Espectáculos y Cultura > FICCIÓN DANESA

Borgen, la imperdible serie política que Netflix popularizó a una década de su estreno

La serie danesa se convirtió en uno de los éxitos recientes de la plataforma, y encargó la realización de una nueva temporada

Tiempo de lectura: -'

20 de octubre de 2020 a las 05:01

Llamémosle “efecto Netflix” al camino que tienen algunas series y películas que algunos años después de su estreno en cines, en canales de televisión o incluso en otras plataformas de streaming, son adquiridas por la empresa de la N roja, sumadas a su catálogo y vistas así por un público más amplio que cuando pasaron por su hogar original (aunque Netflix, jugando con la concepción que logró implantar de que si es una producción suya debe ser buena, le ponga su nombre aunque la haya creado otra compañía).

Le pasó en su momento a Breaking Bad, o en un caso más reciente, a Cobra Kai, la secuela de Karate Kid. En su origen fue una producción de YouTube para su servicio de streaming, pero ahora Netflix la compró, la estrenó, se convirtió en un fenómeno y ya tiene más temporadas en camino.

La nueva beneficiaria del “efecto Netflix” es danesa y tiene diez años. Se llama Borgen y es una serie que a lo largo de sus tres temporadas retrata los entretelones del poder político, los desafíos de los gobernantes, el trabajo de la prensa, y el vínculo de los periodistas con los políticos. Seguramente la empresa notó que sus usuarios estaban viendo ficciones políticas europeas, y se hizo con la serie danesa, además de anunciar una cuarta temporada para 2022, con el elenco original, en régimen de coproducción con la cadena estatal danesa DR, que fue la emisora madre de la serie.

Pasó una década del estreno de la serie, pero más allá de que los años no se le notan, ha sido recibida con aprecio por el público de Netflix. En la línea de series como House of cards (aunque mucho menos violenta y más democrática), Borgen tiene a su favor a un trío protagónico sólido, y el realismo de las historias que va construyendo a lo largo de sus temporadas.

Con un nombre que refiere al apodo del Palacio de Christianborg, la sede del gobierno danés, donde además de tener sus espacios los tres poderes se encuentra el despacho del primer ministro, Borgen cuenta el inesperado ascenso político de Birgitte Nyborg, la líder de un pequeño partido que luego de una elección cerrada se convierte en la candidata de consenso de una coalición de centro izquierda, y en la primera mujer en ocupar el cargo de primer ministro. Aunque se trata de una ficción, distintos episodios y personajes están basados en figuras y organizaciones reales de la sociedad danesa.

Además, sigue sus vicisitudes al mando del país, incluyendo los ataques de la oposición y algunos escándalos mayores, como vigilancias ilegales o la participación de Dinamarca en la guerra de Afganistán, así como conflictos diplomáticos en los que Nyborg ejercerá como mediadora, o disputas internas ante leyes que son rechazadas por algunos sectores de la población, o figuras poderosas.

Mientras la primera ministra balancea a sus aliados y a sus oponentes, también tiene un frente doméstico en el sentido más literal de la palabra, ya que sus tareas comienzan a horadar su relación con su esposo.

Pero no solo hay política en la serie, ya que los medios de comunicación también son una pieza importante del relato.  Katrine Fønsmark es una reportera de televisión que a lo largo de la serie desarrolla distintas investigaciones que la harán cruzarse con el encargado de prensa de Nyborg, Kasper Juul. La relación entre ambos será un elemento contencioso, y despertará una serie de debates éticos sobre el desarrollo del trabajo de la periodista, lo que se sumará a su complicado relacionamiento con sus jefes, ya que trabaja en un medio público. En resumen, tanto las vidas privadas como públicas importan en esta historia, y le dan mayor humanidad a sus protagonistas.

Todos esos elementos le suman capas de complejidad a una serie que, de todas formas, es muy fácil de entender y de seguir, sin perder su encanto y el componente adictivo que la ha convertido en un éxito, incluso a diez años de su estreno.

De hecho, fue uno de los puntos destacados por Netflix al momento de anunciar en abril de este año la adquisición de la serie y la realización de la cuarta temporada, que estará compuesta por ocho episodios. "Hace 10 años, Borgen ayudó a redefenir el panorama televisivo mundial, mostrando que las grandes historias pueden venir de cualquier parte y ser amadas por cualquiera. Estamos muy orgullosos de colaborar con DR y todo el equipo creativo de la serie para traer de vuelta este fenómeno mundial y dar a los fans de Borgen la oportunidad de engancharse de nuevo", dijo Lina Brouneus, directora de coproducciones y adquisiciones de la empresa estadounidense, un comentario certero si se tiene en cuenta la diversidad de procedencias de las ficciones del catálogo de la plataforma, en la que han destacado series sudamericanas, europeas y asiáticas.

Como ahora Borgen está en una plataforma de alcance global, eso también estará reflejado en la nueva temporada, según adelantó Birgitte Hjort Sorensen, la actriz que encarna a Katrine Fønsmark al diario argentino La Nación. 'En la ficción han pasado diez años, como en la vida real, por lo que los personajes están en lugares muy diferentes. Y tanto la escena política como la periodística también son diferentes, por ejemplo, el término fake news, no existía durante las tres primeras temporadas. Puedo adelantar que la cuarta temporada tendrá un poco más de perspectiva y estará más orientada a nivel global".

Catapulta a Hollywood
Además de los méritos narrativos, la serie fue también la puerta de entrada para su trío protagónico al mercado estadounidense, en particular a las ficciones producidas por la cadena HBO. Sidse Babett Knudsen, que encarna en Borgen a la primera ministra Birgitte Nyborg trabajó en la primera temporada de la serie Westworld, mientras que Birgitte Hjort Sorensen (Katrine Fønsmark) tuvo una aparición en un episodio de la cuarta temporada de Game of Thrones, y luego fue parte del elenco de la fallida serie Vinyl, coproducida por Martin Scorsese y Mick Jagger.
El que más popularidad alcanzó, sin embargo, fue Pilou Asbaek, el actor encargado de interpretar a Kasper Juul, que además de algunos roles cinematográficos tuvo el papel de pirata/rey/sex symbol Euron Greyjoy a lo largo de las últimas temporadas de Game of Thrones.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...