Economía y Empresas > INFORME

Drones, reconocimiento facial, porteros remotos: servicios de seguridad cada vez más tecnológicos

Actores del sector coincidieron en señalar que se trata de un rubro en crecimiento

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2018 a las 05:00

Si por la década de 1990, en las obras en construcción se buscaba un guardia de seguridad para la etapa final, cuando los materiales valiosos y fáciles de comercializar quedaban a la vista, hoy, en general, se los contrata al comienzo, para evitar que se roben hasta el pedregullo.

Así de gráfico fue el director de la empresa de seguridad privada Segurpas, Eduardo Montautti, al momento de explicar el aumento en la demanda de servicios de seguridad en Uruguay en los últimos años.

Varios actores del sector coincidieron en señalar que se trata de un rubro en crecimiento, empujado principalmente por el aumento de la sensación de inseguridad. "Antes tener un sistema de alarma en una residencia era un lujo, hoy es una necesidad", dijo a Café & Negocios la gerenta general de G4S, Sandra Rodríguez.

Los delitos contra la propiedad -tanto en hogares como en empresas y pequeños comercios-, entre semana y los fines de semana, se incrementaron, según el presidente de la Cámara Uruguaya de Empresas de Seguridad, Oscar Sagasti. Y la facturación del sector crece. Sin embargo, lo hace a menores tasas que en años anteriores.

Mientras que en los últimos diez años la facturación del sector aumentaba año a año entre un 10% y 20%, en el último año lo hizo entre un 7 y 10%. ¿Cómo se explica? Una palabra lo resume casi todo: tecnología.

Según Sagasti, este cambio se está dando por la migración de la seguridad física (guardias) a los elementos tecnológicos. Si antes el crecimiento del sector estaba determinado por el aumento de guardias de seguridad, hoy se ve influído también por el de servicios tecnológicos. "Está creciendo la tecnología que apoya a esas personas a realizar sus tareas", subrayó. Alarmas, cámaras de seguridad, controles de acceso, circuitos cerrados de televisión (porteros remotos), reconocimiento facial, entre otros tipos de tecnologías, están ganando peso dentro del monto total de la facturación del sector. Y, según Sagasti, son montos menores al de facturación de un salario mensual de un guardia.

El director de Sigma Seguridad, Ruy Rodríguez, considera que en este panorama existe para las empresas del rubro la oportunidad de agregar nuevos productos y servicios.

Portero remoto

Varios son los productos que se señalan como los más solicitados entre quienes dirigen estas compañías. En opinión de Sagasti, lo más demandado son los elementos llamados "de intrusión", como alarmas, controles de acceso -dispositivos muy usados en empresas que verifican identidades a través de huellas digitales o tarjetas- y videos. Y de estos, el video se ha convertido en "la gran vedette", aseguró el director comercial se Securitas, José Luis Collazo.

Uno de los servicios más mencionados por las empresas consultadas, es el circuito cerrado de televisión. Esta tecnología permite que una sola persona monitoree al mismo tiempo decenas de áreas y sectores. Según Rodríguez de Sigma, son principalmente utilizados por empresas y poco a poco los edificios de la ciudad están notando su potencial. Y es que, ante los costos de los servicios de portería, las comisiones de vecinos comenzaron a solicitar el circuito cerrado de televisión para que funcionen como una especie de portero remoto. "Los edificios buscan que uno o dos turnos se atiendan con circuito cerrado de televisión", dijo Rodríguez. Agregó que hasta el día de hoy, no se ha desarrollado "algo realmente efectivo", para cumplir con esa necesidad de mercado.

Igualmente, según Collazo, el recurso humano sigue y continuará siendo necesario en el sector. Subrayó que, pese a que se tenga la mejor tecnología, será la persona que esté detrás quien se encargue de tomar acción frente al suceso que se indique. "Partimos de la base de que tiene que haber un excelente centro de monitoreo capacitado que haga que la inversión en seguridad sea optimizada", apuntó.

El gran cambio, es que la cámara pasa a ser la que dice al operador lo que está pasando, y no el operador el que identifica el suceso, aclaró. Esta es una de las grandes ventajas ya que estar constantemente observando lo que sucede en detalle en 30 cámaras a la vez, no siempre es posible.
Los guardias de seguridad representan un 60% de la facturación de Securitas, mientras que el otro 40% proviene de las soluciones tecnológicas. La tecnología, según Collazo, podrá equiparar o superar a la seguridad física, aunque no cree que suceda en el corto plazo.

centro de monitoreo 2.jpg
Centro de monitoreo de Sigma Seguridad
Centro de monitoreo de Sigma Seguridad

Cámaras térmicas (para días de niebla o lluvia), con giro 360 grados y zoom, con seguimiento de las personas y hasta reconocimiento facial, son algunas de las tecnologías que Securitas ofrece a sus clientes.

Por su parte, Prosegur contempla entre sus unidades de negocio varios productos: vigilancia, tecnología, transporte, gestión de efectivo, alarmas y ciberseguridad. Entre las nuevas tecnologías que se ofrecen, se destacaron, entre otras, el reconocimiento facial y el "ojo de halcón", en alarmas. El ojo de halcón es un sistema que permite interactuar en tiempo real y de forma permanente con un guardia de Prosegur. En casos de incidencias, alerta a la Policía.

Por su parte, Ingetec cuenta solo con servicios de seguridad electrónica y, si bien comenzó a operar en Uruguay apuntando al mercado hogareño, hoy sus servicios se dirigen principalmente a grandes empresas y emprendimientos.

El producto más innovador de su cartera es el análisis de video, que dispara distintas alarmas según los diferentes sucesos, mientras que el más demandado en hogares es un sistema que permite que las personas monitoreen lo que pasa en sus casas mientras no están, y que sean los primeros en ser notificados cuando algo sucede. "Ha aumentado la demanda de servicios, no tanto por la inseguridad sino por la ventaja que te da la tecnología de tener el control en la palma de la mano, de la gente que trabaja en tu casa, de tus hijos", indicó su director, Rodrigo De los Santos.

"Antes tener un sistema de alarma en una residencia era un lujo; hoy es una necesidad", dijo la gerenta de G4S, Sandra Rodríguez

Ingetec desarrolló junto a la empresa Dedicado el producto Dedicam Hogares, que incluye, además de los servicios de Internet y wifi, cámaras HD de videovigilancia, grabación de los videos, monitoreo de las cámaras desde diversos dispositivos, entre otras cosas. La línea de productos para hogares, indicó, apunta a segmentos de clase media-alta.

Según De los Santos, la inseguridad no impacta directamente en Ingetec. "Por lo general las grandes empresas utilizan sistemas de seguridad no solo por los robos, sino también por lo logístico, para tener un registro y mejorar procesos", aseguró.

En la empresa G4S -de seguridad física y electrónica-, también se destaca la demanda de tecnología aplicada a la seguridad, dijo su gerenta general. Son muy solicitados los dispositivos y equipamientos de control de acceso para las empresas, así como también es demandada la implementación de los porteros virtuales en comercios, oficinas y edificios, que son controlados desde la mesa central de operaciones de la empresa y con dedicación exclusiva, según Sandra Rodríguez. En tanto, lo más demandado por clientes particulares es el servicio de monitoreo y respuesta de alarma, debido a que cuentan con una "numerosa" flota· abocada a la atención de los reportes que opera en principales puntos de Montevideo y el interior.

Dentro de la oferta de productos de ADT, su gerente general, Marcelo Montero, destacó el servicio de Video Verificación. El sistema, además de incluir detectores de movimiento equipados con cámaras de video y visión nocturna, graba videos una vez que se activan los sensores y los envía al e-mail del usuario. Además se puede seguir lo que sucede en el hogar a través de una app.

Sigma cuenta con 450 empleados: cinco son supervisores, cuatro son gerentes y el resto, guardias de seguridad. La seguridad electrónica es desde hace algunos años otra unidad de negocio. Según Rodríguez, la mayor cantidad de servicios también contribuye al aumento de la demanda.

En esa línea también opinó el director de Ingetech, Rodrigo De los Santos: "Al agrandar la cartera de servicios, la facturación también se amplía. Evolucionó como evoluciona también la particularidad de que la gente apueste no tanto por una persona, sino también por tecnología; eso habla del mercado", dijo.

El rumbo

En el sector existen empresas integrales que ofrecen seguridad física y electrónica, pero hay otras que se enfocan en una de las dos.

Ese es el caso de Segurpas, cuyos servicios hasta el momento se centraron en la seguridad física. Empresas constructoras, oficinas, fábricas y edificios conforman gran parte de su cartera. Según su director, Eduardo Montauti, un 70% de los clientes provienen del Estado -en su mayoría oficinas- y el otro 30% del sector privado.

"Lo primordial para nosotros es la gestión del personal", dijo Montautti, y contó que cuentan con un centro de capacitación habilitado por el Ministerio del Interior para dar cursos obligatorios para los guardias, que se ha aumentado la cantidad de temas tratados en el curso y la extensión. Pero Segurpas no está ajena a los cambios que se viven en el sector. Si bien la empresa ya se dedica a instalar dispositivos, no realiza el monitoreo y hasta ahora no cuenta con un departamento de seguridad electrónica. Sin embargo, parece estar siguiendo ese rumbo: "la seguridad tiende a tecnificarse, a sustituir el elemento humano por el elemento pasivo de seguridad que ayuda a la prevención".

El recurso humano sigue y continuará siendo necesario, según el director comercial de Securitas, José Luis Collazo. Opinó que, aunque se tenga la mejor tecnología, será la persona que esté detrás quien se encargue de tomar acción.

Actualmente está experimentando con un software para comenzar a ofrecer el monitoreo. Pero, según Montautti, la seguridad física continuará siendo necesaria para controlar y administrar esos sistemas electrónicos. "Se reducen los costos. El costo inicial de la seguridad electrónica es mayor, pero si hacés una proyección anual se reducen sensiblemente. Un servicio 24 horas de tres turnos (de guardias) sale mucho más caro", indicó.

En 2012, Segura Satelital vendió sus servicios enfocados en seguridad física y electrónica a Prosegur, y quedó con otras dos unidades de negocio, GPS y Telemetría. Pero a partir de 2017 notaron que no prestar esos servicios era perderse de una buena oportunidad de negocio, dijo su director comercial, Martin Yaquinta. Fue por eso que volvieron a añadir la seguridad como unidad de negocio pero con una diferencia: esta vez enfocados solo en tecnología, sin guardias de seguridad. Esta decisión, según Yaquinta, se vincula a lo "intenso", que se torna el manejo de personal en el sector. "Es lo que se viene y además, manejar RRHH no es sencillo. Preferimos ir por el lado de la tecnología. Es un tema de estrategia", señaló.

Casas de familia desde Punta Gorda a Parque Miramar y algunos colegios conforman su principal clientela, y los objetivos de venta superaron en un 30% a los esperados.

De las empresas consultadas, ADT, Segura Satelital e Ingetech apuntan en este rubro sólo a la seguridad electrónica.

Desafíos

Varios son los desafíos a los que se enfrentan las empresas del sector. Según Sagasti, son unas 300 las empresas de seguridad registradas en Uruguay. Sin embargo, cuenta que existen empresas completamente informales por fuera de las registradas, pero también caen en la informalidad las registradas. Esta puede deberse al incumplimiento de requerimientos del Ministerio del Interior, en particular de la Dirección General de Fiscalización de Empresas (Digefe), que lleva el control en el sector.

Y esa informalidad se traduce en precios más bajos de las empresas que incumplen los requerimientos.

"Nos estamos encargando de que haya competencia pero que no sea basada en la informalidad", dijo Sagasti.

Otro desafío del sector ha sido la relación con la seguridad pública. Según el director de Sigma, se está desaprovechando la posibilidad de tener una red de información "inmensa" constituída por decenas de miles de guardias privados desplegados geográficamente en el territorio nacional, quienes podrían estar coordinados por algún centro coordinador policial para que la capacidad de reacción sea mayor. "Tenemos los ojos en todo el Uruguay", recalcó. Se estima que son 20 mil los guardias pertenecientes a las empresas de seguridad registradas. "La policía lo que hace es fiscalizar y pierde la oportunidad de aprovechar el recurso disponible" añadió.

Desde la dirección de Prosegur se manifestó que existen realidades particulares dependiendo del sector, y que uno de los desafíos está en el Transporte de Valores y la gestión del efectivo: "El creciente uso del plástico como medio de pago, las transferencias electrónicas y la robotización del sector financiero, presentan un reto a la capacidad de transformación e inversión de nuestra compañía".

Incipientes

Los drones y las cámaras de reconocimiento facial comienzan a hacerse, aunque tímidamente, un lugar en el mercado. Los primeros deben ajustarse a la regulación establecida por la Dirección Nacional de Aviación Civil (Dinacia).

Ingetec es una de las empresas que ofrece drones. "Tenemos soluciones para clientes del interior que tienen grandes campos o chacras y han comprado una solución a través de un dron para monitorear su campo", indicó. Igualmente, señaló que esta tecnología aún carece de autonomía, ya que dura unos 45 minutos en el aire. "La persona que puede adquirir un dron es alguien que realmente le vaya a sacar el jugo", dijo, ya que el costo de esta tecnología ronda los US$ 10 mil.

En tanto, Securitas también los ofrece para fines más allá de la seguridad. Los ha utilizado para alcanzar distancias a las que no se puede llegar con un móvil o para controles de estructuras. "Es algo bastante reciente y en comparación con otros servicios de seguridad, aún no marcan presencia", aseguró Collazo.

Opinó que el reconocimiento facial es otro servicio incipiente, pero que llegó para quedarse. Esta tecnología puede ser utilizada para detectar delincuentes pero también da la oportunidad al sector de acercarse al mundo del marketing. "Identifica sexo, edad, hace conteo de cantidad de personas, permite conocer perfiles de clientes", dijo el director comercial de Securitas.

A la espera

Las empresas de seguridad se encuentran a la espera de la promulgación de una Ley de Seguridad Privada. El proyecto procura recopilar en un único texto, toda la normativa existente, así como incorporar figuras existentes en el sector que están ausentes en la reglamentación actual.

En referencia a la legislación actual, el director de Sigma señaló que "protege más al agresor que a la víctima o defensor". Sobre los guardias de seguridad, afirmó que los armados "son un recurso absolutamente inútil" que "lo único que pueden hacer es solicitar apoyo policial" o actuar bajo la figura de arresto ciudadano. "Si es atacado por un arma de un calibre inferior a la que posee, no puede responder. Un guardia está desprotegido. Creo que debería existir otra figura legal intermedia"






Comentarios