Salud > Covid-19

Así afecta la infección por coronavirus al hígado

Aunque al principio se creyó que el covid-19 era principalmente una enfermedad respiratorio, hay estudios que muestran que también afecta otros órganos cruciales, entre ellos el hígado

El hígado también sufre en el contagio de la covid-19

Tiempo de lectura: -'

07 de mayo de 2021 a las 05:04

Por Francisco Javier Cubero Palero y Yulia Alexandrowna Nevzorova - The Conversation

El SARS-CoV-2 ha cambiado completamente la cara del mundo que hasta entonces conocíamos. Ha afectado a prácticamente la totalidad de los aspectos de la vida cotidiana y ha provocado cambios sustanciales en las ciencias de la salud, y, por tanto, en la medicina.

Quizás por primera vez, los médicos y científicos de distintas especialidades han trabajado de manera conjunta en la investigación de esta enfermedad, recopilando y compartiendo información a una velocidad vertiginosa.

De hecho, el covid-19 y sus inesperados efectos multiorgánicos situaron a los sanitarios de todo el mundo en un territorio totalmente inexplorado. Surgió la necesidad urgente de proporcionar una atención multidisciplinaria a los infectados.

Daños hepáticos 

Al principio de la pandemia, los expertos pensaban que el covid-19 era principalmente una enfermedad respiratoria. Se esperaba que afectase a nariz, garganta y pulmones, de manera parecida al virus de la gripe.

Sin embargo, el covid-19 es mucho más que una gripe estacional. Puede provocar daños irreparables en cerebro, corazón, sistema circulatorio y riñón. Pero, ¿cómo afecta al órgano más voluminoso de nuestra anatomía y uno de los más importantes, el hígado? ¿Es vulnerable al covid-19?

El análisis de datos recogidos de más de 700 pacientes con PCR positiva del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid (España) mostró que más del 75 % de ellos tenían niveles anormalmente altos de enzimas hepáticas en el momento del ingreso.

Esto hace sospechar que hay una afectación hepática, al menos de manera temporal. Además, se observó que estos pacientes con alteraciones en marcadores de función hepática presentaban un peor pronóstico.

Este es uno de los primeros estudios de España que arroja luz sobre las posibles complicaciones relacionadas con el covid-19. Permite situar la presencia de daño hepático previa como un marcador de pronóstico de la infección por SARS-CoV-2.

¿Cómo ataca el coronavirus al hígado?

Curiosamente, el virus no puede invadir directamente las células del hígado, debido a que estas no poseen ACE2, la proteína que el covid-19 utiliza como puerta de entrada.

Sin embargo, los pacientes con covid-19 presentan la denominada “tormenta de citocinas”, en la que las células del sistema inmune se infiltran y atacan diferentes órganos, incluido el hígado. Es decir, el daño hepático observado no parece ser consecuencia directa del virus, sino de la respuesta inflamatoria del sistema.

Elevaciones similares de parámetros de función hepática se observan en otras infecciones respiratorias como la gripe. Por eso, se considera que no es más que un ‘daño colateral’ relacionado con las interacciones inmunitarias que se producen en el hígado.

Otro punto importante es que el hígado es una fábrica de moléculas esenciales para la coagulación sanguínea. Esto significa que cuando el hígado está dañado, afectará directamente a la coagulación.

De hecho, uno de los principales riesgos asociados a la infección por covid-19 son las complicaciones trombóticas o circulatorias. En nuestro estudio, aproximadamente entre el 10 y el 36 % de los pacientes con alteraciones hepáticas presentaban problemas de coagulación sanguínea.

Además, como el hígado está activamente involucrado en el metabolismo de fármacos utilizados en pacientes covid-19, la función hepática puede verse afectada después del tratamiento.

Por eso, la medicación debe ser cuidadosamente considerada por los galenos. Es decir, será importante valorar la toxicidad de los fármacos, puesto que el hígado es el responsable del metabolismo de esos tratamientos.

Es razonable suponer que los pacientes de covid-19 que ya padecen enfermedades hepáticas crónicas, como la cirrosis o la hepatitis vírica B, corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves.

De hecho, un estudio en colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, de Ciudad de México, demostró claramente que los pacientes con cirrosis tienen definitivamente un mayor riesgo de padecer covid-19 grave. Además, estas personas requieren ventilación oxigenada con mayor frecuencia.

Esta información es especialmente valiosa, ya que aproximadamente 29 millones de ciudadanos europeos padecen diferentes enfermedades hepáticas crónicas. Estos trabajos internacionales mencionados anteriormente abren la posibilidad de incluir un grupo de pacientes de alto riesgo en la lista de vacunación prioritaria frente al SARS-CoV-2.

Por todo lo anterior, se puede decir que, aunque el hígado no desempeñe el papel principal en el drama del covid-19, es, sin duda alguna, un destacable actor secundario.

*Francisco Javier Cubero Palero es investigador y profesor de Inmunología de la Universidad Complutense de Madrid / Yulia Alexandrowna Nevzorova es investigadora en Fisiología Hepática de la Universidad Complutense de Madrid

REPORTAR ERROR

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...