Nacional > CULTURA EN CAMPAÑA

Centros MEC: ¿al servicio de la cultura o del Frente Amplio?

Excoordinadoras acusan que una herramienta creada para llevar la cultura a todo el país se politizó. Dos de ellas denuncian que les pidieron que militaran por el partido

Tiempo de lectura: -'

26 de enero de 2019 a las 05:01

Dos excoordinadoras departamentales de los centros MEC están llevando adelante juicios contra el Ministerio de Educación y Cultura ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, por entender que fueron cesadas de modo irregular.

Una de ellas, Mónica Botti, excoordinadora en Cerro Largo, sostiene que en una cena con la ministra María Julia Muñoz, la directora de Centros MEC Glenda Rondán y el diputado frenteamplista Alfredo Fratti, se le ordenó que pusiera a los Centros MEC de su departamento a militar para el Frente Amplio. Y que la cesaron luego de no aceptarlo.

Las autoridades negaron que eso haya ocurrido, pero Fratti admitió que a Botti se le ordenó que coordinara su actividad con él. Además, otra excoordinadora -Ana Giménez, del departamento de Rocha- relató que renunció a los Centros MEC luego de que se ordenara trabajar para un triunfo del Frente Amplio.

La otra denunciante, Lourdes Núñez, fue coordinadora del MEC en Canelones. No quiso hablar de las causas de su cese, y prefiere que sea el Tribunal el que se expida y la repare.

Entrevistadas por El Observador -Botti, Núñez, Giménez y Natalia Nieto, excoordinadora en Treinta y Tres- coincidieron en que los Centros MEC experimentaron un cambio negativo con la actual dirección. 

"El proyecto empezó a transformase en una cosa diferente: hubo más centralidad, menos autonomía, más enfásis en un perfil más cercano a lo político".
Lourdes Nuñez, excoordinadora de centros mec de Canelones

Esta dependencia estatal -que nació para llevar la cultura a los rincones más alejados del país- comenzó a funcionar en 2007. El primer director fue Roberto Elissalde, un histórico militante de la asociación estudiantil opositora Asceep en la dictadura, hoy funcionario de la Intendencia de Montevideo. Su directora adjunta era Karina Acosta. En marzo de 2015 Elissalde fue reemplazado por Glenda Rondán. Y Fernando González ocupó el lugar de Acosta.

Con el cambio de dirección, se distorsionó el plan original. “Hubo un retroceso en la concepción de Centros MEC como una política pública”, dijo Núñez. “El proyecto empezó a transformarse en una cosa diferente: hubo más centralidad, menos autonomía, más énfasis en un perfil más cercano a lo político...”.

“Que gane el Frente Amplio”

“Con el cambio de dirección hubo un cambio radical”, relató Giménez, excoordinadora de Centros MEC en Rocha.

Giménez recordó que en la primera reunión de coordinadores en la que participó, Elissalde y Acosta les enfatizaron que todos ocupaban un cargo técnico y no político partidario, que trabajaban para todos los uruguayos y que un Centro MEC nunca podía ser un comité.

“Me pareció brillante. Trabajar en aquellos Centros MEC era como cumplir un sueño”, continuó la exfuncionaria. “Pero cuando asumió Glenda Rondán, en la primera reunión en Rocha con los coordinadores, lo primero que nos dijo es que acá había que trabajar para que ganara el Frente Amplio”.

Poco después, Giménez renunció ya que para ella ya no tenía sentido la labor: “Uno no puede elegir dónde está, pero sí puede elegir donde no”. Hoy da clases en UTU.
Mónica Botti, excoordinadora en Cerro Largo, dice que le pidieron lo mismo que a Giménez. 

Botti militó desde los 18 años en el Frente Amplio. Fue importante en la creación en Cerro Largo de una filial de la Corriente de Acción y Pensamiento Libertad, la CAP-L, el grupo que orientó Eleuterio Fernández Huidobro.

“Militaba porque creía en el socialismo de nuestra izquierda”, escribió en su blog en noviembre de 2017, en una carta abierta en la que contó su experiencia en Centros MEC.

En paralelo, Botti sumaba una intensa actividad como voluntaria e integrante de organizaciones sociales.

«...Para mí fue una sorpresa que me dijeran ahora hay que militar, hay que empezar a militar». 
«Las justificaciones eran todas esas: que se va a perder el gobierno, todas esas estupideces, que no te pueden llevar a corromperte ni hacer cosas que no corresponden, porque el fin no justifica los medios. Y María Julia justificaba eso. Justificó eso. Porque si ganaba Lacalle no iban a existir los Centros MEC». 
Mónica Botti, excoordinadora de centros MEC de Cerro Largo

Accedió al puesto de coordinadora de los centros MEC de Cerro Largo en 2008, concurso mediante. Y permaneció allí hasta el 15 de setiembre de 2017. “Nunca fui un cargo de confianza ni una designación política en el MEC. Ingresé por concurso y concursé tres veces a lo largo de estos nueve años de dedicación y amor por mi trabajo y por mi pueblo”, escribió en su blog.

Botti se apasionó por su trabajo. Sentía que el puesto parecía creado para ella. Trabajaba fines de semana y feriados, y se las ingeniaba para recorrer el departamento y visitar los pueblos más alejados.

“La idea era que la cultura llegara a todos los rinconcitos del departamento, lo que más se pudiera, llevar espectáculos, dar, mostrar, es preciosa la tarea, y el proyecto tal como era al principio”, relató.

Para dedicarse a tiempo completo a esta labor, Botti suspendió su militancia social. También dejó de concurrir a la Mesa Política del Frente Amplio, por entender que ahora tenía un cargo técnico y una responsabilidad para con todo el departamento. Según ella, la mesa política nunca la entendió. 

Para lograr llegar a las poblaciones más remotas y aisladas, Botti se valió de acuerdos firmados entre el MEC y la Intendencia de Cerro Largo. Negociaba servicios logísticos y de transporte con los directores de la administración del intendente Sergio Botana, del Partido Nacional. Y también con los alcaldes de esos pequeños pueblos.

“Trabajé mucho con los alcaldes. Al principio había uno colorado en Río Branco e hicimos un trabajo precioso. Después de la siguiente elección, fueron todos blancos”, dijo Botti. “Pero a mí lo que menos me importaba era eso. Lo importante era trabajar en equipo para aunar esfuerzos y recursos, sin superponerse. Eso es lo que se supone que tiene como deber el gobierno nacional con los departamentales”.

Pero su buena relación con los directores municipales y alcaldes blancos, así como su decisión de no concurrir a la mesa política del FA, hicieron crecer la molestia de algunos. En Melo corría el rumor de que se había hecho blanca.

En 2012, Botti publicó en su Facebook un artículo aclarando que seguía siendo frenteamplista. “¡Me molesta mucho que estén sembrando que me fui al Partido Nacional!”, escribió entonces, con muchos signos de exclamación que denotaban su molestia. “¿Que por qué me relaciono con blancos, colorados y frenteamplistas? ¡¡¡Porque hay humanos en todos los partidos, como hay burgueses, hipócritas y fascistas en todos los partidos sin excepción!!! ¡¡Y hoy yo trabajo en un Ministerio, por lo tanto trabajo para el pueblo sin colores partidarios!! ¡¡Debo relacionarme y trabajar lo mejor que se pueda siempre en beneficio de nuestra sociedad, y esa es mi filosofía de vida!!”.

Según Botti, uno de quienes más la cuestionaba era el diputado del Frente Amplio por Cerro Largo, Alfredo Fratti.

El legislador admitió que pretendía que las actividades de los Centros MEC fueran coordinadas con él y Botti no lo hacía. “Ella coordinaba con la intendencia y me avisaba de los actos que iba a haber. No coordinaba. Una cosa es que yo te invite a un acto y otra es que coordine las cosas que vas a hacer”, explicó a El Observador.

Sin embargo, Botti sostenía que ella solo le debía cuentas a Rondán y al ministerio.

El diputado -de acuerdo al relato de Botti- también la acusaba por contratar a supuestos adherentes al Partido Nacional. Por ejemplo, narró que un año antes de que la cesaran, Fratti la cuestionó porque la secretaria del alcalde blanco de Isidoro Noblía daba clases en el Centro MEC de esa localidad. Botti le respondió que esa mujer era docente y había ganado su puesto en un llamado público del MEC.

Fratti negó haberle hecho reclamos a Botti por contratar ciudadanos blancos. Botti aseguró que tiene pruebas que presentará ante el TCA.

De acuerdo al relato de Botti, la situación creada en Cerro Largo explotó el 16 de junio de 2017, cuando la ministra Muñoz visitó Melo para firmar un nuevo convenio con la intendencia.

A la noche, y tras la presentación de un espectáculo de milonga en un club local, Muñoz y Rondán invitaron a Botti cenar en La Rueda, una popular parrillada ubicada en una vieja casona en el centro de Melo. También estaba Fratti.

El relato de lo que ocurrió esa noche difiere según cada uno de los comensales.

Botti narró que Fratti no cesaba de hablar mal de ella, pero sin nombrarla.

“Nunca me llamaba por mi nombre, me trataba de ‘ésta’. Y arengaba a la ministra en mi contra: ‘Yo te dije que lo que era ésta... yo ya no sé de qué partido es’. Yo le respondí: ‘Yo no me cambié de partido, el que se cambió de partido sos vos (Fratti fue blanco). Yo soy más de izquierda que vos, por supuesto. Y más frenteamplista que vos’”.

Fratti dijo que la mesa política del Frente en Cerro Largo no quería a Botti. Y la acusó de coordinar con Botana. “No se refería a coordinar con la intendencia ni sus direcciones, ni sus alcaldías, que es lo que yo hacía en mi gestión. Para él, mi coordinación era con Botana”, relató Botti en su blog.

Botti cuenta que explicó que no coordinaba con Botana sino con las direcciones de la intendencia, y que eso hacía posible que su magro presupuesto le permitiera llegar a los pequeños pueblos alejados de Melo.

Entonces, según el relato de Botti, la ministra Muñoz intervino en apoyo del diputado y le dijo que sí, que debía coordinar con él.

Muñoz, de acuerdo a la versión de Botti, la trató mal y la humilló delante de todo el restaurante, que estaba lleno. La ministra le preguntó si sabía quién le pagaba el sueldo. Botti le respondió que su salario lo pagaba el Estado, no el Frente Amplio. Muñoz le retrucó que si Luis Lacalle Pou llega un día a la presidencia los Centros MEC dejarían de existir.

“Me dijo -contó Botti en su blog- que yo no iba a existir porque en el proyecto del Sr. Lacalle Pou los Centros MEC no existen, a lo que le volví a contestar que los centros MEC no iban a existir pero yo sí: yo no nací con centros MEC y no iba a hacer algo que no era correcto por suponer un cambio de gobierno”.

Muñoz se alineó con Fratti y la amenazó con echarla, dijo Botti. “En esa charla, en La Rueda, para mí fue una sorpresa que me dijeran ahora hay que militar, hay que empezar a militar”. 

Botti insistió en sus argumentos, sin éxito.

“Fundamenté para que vieran que eso que me estaban proponiendo no era correcto, pero de nada sirvió. Yo le dije a mi directora: ¿Y cómo vas a hacer con los coordinadores que no son del Frente? Y Glenda me dijo: en todas las unidades hay uno del Frente y ese va a tener que militar. Yo me la quedé mirando como diciéndole que era una locura, que las cosas así no se hacen”. 

“Las justificaciones eran todas esas: que se va a perder el gobierno, todas esas estupideces, que no te pueden llevar a corromperte ni hacer cosas que no corresponden, porque el fin no justifica los medios. Y María Julia justificaba eso. Justificó eso. Porque si ganaba Lacalle no iban a existir los Centros MEC”.

Fratti negó que en esa cena se le pidiera a Botti que militara por el Frente Amplio, pero señaló que sí se le dijo que debía coordinar con él. 

“Lo único que se le dijo es que también tenía que coordinar con el diputado: que coordinara con la intendencia, pero también con el diputado”.

Según el legislador, Botti se limitó a responder que ella no sabía que esa era su obligación, que nadie se lo había dicho.

Para el legislador, la orden recibida por la funcionaria fue correcta y lógica: “El MEC, quien dirige el ministerio, es un actor político y responde al gobierno de turno. Si la ministra viene a Melo no tiene obligación de contactarse con el diputado. Pero lo normal es que le pregunte al diputado oficialista cómo está la cosa. Y a la directora de los Centros MEC, otro tanto. Y lo mismo para los funcionaros que están trabajando en una dependencia”.

Rondán también negó que se le pidiera a Botti que militara por el Frente Amplio.

“Eso no es cierto. Tengo prohibida la militancia política a los coordinadores. Les tengo prohibido asistir a la mesa política del Frente Amplio si se lo reclaman. Los cargos de coordinadores de centros MEC son por concurso. Yo tengo coordinadores que no son del Frente Amplio. Los responsables políticos somos yo y mi adjunto Fernando González”, dijo Rondán.

“Me prohibieron ir al consejo de ministros en Melo, fue muy fuerte. Me ofrecieron un pasaje para donde yo quisiera, para que me fuera con mi hijo más chico”

Mónica Botti, excoordinadora de Centros MEC de Cerro Largo

En cuanto a si Muñoz y Fratti le propusieron a Botti que militara desde los Centros MEC, Rondán también lo negó: “De ninguna manera, porque yo estaba adelante y si hubieran dicho eso, yo hubiera dicho que no”.

Para Rondán, aquella fue una cena amigable y normal. “Si hubiera algo contra Botti, la ministra no la habría invitado. Y si hubiera sucedido algo especial, yo lo recordaría”.

Muñoz no respondió a los múltiples llamados y mensajes que se le dejaron para recabar su versión.

“Siempre voy a decir lo mismo”

Botti fue citada el 5 de julio de 2017 a Montevideo por la dirección de Centros MEC. En esa oportunidad, según contó a El Observador, le informaron que no debía concurrir a los consejos de ministros que se desarrollarían en Melo y en la localidad de Ramón Trigo, los días 9 y 10 de julio.

Supuestamente, la razón era que la ministra no quería verla. 

“Me prohibieron ir al consejo de ministros en Melo, fue muy fuerte. Me ofrecieron un pasaje para donde yo quisiera, para que me fuera con mi hijo más chico, Luciano”, relató a El Observador.
Botti rechazó la oferta y permaneció en su casa, encerrada. A quienes le preguntaron si iría al Consejo de Ministros, les respondió que estaba enferma.

Pensó que así salvaguardaba su trabajo. Pero la estrategia no resultó, ya que tras el consejo de ministros fue citada otra vez a Montevideo. El 21 de julio los directores de Centros MEC le informaron que estaba suspendida como coordinadora hasta setiembre, justo el mes en que vencía su contrato.

Hasta la llegada de Rondán a la dirección de Centros MEC, los coordinadores no eran funcionarios públicos efectivos sino contratados a término.

Según relató Nuñez, Rondán propuso un cambio: los viejos contratos caducarían y varios funcionarios pasarían a tener un acuerdo provisorio de seis meses que vencería en setiembre de 2017. A su término, los coordinadores tendrían derecho a tomar una prueba que, de ser pasada, los transformaría en efectivos.

La prueba incluía una parte escrita, una entrevista y una evaluación de sus superiores. Para ganarse el puesto permanente en el MEC, se debía alcanzar al menos un 50% del puntaje total de cada una de esas tres etapas.

El Observador accedió a un correo electrónico de Rondán donde explica que la prueba sería “muy básica” y que sería “absolutamente excepcional” que algún coordinador perdiera.

Sin embargo, Botti perdió debido a una mala evaluación de sus superiores. Sostuvo que ni ella ni su abogado han podido ver la evaluación. “Nunca fueron capaces de hablarme con sinceridad. Pasé de ser la mejor a ser la peor, no hubo argumentos”, dijo.

Hay múltiples documentos que atestiguan que Botti era una funcionaria muy bien considerada.

Rondán, que también nació en Cerro Largo, dijo al Canal 12 de Melo el 2 de julio de 2013: “Tengo el orgullo de decir que mi departamento es el mejor evaluado desde el ministerio por cómo se han manejado los Centros MEC”. 

"A usted le parece que un jerarca en la televisión va a decir que su coordinador es malo? Yo siempre digo lo mismo de todos los coordinadores, porque es lo que corresponde  frente a la ciudadanía. Después vienen las evaluaciones que son privadas”
Glenda Rondán, directora de los centros MEC

La jerarca redobló los elogios en una entrevista que publicó el periódico local El Profesional, el 27 de mayo de 2016. 

“La profesora Glenda Rondán dijo que en Cerro Largo el Centro MEC funciona bien ‘en primer lugar porque la coordinadora –Mónica Botti- es brillante y tiene un equipo espectacular. Además porque la gente del departamento se apropió de los Centros y porque tenemos un Intendente que se saca el Poncho Blanco como yo me saco la Bandera del FA y trabajamos codo con codo para la gente del departamento, que es lo que hay que hacer. Estoy orgullosa de haber nacido aquí pero también digo que soy amiga de Sergio y estoy orgullosa de ser su amiga”.

El 8 noviembre de 2016, en otra entrevista en el Canal 12 de Melo, Rondán reafirmó, que gracias a Botti, los Centros MEC en Cerro Largo funcionaban “espectacularmente bien”.

Ocho meses después, Botti fue suspendida y luego cesada debido a un informe negativo de la misma dirección que tanto la había elogiado.

Rondán explicó que eso ocurrió porque ella siempre elogia a los coordinadores en público, más allá de si lo merecen o no.

“¿A usted le parece que un jerarca en la televisión va a decir que su coordinador es malo? Yo siempre digo lo mismo de todos los coordinadores, porque es lo que corresponde frente a la ciudadanía. Después vienen las evaluaciones que son privadas”, dijo a El Observador.

“Uno no puede menospreciar a un funcionario en público. Eso no está bien. Yo en Colonia, Paysandú, Maldonado, en todos lados digo lo mismo”, agregó. “Lo de decir que es maravillosa, excelente, perfecta, siempre voy a decir lo mismo. Es lo que corresponde, porque los coordinadores trabajan con la gente”.

“Destruyó una de las mejores políticas”

Aunque Núñez no quiso detallar los pormenores de su caso en espera de una decisión del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, algunas de sus consideraciones coincidieron con los testimonios de Giménez y Botti.

Núñez militó en el Frente Amplio entre 2006 y 2010. Llegó a integrar la Mesa Política de Jóvenes del Frente. Luego decidió priorizar su actividad como educadora y abandonó toda militancia. 

Tras acceder al puesto por concurso en 2013, comenzó a trabajar como una de las tres coordinadoras de los Centros MEC de Canelones. En la dirección aun estaban Elissalde y Karina Acosta. Tanto se apasionó con llevar la cultura a los pueblos pequeños, que se radicó en Santa Rosa.

En setiembre de 2015 -y tras algunas vicisitudes que prefirió no relatar- debió rendir la prueba que había sido acordada con la nueva directora Rondán: “Obtuve 48 puntos de 50 en la prueba escrita; en la entrevista, nueve de diez. Pero en la evaluación no llegué ni siquiera al 25% y perdí el puesto”, relató.

“Fue una evaluación arbitraria e injusta. No se tomaron en cuenta las actividades que se hicieron, ni su cantidad ni su calidad, ni las localidades a las que llegábamos con los recursos con que contábamos, ni la capacidad de gestión. Entendemos con mi abogado que hubo una vulneración de mis derechos”.

Núñez reclama ante el TCA que se declare nula la evaluación a la que fue sometida y se obligue al MEC a realizarla otra vez, con garantías. Botti eligió el mismo camino: “No empecé esto por dinero. Decidí ir al Tribunal de lo Contencioso para que se constate el abuso de poder que hubo”.

Sin entrar en detalles sobre su caso, Núñez -lo mismo que Giménez, Botti y Nieto- aseguró que con la llegada de la nueva dirección a los Centros MEC las cosas cambiaron.

“El objetivo general se mantuvo en el discurso, pero en la práctica empezó a transformarse. Todo se centralizó en la toma de decisiones y en la adjudicación de los recursos, de un modo no igualitario. No se consideraban las distancias, lo complejo de llegar a los lugares, un montón de factores que hicieron que se comenzara a ir menos a los lugares más lejanos”.

Otro cambio fue en la concepción del cargo de coordinador.

“No es un cargo político, es técnico. Pero hay una especie de disputa para que este cargo técnico se transforme de alguna manera en un cargo político”, explicó. “Y no lo puede ser porque pierde el sentido”.

Esa tensión por politizar a los coordinadores era palpable, según Núñez: “Se expresaba en el discurso en la última época. No en 2015, pero después se empezó a expresar la dirección. Yo entendía que no era lo que teníamos que hacer”.

Natalia Nieto fue coordinadora de los Centros MEC del departamento de Treinta y Tres y fue cesada en 2017. Trabajó allí bajo la dirección de Elissalde y luego bajo órdenes de Rondán.

“Desde que llegó Rondán comenzaron a designarse coordinadores por amiguismo, algo que nunca había pasado con Elissalde”, afirmó. “Se abandonaron los criterios técnicos y profesionales, todo se volvió muy turbio. En poco tiempo, Rondán destruyó una de las mejores políticas culturales que tuvo el país”.

“Una estructura que se cuida a sí misma”

Botti coincidió en que las nuevas directivas implicaban concentrar las actividades en las localidades grandes e ir menos a los lugares lejanos y poco poblados.

“Ellos quieren menos cosas, más discurso político, y coordinar con un diputado donde haya votos. Eso fue lo último que se dijo en aquella cena en La Rueda. Eso es lo que toda la vida dijimos que no se debía hacer”, declaró. “Pero están solo pensando en los votos, en el poder”.

Elissalde, el primer director de los Centros MEC, dijo que al término de su gestión no estaba conforme con el trabajo de Botti, pero sí con el de Giménez, Núñez y Nieto, las otras denunciantes.

Según lo que observa y conoce, Elissalde opinó que los Centros MEC cambiaron y hoy son una estructura “menos asociada al trabajo territorial de promoción a través de la cultura”.

“Se convirtió más en una estructura en sí misma, que se cuida a sí misma. Esa es mi impresión vista de afuera. Incluso a nivel presupuestal. La cantidad de plata que iba al interior del país llegó a ser 75%. Tres cuartas partes del dinero, se decidía cómo se gastaba en el interior. Eso se revirtió totalmente con un mucho mayor peso de la estructura central”, señaló.

Aunque la actual directora Rondán negó cualquier injerencia partidaria sobre los coordinadores, Elissalde sabe de algunas situaciones críticas en ese sentido.

“Sé de alguna gente que renunció y dijo que no, que si me quiero hacer del Frente Amplio me hago, pero mientras sea un funcionario del MEC no voy a trabajar por un partido político”, declaró.

“Una coordinadora me llamó para avisarme que había renunciado. Me dijo: para que me digan que trabajo para el gobierno del intendente tal, no sigo”.

Botti pasó más de un año sin trabajo, rebuscándose como pudo, vendiendo ropa usada, haciendo muñecas de trapo entre otras cosas.

El 1 de noviembre comenzó a trabajar en el área de comunicación en la Intendencia de Cerro Largo, con un contrato a término. 

Hace unos meses, el candidato a diputado por el Partido Nacional José Yurramendi le propuso que aportara ideas para las políticas culturales de su sector.

Botti aceptó. “Fue como una caricia al alma que alguien me reconociera después de todo lo ocurrido”. No le importa que sus enemigos políticos sientan que con eso tenían razón cuando la acusaban de ser blanca. 

Núñez, en cambio, no tiene ninguna actividad partidaria y se define como una “simple ciudadana”.  

Nieto tampoco tiene ninguna militancia en Treinta y Tres: “La única vez que milité en mi vida fue por el ‘No a la baja’”.

Giménez, la excoordinadora de Rocha, tampoco participa en partido alguno. Cuando atendió a El Observador al teléfono, ni siquiera sabía si Rondán seguía siendo directora de Centros MEC.

 

Pregunta sin respuesta
En octubre de 2017, poco después de cesar a Mónica Botti como coordinadora de los Centros MEC de Cerro Largo, la directora Glenda Rondán visitó Melo. En una rueda de prensa, el periodista local Oscar Iturralde le preguntó a Rondán una, dos, tres, cuatro y más veces por qué había cesado a Botti luego de haberla elogiado tanto. La jerarca nunca respondió. Una y otra vez repitió que como Botti estaba haciendo un juicio en contra de su cese, no podía opinar sobre el caso. En un video disponible en YouTube está la entrevista. “Le insistí porque me llamaba la atención lo que había ocurrido”, dijo Iturralde. “Ella había hablado maravillas de Botti cada vez que había venido a Cerro Largo. No solo a mí, sino a muchos colegas. Y después, de golpe la cesó”.

 

“Será que somos muy chicos”
Dos alcaldes de pequeños pueblos de Cerro Largo dieron fe del trabajo de Mónica Botti en esos rincones alejados del país. Diego Fernández, alcalde de Plácido Rosas, dijo que el desempeño de Botti como coordinadora fue “excelente”. 
Sin embargo, Fernández afirmó que también mantiene una muy buena relación con la actual coordinadora y dijo no poder cuantificar si las actividades se redujeron desde la salida de Botti. 
En cambio, Magdaleno Menchaca, alcalde de la pequeña localidad de Ramón Trigo, sí afirmó que la relación de su pueblo con los centros MEC cayó tras la salida de Botti. “Ella es espectacular como persona y en su trabajo, siempre nos atendía y venía acá. Ahora no sé ni quién está. Por acá no han venido, no sé por qué será. Capaz que es porque somos un pueblo muy chico”.

 

Denuncia en el Parlamento
Las denuncias respecto a que en los últimos años cayó la actividad en los Centros MEC en los pueblos más pequeños en pro de organizar eventos más taquilleros en las ciudades mayores, guarda relación con una breve exposición que realizó en el Parlamento el diputado blanco Juan Andrés Arocena. 
El representante del departamento de Florida, en una media hora previa en julio de 2018, alertó por la ausencia total de actividades en dos Centros MEC de pequeños poblados de su departamento: Reboledo y Cerro Colorado. Y pidió que se retomen. “Nos resulta difícil de entender -dijo- que teniendo una hermosa herramienta como los Centros MEC, la misma no sea utilizada como se debería”.

 

"Se de otra gente que dijo que la exigencia política que se hacía sobre los funcionarios era inadecuada"
Roberto Elissalde fue el primer director de los Centros MEC, desde 2007 hasta su sustitución por Glenda Rondán, en marzo de 2015. Hoy trabaja en la Intendencia de Montevideo
¿Recuerda a Lourdes Núñez y Mónica Botti, las dos excoordinadoras departamentales de Centros MEC que han entablado juicios ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo?
Yo le señalé en el informe de transición a la directora entrante, que había cinco coordinadores que no realizaban un trabajo satisfactorio. Entre ellos estaba Botti.
¿Y Núñez? 
No, ella no. Núñez es una apasionada del trabajo territorial y de campo. Quizás carece en absoluto de reflejos políticos, de comprensión de la situación política interna. Tenía un perfil ideal para el trabajo con gente y conocía los pueblos del interior profundo de Canelones. Y fue una muy buena coordinadora. Quizás le faltaba una percepción del ambiente político, entender que su trabajo tenía un vínculo con lo político. Nosotros nunca elegimos a nadie con un criterio político: hacíamos un llamado y si nos parecía que el perfil era adecuado, entraba a trabajar. Pero siempre una capacidad política te permite manejarte mejor. Ella siguió trabajando de la misma manera y con el mismo estilo autónomo que nosotros propiciábamos y no se dio cuenta que los tiempos habían cambiado.
¿Y por qué habían cambiado?
No sé porque yo ya no estaba adentro. Me parece que el estilo de trabajo de Centros MEC hizo hincapié en otra perspectiva, menos asociada al trabajo territorial de promoción a través de la cultura y se convirtió más en una estructura en sí misma, que se cuida a sí misma. Esa es mi impresión vista de afuera. Incluso a nivel presupuestal. En el interior se decidía cómo se gastaban las tres cuartas partes del dinero. Eso se revirtió totalmente con un mucho mayor peso de la estructura central. Ese es el tipo de cosas que no percibió Núñez.
Creo que sí lo percibió. Y también Botti. Ambas sostienen que ese cambio redundó en una merma de las actividades en los pueblos pequeños.
Es legítimo que un nuevo director decida cambiar las orientaciones.
¿Pero no estaba en el ADN de los Centros MEC el llevar la cultura a los rincones más alejados del país?
Sí, estaba el darle oportunidades de acceso y de promover la cultura en todo el país.
¿Y eso no se perdió?
Creo que sí, que eso ocurrió. No he visto números, tengo cierta impresión, ciertos conocimientos, pero por mi forma de trabajar no quise interferir, ni meterme. También sé de otra gente que dijo que la exigencia política que se hacía sobre los funcionarios era inadecuada, en el sentido de que era conveniente que se apoyaran en determinadas administraciones municipales y que el que el MEC jugara un papel en eso. Y que alguna gente dijo que no, que si me quiero hacer del Frente Amplio me hago, pero mientras sea un funcionario del MEC no voy a querer trabajar por un partido político.
Dicen que ese es otro cambio grande respecto a su época de director.
Yo puedo asegurar mi parte. La parte en que yo estuve no necesitaba saber a quién votaba ninguno de los coordinadores, solo quería que trabajaran y que rindieran, ya que nuestro destino era la gente de los pueblos chicos a la que nadie le prestaba atención. 
Hubo gente que sintió que eso cambió.
Una coordinadora renunció, me llamó y me dijo: no trabajo más para que me digan que tengo que servir al gobierno del intendente tal. No sé quién se lo dijo, no le pregunté. Pero ella entendía que antes había un respeto a las posiciones políticas personales de los funcionarios y que en algún momento se perdió. 
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...