Espectáculos y Cultura > Documental

El caso de dopaje masivo de atletas rusos llega a Netflix

Ícaro se estrena en la plataforma de streaming este viernes

Tiempo de lectura: -'

03 de agosto de 2017 a las 05:00

El director y ciclista amateur Bryan Fogel comenzó con un experimento sencillo: sometería su cuerpo a varios tipos de dopaje y trataría, en ese estado, de competir en un campeonato oficial evadiendo los controles reglamentarios. Fogel alteró orina, modificó inyecciones hormonales y, además, tuvo un contacto especialmente importante: el doctor ruso Grigory Rodchenkov, clave en el programa antidopaje del Kremlin, que lo asesoró durante todo el proceso. Sin embargo, a medida que la investigación comenzó a encontrar sus propios caminos, el cineasta empezó a descubrir que el trasfondo del dopaje en Rusia era más complejo de lo que a simple vista se podía entrever.

Esta investigación es el foco de Ícaro, un documental original de Netflix que la plataforma de streaming estrenará este viernes 4 de agosto. Mientras la producción –que logró el premio del jurado en la categoría documental de la última edición del Festival de Sundance– estaba en marcha, Fogel se encontró, gracias a la colaboración de Rodchenkov, con una extensa red que se encargaba de encubrir el uso de sustancias prohibidas por los atletas rusos para aumentar su rendimiento, hecho que fue reportado luego de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia, en 2014. El programa estuvo patrocinado por el Ministerio de Deportes de Rusia y su Servicio Federal de Seguridad.

Ícaro se ubica durante el surgimiento del escándalo de dopaje, que luego quedaría en manos de la Agencia Mundial de Antidopaje y que generaría consecuencias directas en 2016, cuando se prohibió a varios atletas rusos participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Complicidad rusa

En junio de 2016, el gobierno ruso abrió un expediente criminal contra Rodchenkov, a quien acusó de abuso de autoridad mientras se encargaba de la dirección del laboratorio antidopaje ruso. Fue durante ese período que el especialista ruso trabajó junto con Fogel en el documental.

Por motivos de seguridad, Rodchenkov viajó a Estados Unidos ayudado por Fogel y confesó frente a la cámara del cineasta haber sido testigo de la alteración de cientos de muestras de orina de atletas rusos durante los Juegos de Sochi.


Según explicó el documentalista al medio USA Today, el cariz que tomaron los acontecimientos los sorprendió por su dimensión. "No eran solamente atletas dopándose y librándose de los controles y las multas. Era una operación orquestada para hacer trampa a nivel olímpico", dijo Fogel.

Tras su emisión en el Festival de Sundance, los críticos apuntaron a que Ícaro presenta una controversial historia como un thriller bien contado, y aunque no agrega datos especialmente relevantes en torno al caso de dopaje de los atletas rusos, sí presenta una buena radiografía de los personajes claves de manera atractiva.

La apuesta de Netflix por este documental parece ser, entonces, bastante importante. Su estreno en Sundance, el festival de cine independiente más importante, así lo pauta, además de que será el único contenido que se pondrá a disposición de los suscriptores este viernes, y esto sucede, en general, con aquellas producciones que la compañía decide destacar.

Quedará por ver, luego de su estreno, si Ícaro termina siendo tan relevante como su historia parece plantear. Atractivo le sobra.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...