Nacional > EDUCACIÓN

El gobierno electo impulsará los liceos modelo de Talvi con nuevo estatuto docente

La administración entrante comenzará a poner en marcha esta nueva modalidad educativa con las obras de Participación Público Privada que gestaron los jerarcas actuales

Tiempo de lectura: -'

30 de diciembre de 2019 a las 05:03

Ernesto Talvi entró en la arena electoral con una propuesta clara bajo el brazo: crear 136 liceos modelo para combatir la inequidad —el principal flagelo que enfrenta el sistema educativo uruguayo— desde la raíz. Los bajos niveles de egreso que presenta el bachillerato (solo 40 de cada 100 terminan educación media superior) se deben, principalmente, a las grandes tasas de deserción que enfrentan los centros ubicados en los barrios más pobres.

En un liceo público de Casavalle, por ejemplo, el promedio de estudiantes egresados de bachillerato es de 20% aproximadamente. En el liceo Impulso —que es gratuito pero de gestión privada, tuvo a Talvi como uno de sus fundadores y también está ubicado en ese barrio montevideano— el número de egresos supera los 90 de cada 100.

Según aseguraba el colorado, este modelo con buenos resultados se puede replicar en todos los contextos vulnerables del país y, de esa forma, reducir "la informalidad, la dependencia de los planes sociales y del delito" que generan los altos números de deserción. "Este es el proyecto de mayor rentabilidad social que el país puede tener”, aseguraba el candidato siempre que explicaba la propuesta en campaña electoral.

Pero una vez que Talvi se quedó sin chances de pelear la Presidencia de la República y se unió a la coalición multicolor, el proyecto de los liceos modelo quedó sujeto a negociaciones. En el documento final firmado por los líderes de los cinco partidos aliados, en el capítulo sobre educación, queda registrada la propuesta del líder de Ciudadanos aunque, esta vez, sin cifras concretas.

El Compromiso por el País se limita a establecer que existirá un “plan de instalación de centros modelo de educación media en barrios vulnerables de todo el país, que funcionarán en el marco de una nueva modalidad educativa de la ANEP (Administración Nacional de Educación Pública)”. En el documento, sin embargo, no se dicen ni cuántos liceos serán, ni en qué tiempo se instalarán ni con qué financiamiento se construirán.

Pero el futuro ministro de Educación y Cultura, Pablo Da Silveira, comenzó a soltar pistas sobre cómo llevarán adelante este proyecto que tiene su enfoque en las zonas más carenciadas del país. En una entrevista en el programa Todo Pasa de Océano FM, el nacionalista contó que van a aprovechar las construcciones ya en marcha en régimen de Participación Público Privado (PPP). "Nos vamos a servir de estos edificios y vamos a agregar los que podamos", dijo.

El primer contrato de este tipo constaba de la construcción de 44 jardines de primera infancia. El segundo contrato, que se presentó este viernes, comprende la construcción de 23 escuelas, nueve polos educativos tecnológicos y 10 polideportivos. La infraestructura alcanzará a 16 departamentos del país y la inversión será de 72 millones de dólares. 

Según expresó Da Silveira, la idea es ir "en la dirección" de la propuesta de Talvi y, de esa manera, "ensayar otra manera de funcionamiento de los centros educativos". "La manera en la que estamos haciendo las cosas en esas zonas actualmente no están funcionando", señaló.

En entrevista con El Observador, Da Silveira fue consultado sobre cuántos centros piensan instalar además de los que ya han sido planificados por la actual administración. "No hay ninguna definición al respecto. Depende de la disponibilidad de recursos y de la marcha de la economía en los próximos años", dijo el futuro ministro en ese sentido.

Nuevo estatuto docente

Aunque aún no hay números concretos sobre la mesa, la coalición sí comienza a planear cómo va a ser la nueva modalidad educativa planteada. La respuesta, en parte, está en la creación de un nuevo estatuto docente. "Con el fin de favorecer la consolidación de comunidades educativas con una identidad propia, con una lógica de funcionamiento propio y con un proyecto educativo propio bien desarrollado, vamos a modificar básicamente el conjunto de cosas que se definen en el estatuto docente", contó Da Silveira a este medio. 

La idea es que existan dos estatutos docentes a la vez. El actual seguirá funcionando y, aquellos profesores que se encuentren cómodos con el actual reglamento, podrán jubilarse en el marco de las reglas que hoy existen. En paralelo, habrá un nuevo estatuto que permitirá "un funcionamiento alternativo de los centros educativos", según Da Silveira.

Este nuevo reglamento solo va a ser obligatorio para los que se incorporen a la actividad docente por primera vez. Pero, a aquellos que ya ejercen la docencia, se los invitará a pasarse al nuevo estatuto y podrán probarlo por tres años. Al cabo de ese período, los docentes deben decidir si se pasan de manera definitiva al nuevo estatuto o si vuelven al anterior.

"Si deciden volver al anterior, le vamos a reconstruir la carrera cómo si nunca se hubieran ido y se les va a reconocer la antigüedad y demás. No le vamos a obligar a nadie a hacer nada que no quiera hacer", aseguró el futuro ministro.

El plan inicial

En el programa de gobierno del Partido Colorado, se destacaban tres características que tendrían estos liceos modelo: excelencia académica, contención y familia, y comunidad. Según especificaban, funcionarían de 8 a 18 horas, incluyendo los días sábados y desarrollarían clases en el verano, con el propósito de que los centros tengan 270 días de actividades al año para un total de 2.600 horas anuales.

Según surgía del documento que se presentó con el detalle de la propuesta, se construirían 41 liceos en Montevideo, 23 en Canelones, 13 en Salto, 7 en Rivera, 7 en Paysandú, 6 en Artigas, 6 en Cerro Largo, 3 en Colonia, 4 en Durazno, 1 en Flores, 1 en Florida, 1 en Lavalleja, 4 en Maldonado, 2 en Río Negro, 1 en Rocha, 5 en San José, 4 en Soriano, 5 en Tacuarembó y 2 en Treinta y Tres.

Según Talvi, US$ 160 millones por año costaba poner a funcionar estos liceos, por encima de lo que ya la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) gasta en esta población. Mientras en este tipo de liceos se invierte US$ 4.600 por alumno, por año, la ANEP gasta US$ 2.600 por alumno, por año. La diferencia, según el economista, lo pagaba el diferencial en calidad y resultados que genera su proyecto en contraposición del ya existente.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...