Nacional > Lo que dicen los audios

Audios del AUFgate: la historia de cómo dos candidatos cayeron en la trampa de Alcántara

El Observador escuchó las conversaciones grabadas por el empresario

Tiempo de lectura: -'

07 de agosto de 2018 a las 10:00

Walter Alcántara apareció en las elecciones de la AUF como un elemento que buscaba desenmascarar la supuesta corrupción de Wilmar Valdez, pero sus movimientos también terminaron perjudicando a otro de los presidenciables, Arturo del Campo. Eso surge de varios de los audios de las conversaciones entre los involucrados, a los que tuvo acceso El Observador.

La historia

Walter Alcántara era un personaje conocido del mundo del fútbol. Productor ejecutivo de un programa radial, luego proveedor de la AUF con su rentadora de autos, luego lobista que aprovechaba sus contactos comerciales y del fútbol para intentar hacer negocios personales.

Pero en los últimos tiempos se había convertido en un hombre desesperado. Alegaba que había sido estafado, que había perdido todo y que su hija y su esposa tenían serios problemas de salud. Empezó a pedirle dinero a gente del fútbol.

Así, conocía a todos los presidenciables. A Wilmar Valdez desde su época en Rentistas, y luego como proveedor de la AUF. A Arturo del Campo lo conocía de Gol al Futuro, un programa creado por el Poder Ejecutivo durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez. En la misma comisión también participó el otro candidato actual a presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Eduardo Abulafia.

Mucho tiempo después, Alcántara volvió a entrar en contacto con Del Campo para solicitarle ayuda para un amigo periodista y el expresidente de Danubio lo asistió.

Hace unos seis meses Alcántara volvió a hablarle para pedirle ayuda económica por los problemas de salud de su familia. El expresidente de Danubio le prestó $5.000. No fue el único dirigente del fútbol que lo asistió.

Valdez fiscalía

Luego de un par de mensajes genéricos enviados durante el Mundial, hablando de la buena actuación de la selección en Rusia, el 9 de julio se empezaron a intensificar los contactos de Alcántara a Del Campo. Los audios y las capturas de los diálogos entre ambos están en la fiscalía que investiga el caso. El Observador pudo leer y escuchar esos intercambios.

Alcántara felicitó a Del Campo por presentarse a la presidencia de la AUF. Dijo que ayudarlo en su gobierno sería "el mayor honor de su vida". Hasta allí no había ofrecido nada a cambio.

Luego pasó a decirle que tenía información que podía servirle. Allí Del Campo le agradeció pero no le pidió nada.

"Hay una cantidad de cosas que se tienen que saber, esto es muy chico. Siempre me callé pero ahora llega la hora de ayudar a un amigo", le dijo Alcántara a Del Campo, en otros audios. "Gracias, Walter, lo de la AUF lo veo lejano", le contestó, según pudo constatar El Observador.


Dos días después, el 11 de julio, Alcántara volvió a la carga. En medio de pedidos de ayuda económica insistió en que tenía información que lo podía ayudar. "No puedo creer que no tengas quórum. Pensar que si yo hubiera hablado este señor ya no estaría ahí", le dijo. "Abrazo, Walter", escribió Del Campo según leyó El Observador en una conversación de Whatsapp que está en Fiscalía.

El 19 de julio, Alcántara llamó varias veces a Del Campo, que no atendía. "Atendé que es algo del fútbol", le escribió a Del Campo y le ofreció por cuarta vez los audios que podían comprometer al entonces presidente de la AUF y candidato a la reelección, Wilmar Valdez.

"Tengo un as bajo la manga y si lo puedo usar para beneficiar a un amigo lo voy a hacer", dijo Alcántara en uno de sus mensajes.

En el medio de eso hubo algunas llamadas telefónicas, según informó El País el fin de semana, donde Alcántara le describió los audios y le dijo que había hechos de corrupción. Fue la primera vez que ofreció algo concreto.

Del Campo avaló a que Alcántara le mandara lo que tuviera. Le dijo que si era como él decía, iba a ir a fondo porque podía haber corrupción. Y allí le dijo que le enviara "lo importante" y no todas las horas de grabación. "Mandame editadas las partes sustanciales", le pidió. Alcántara lo citó para que fuera a su casa y Del Campo no fue.

Un día después, el 20 de julio, Alcántara le mandó los audios.
Arturo del campo

El dirigente estaba en una reunión con gente del fútbol y le comentó el contenido a uno de ellos. Como no sabía qué hacer, pidió asistencia. Primero consultó a un abogado de confianza de la familia que le dijo que no veía delito pero que lo ideal era consultar con un penalista de nivel que conociera de fútbol. Allí es cuando Del Campo llamó al presidente de Peñarol, Jorge Barrera. El penalista le dijo que en los audios tampoco veía algo delictivo, porque no había nada consumado. Le recomendó reunirse con Valdez, ya que Del Campo mantenía una relación cordial con el hasta entonces presidente de la AUF.

Al mismo tiempo, Del Campo habló con el periodista Julio Ríos, con quien tenía una amistad. Le contó la situación y Ríos le aseguró que también tenía los audios. "Enviámelos a ver si son los mismos", le dijo Ríos. Del Campo se los mandó.

El material

Los audios que recibió el expresidente de Danubio aparecieron en su celular como "reenviados", según consigna la aplicación Whatsapp. En total, son 15 minutos de audios aproximadamente. Ríos le aconsejó que fueran a hablar con Valdez y finalmente fueron juntos.

El lunes 23 Alcántara volvió a ponerse en contacto con Del Campo. En el mismo diálogo insistió en los audios de Valdez y a la vez -en mensajes separados- le pidió soslayadamente plata. Paralelamente, ese mismo día, Alcántara le envió un audio a Valdez en el que deja picando la idea de que su amistad queda finalizada: "Quedamos liberados de todo compromiso moral que tuviéramos para hacer lo que vos quieras. Cuando estás en mi situación no importa cómo me humillaron. Quedamos libres. Salvemos a nuestras familias como sea", dijo en un audio que escuchó El Observador.


El 25 Alcántara volvió a contactar a Del Campo. En uno de esos diálogos el empresario le dijo al dirigente que "la cosa es sacar a estos del gobierno", en referencia a Valdez. Pero le insistió en sus necesidades económicas. "Si yo fuera a pedir plata por esto, lo hubiese hecho con gente que me la ofreció toda. No quiero que se mezcle una cosa con la otra. Preciso ir a Buenos Aires para atender a mi hija. Necesito 10 mil pesos", le dijo Alcántara a Del Campo.

En un audio de whatsapp Del Campo le dijo que no le podía dar plata y que con todo el tema de los audios lo había comprometido. Alcántara se disculpó, pero la relación ya estaba quebrada.

Dos meses antes, en mayo, Alcántara había intentado la misma estrategia con Wilmar Valdez. "Me llamaron de un medio preguntándome si tenía algo contra vos. Les dije que nunca iba a hacer eso porque sos un hermano, ni aunque me ofrecieron toda la plata", dijo en un audio que escuchó El Observador.
El jueves 26, Del Campo y Ríos se reunieron con Valdez. El entonces presidente de la AUF solo escuchó pequeños tramos de los audios y les dijo que no necesitaba escuchar más.

Cuando el domingo 29 en Punto Penal Valdez confirmó que renunciaba, Del Campo fue consultado y afirmó que el asunto lo tomaba por sorpresa. Un día después, en el programa A Fondo dijo que fue él quien le hizo escuchar los audios a Valdez.

Producción: Gonzalo Ferreira, Marcelo Decaux y Joaquín Silva
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...