una nueva división de género. Este plan se basa en tres pilares: “por un lado, el apoyo específico a la mujer emprendedora con foco en la exportación, por otro, vinculado a la gestión del capítulo género dentro de las empresas, y el tercer pilar es de gestión y de articulación para los dos anteriores”.

Esta iniciativa forma parte del plan de gestión que anunció cuando asumió. En su momento, había dicho que era necesario que más mujeres estuvieran en cargos de decisión. Roth entiende que esto ayuda a que más mujeres estén en lugares de poder.

Roth junto al presidente Luis Lacalle Pou, durante un almuerzo de la Unión de Exportadores

A nivel macro, el objetivo a mediano plazo es duplicar las exportaciones de Uruguay. Para eso elevaron un plan al Poder Ejecutivo en setiembre de 2020, donde se analizan aspectos “transversales de los exportadores tanto de bienes como de servicios”. También se especifican los puntos débiles de cada uno de los sectores.

La presidenta de la UEU, más allá de que explícitamente se considera activa en la búsqueda de derechos para las mujeres, no se define como feminista.

La razón es que no quiere encasillarse dentro de determinado movimiento, sino que prefiere moverse con cierta “flexibilidad” en pos de obtener resultados.

Un ejemplo de esto, es el apoyo que brinda a mujeres a través de sus mentorías en OMEU, Endeavor y Sembrando. “Se ha evolucionado mucho, pero queda mucho por hacer”, afirmó.

Arriegar para ganar

Supo arriesgar todo por su sueño y potenciar el legado de la empresa familiar. Para Roth no fue fácil encontrar su vocación. De niña no tenía claro qué quería ser “de grande”, pero siempre le gustó crear, organizar, administrar, aprender y soñar a gran escala. En su casa del barrio La Comercial, ella y su hermano Germán tenían canilla libre para imaginar y construir cosas en el entrepiso, para lo que utilizaban objetos que su padre compraba en remates y los materiales que ya no utilizaban en Apiter, que comenzó a gestarse en el garaje de la casa en la década de 1970, mientras los niños jugaban.

Su madre Elba Cárdenas, química farmacéutica y su padre Andrés Roth, ingeniero químico, son del departamento de Colonia y se mudaron a Montevideo para estudiar, donde se quedaron y formaron su familia y su empresa, vinculada a la apicultura. Los Roth ya venían trabajando desde la década de 1930 en el rubro, tenían colmenas y exportaban miel, además de tener un negocio de venta de implementos como mamelucos, ahumadores, caretas, láminas de cera para apicultores y miel a granel para los vecinos. Pero los padres de Andrea le dieron un giro al negocio, comenzaron a investigar el propóleo como materia prima, un elemento que los apicultores desechaban, pero que tenía propiedades para la salud. En 1978 crearon el laboratorio farmacéutico Apiter, el primero en comercializar propóleos y sus derivados en Uruguay.

Por su parte, Andrea comenzó a estudiar ingeniería “por descarte” y cursó un par de años hasta que se dio cuenta que lo que le fascinaba era el mundo empresarial. Así que, un día juntó todas sus fuerzas para decirle en la cena a sus padres que quería dejar la Facultad de Ingeniería y estudiar otra cosa que, si bien no sabía bien qué era, sería vinculado a los negocios.

“En esa cena mi padre me dijo algo que me marcó hasta el día de hoy: ‘No importa lo que estudies, ¿descubriste lo que te apasiona? Seguilo, serás buena. Solo con pasión en lo que hacemos, se es feliz y se logra la diferencia’”, algo que Roth intenta transmitirle a sus hijos.

Si bien de niña y adolescente siempre estuvo presente y dispuesta a ayudar en el negocio familiar, su primer trabajo no fue en Apiter. Comenzó vendiendo papel glasé y de regalo por todos los kioscos de Montevideo, trabajó en un departamento que comercializaba a nivel empresarial el hotel Lafayette y en una agencia de publicidad, fundó sus propias empresas —una de ventas directas y otra de consultoría—, fue gerenta de Kazbek durante diez años y docente. En 2001, luego de varios años probándose a sí misma que podía hacer carrera por sí sola, decidió dejar todo y dedicarse cien por ciento a la empresa familiar. “Eran tiempos duros para Apiter y estaba convencida de que era la mejor decisión”.

Hora de tomar la posta

Andrea Roth

Hacer renacer a Apiter, tras una crisis que en 2006 casi la deja en quiebra, fue el mayor desafío profesional de Roth y el logro del que se siente más orgullosa. En ese momento, ella y su hermana Laura se pusieron la empresa al hombro y apostaron a una transformación que les permitiera crecer y no solo sobrevivir.

“Había muchos años de innovación y el desarrollo que habían llevado adelante nuestros padres no podía simplemente desaparecer. También debíamos cuidar a nuestra gente, en aquel entonces eran más de 50 familias que dependían de nosotros”, dice Roth, actual codirectora del laboratorio.

Las hermanas se propusieron “jugar en las grandes ligas de la industria farmacéutica”. Para eso, el mayor objetivo era comenzar a exportar.

“Fueron tiempos muy duros, de decisiones críticas, de mucho riesgo, pero estábamos muy seguras y con el convencimiento total del norte que nos habíamos trazado: investigar, desarrollar, producir y exportar al mundo productos innovadores”.

Actualmente Apiter está construyendo una nueva planta productiva y desarrollando mercados, con una alianza estratégica con Nueva Zelanda que le servirá como trampolín para Asia y Oceanía.

“El mercado local es, fue y será un mercado a atender y para el cual seguir trabajando y desarrollando, pero sin duda que la exportación es el foco principal de las inversiones que hicimos y que estamos haciendo”.

Visión macro

Como presidenta de la Unión de Exportadores, Andrea Roth tiene la convicción de que “con objetivos claros, proponiendo soluciones y con mucha perseverancia se puede hacer que las cosas sucedan” y el objetivo a mediano plazo es duplicar las exportaciones de Uruguay.
Pero el principal desafío al que se enfrentan los empresarios es la falta de competitividad y el acceso a mercados, algo por lo que tienen que trabajar desde la Unión como el gobierno.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...