Economía y Empresas > NEGOCIOS

El futuro del juguete pasa por la alianza de grandes corporaciones

Compartirá información acerca de su uso que permitirá personalizar la oferta como ya hacen Lego y Microsoft 

Tiempo de lectura: -'

27 de diciembre de 2018 a las 12:09

Lego, compañía danesa de juguetes, surgida a principios de la década de los treinta se sitúa, noventa años después, como la principal enseña en términos de facturación dentro de la industria juguetera, con una cifra de negocio de US$ 7.597 millones, seguida en segundo lugar por Bandai Nimco, con US$ 1.024 millones de facturación y en tercera posición, Fisher Price, en los US$ 773 millones, según el estudio Las nuevas reglas del juego, elaborado por EAE Business School. Barbie, con US$ 388 millones; Nerf, con 297 millones y Mattel, con 252 millones facturados el último ejercicio cierran el top five.

Según Eduardo Irastorza, responsable del citado informe, el éxito de Lego radica no sólo en los juegos de construcción, sino en que se trata de un modelo inclusivo en el más amplio sentido (y no sólo de genero, que también). Lego cuenta con grandes franquicias como Harry Potter o Star Wars, acuerdos con firmas tecnológicas como Microsoft con los que aúna el mundo offline y online, tiene también una productora cinematográfica con películas protagonizadas por muñecos, parques temáticos... "Lego es un juguete multisoporte y multifísico, con productos tanto para niños y nuevos usuarios, como para un público adolescente con videojuegos o películas, incluso adulto, con piezas de coleccionista".

En líneas generales, las construcciones cobran fuerza en todo el mundo. En el mayor mercado del mundo del sector, Norteamérica, este tipo de juguetes lideran las ventas que alcanzan los US$ 306 millones. "También crece el interés por los juegos educativos y científicos, así como los preescolares. Con todo, los videojuegos siguen la tendencia a ocupar la posición de liderazgo".

El juguete del futuro

Además del reto que suponen los videojuegos para el juguete tradicional, la redefinición de este sector viene marcada además por la baja natalidad en los países de Europa y América del Norte. Ahora bien, en términos económicos, la poca incorporación de nuevos consumidores no tiene aún efectos adversos. "A pesar de haber menos niños se ha producido un incremento del gasto sobre todo en Europa Occidental donde los juguetes son más caros y sofisticados y los niños disponen de más", indica Irastorza. Aunque justo en esta región, el juguete tradicional "ha empezado a ser desplazado por el poderoso y creciente sector de los videojuegos".

Es por ello que, según el profesor, "el futuro del juguete pasa por la alianza de grandes corporaciones para dar una experiencia integral e integrada de juego: será proactivo, capaz de contactar con muchos juguetes, compartirá información acerca de su uso que permitirá personalizar la oferta como ya hacen por ejemplo Lego y Microsoft. Será socializador, pondrá en contacto a diversos usuarios para crear comunidad; pasará de ser educativo a educador; será universal, responderá a gustos globales porque su distribución no se fija límites; será evolutivo, y adaptará su performance a los gustos de los usuarios; será ecológico, con materiales orientados a la sostenibilidad; será solidario, porque sumará distintos valores sociales y solidarios; y será genérico, no hará distinciones de género y estará por encima de la asignación por edad".

En materia de producción, la propia evolución del mercado da aún más poder a China, que "tiene mucho recorrido para explotar con marcas propias. Hasta ahora, la marca es occidental, pero para producir en situaciones ventajosas se han asociado tradicionalmente con productores locales asiáticos que ya tienen el know how, y cuyo proceso de aprendizaje se ha producido a través de la producción, camino que conduce al liderazgo".

(Fuente: Expansión - RIPE)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...