The Sótano > THE SÓTANO / EDUARDO ESPINA

El agua mineral que compró Coca-Cola y que crece a pasos agigantados

La multinacional de bebidas apostó fuerte para competir con marcas líderes

Tiempo de lectura: -'

08 de agosto de 2018 a las 04:45

El agua mineral Topo Chico proviene de Monterrey, México. El año pasado la empresa fue adquirida por Coca Cola en US$ 220 millones, por lo tanto, la compañía de refrescos más grande de todas tiene ahora entre sus marcas a una de las mejores aguas minerales, una con más de 125 años de historia y que suele promocionarse como una de las que mayores beneficios presenta para la salud de las personas.

Desde que Topo Chico es marca de Coca Cola, puede encontrársela en cualquier comercio grande o pequeño del sur de Estados Unidos. Ha crecido la demanda del producto, lo que lleva a preguntarse si hay suficiente reserva acuífera en el pozo original de México como para satisfacer el aumento de las ventas y el presente masivo de la marca, la cual ahora viaja en los mismos camiones de reparto de Coca, Fanta y Sprite.

Hasta hace poco Topo Chico era un agua gasificada que en territorio estadounidense solo se comercializaba en estaciones de servicios con clientela mexicana y centroamericana, y en la sección de productos importados de los supermercados. Con la adquisición de la marca, Coca Cola ha pasado a competir también con las aguas minerales gasificadas europeas que controlan el mercado mundial, como Perrier y San Pellegrino, precisamente las dos que cuentan con mayor distribución en todo el orbe y cuyo prestigio está asociado en forma directa a la regularidad que han tenido en la comercialización y promoción del producto.

Si bien el ciudadano medio estadounidense prefiere por amplia mayoría el agua embotellada sin gas, agua que en casi todas las marcas más vendidas es purificada pero no mineral, el gusto por las llamadas aguas minerales "premium", con o sin gas, viene en aumento. El hecho de que Coca Cola haya entrado a competir en forma directa y amplia con las marcas líderes en el mercado es un signo de que los tiempos están cambiando y también los gustos, aunque en lo relativo a las aguas minerales, los tiempos parecen haber cambiado más rápido que los gustos. Uruguay tiene dos o tres aguas minerales de alta calidad que podrían competir con las mejores de otras partes, aunque desconozco qué tan difícil sea entrar en el principal mercado del mundo, en un momento propicio para hacerlo.

Comentarios