Fútbol > INFORME

El pacto Ache-Decurnex que marca un mojón en la historia de Nacional

Tras intentos frustrados por poner en marcha un club social, sellaron un acuerdo para que el expresidente le diera forma al proyecto que transformará la vida de Nacional; ¿cómo se gestó el nuevo club? ¿Quién lo diseñó? ¿Cuánto le cuesta? ¿Quién lo paga?

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2020 a las 05:00

Eduardo Ache no se cansa de decir que nadie le va a explicar lo que es sufrir desde adentro las luchas intestinas en Nacional. Dice que lo padeció desde pequeño, al lado de su padre Nassim, exdirigente del club en los años 1960 y 1970, en aquellos tiempos en los que Peñarol aprovechó para consolidar un reinado histórico. 

Por esa razón, desde hace 23 años –cuando en diciembre 1997 asumió como dirigente, en la directiva que presidió Dante Iocco–, cada vez que puede le recuerda a los más jóvenes dirigentes ese concepto, que tiene ribetes de mochila que no quiere que su club vuelva a cargar.

Ese camino que el dirigente lleva en el club hace más de dos décadas, donde se transformó en el hilo conductor de una época, con nueve años como presidente y otros 13 como dirigente, delegado o neutral de la AUF, desembocó en este 2020 en un momento histórico para el club. 

El 8 de setiembre la asamblea de la institución aprobó por 308 votos en 315 presentes, en una de las más concurridas reuniones del órgano soberano que se recuerdan en el club en los últimos tiempos, la construcción de un club social en la sede y en parte del predio del Gran Parque Central.

Esa decisión que pretende generar un nuevo entorno en la institución, fue el resultado de un pacto que simbólicamente Ache y el actual presidente, José Decurnex, sellaron en 2018.

El presidente no quiere hablar de pacto sino de compromiso. De todas formas, el triunfo en las urnas terminó de dar forma al acuerdo. Ache iba a tener un protagonismo mayor en la vida política del club, pero Decurnex decidió asumir el control de esos aspectos y al expresidente le dejó la Comisión de Obras y Patrimonio con el objetivo de avanzar en el club social y encontrar un salvataje para volver a poner a funcionar las obras del Gran Parque Central. Ahora que las obras están encaminadas, Ache volvió a la AUF y recupera el poder político que pretendía antes de las elecciones, que le permite retornar a un puesto de protagonismo institucional que tuvo en los últimos 20 años.

Y el club, a decir del expresidente, está en manos de un dirigente que con su impronta parece dispuesto a establecer una nueva época para Nacional desde su sólida conducción deportiva y con un rumbo saludable en lo económico.

Aquel intento de “Órbita”

El primer intento que se recuerda en el siglo XXI por generar un club social en Nacional se planteó en el año 2001, bajo la primera presidencia de Ache. Tuvo como promotor al exdirigente albo Nelson Volpe.

El intentó del grupo “Órbita”, que incluía unos renders poco comunes para la época en las instituciones deportivas de ese momento, finalmente naufragó.

Incluía la compra del terreno lindero, pero consistía en un proyecto en donde el club cedía el espacio para que un grupo de inversores genera su propio negocio que regaba con beneficios a la institución, pero Nacional asumía un rol de espectador y se llevaba la parte menor de la torta.

Las características del proyecto fueron similares a las que desarrollaron en el Club Malvín, que en 2004 estuvo a punto de cerrar. Bajo la presidencia de Sergio Somma, la institución salió adelante en sus días más críticos.

Lejos de abandonar, Ache mantuvo su intención de avanzar por el camino del club social. Sin embargo, se desvió de la ruta por otra obra: la remodelación del Gran Parque Central, en 2004. En 2005 se reinauguró.

El expresidente se fue del club en 2006 con la llegada de Ricardo Alarcón, y el nuevo presidente le brindó a Nacional un giro con la “Cultura Nacional”. Además, modernizó la gestión, administración y colocó al club en un lugar diferente en la consideración popular.

Ache volvió en 2012 con la idea de impulsar el club social y, según explicó a Referí, nunca pudo avanzar en el proyecto porque se encontró con la vorágine de los problemas cotidianos que lo alejaron del gran proyecto y no le permitieron enfocarse en ese valor agregado que hay debajo del club social.

No obstante, en 2015 un grupo inversor volvió a poner el tema arriba de la mesa. Nacional volvía a ser un espectador del negocio de particulares.
José Decurnex, uno de los nuevos dirigentes del club, que Ache impulsaba, estuvo en contacto con el proyecto.

La idea volvía a dar señales, pero no encontraba el mejor entorno para avanzar.

El club social seguía pendiente. La sorpresiva llegada de José Luis Rodríguez a la presidencia de Nacional, no solo dejó en suspenso aquella idea sino que transformó el proyecto de ampliación del Gran Parque Central, que terminó a la deriva en el final de su mandato. Decurnex lo reflotó cuando asumió en 2018 y proyectan completar las obras antes de diciembre de 2021, explicaron a Referí.

Una crisis para crecer

El año 2018, el momento más crítico del club desde todo punto de vista (alcanzó el mayor pasivo, detuvo las obras de ampliación del Parque porque no podía pagar a las empresas constructora y Peñarol ganó el bicampeonato), se transformó en el escenario para las oportunidades y en un pacto silencioso entre Ache y Decurnex que desembocó definitivamente en el club social que aprobó el club hace 10 días y que en octubre comenzarán a construir en el predio de la sede y en el Gran Parque Central.

Decunex no quiere hablar de pacto. Prefiere definirlo como compromiso. Ache tuvo tiempo y espacio para desarrollar su ambicioso proyecto, y Decurnex la oportunidad de contar con un dirigente de peso que trabajó a su par, en silencio.

De una forma o de otra, en definitiva, el proyecto avanzó así: Ache conoció detalles del proyecto que el arquitecto Jorge Pérez Huelmo realizó en Urunday Universitario, donde generó una transformación edilicia. 

Pérez Huelmo era dirigente de Urunday desde 1986, y en 1990 inició, como profesional, autodidácta y por el cariño que le tenía a su club, un descubrimiento en el desarrollo de la infraestructura deportiva. Actualmente Urunday Univesitario es uno de los modelos en Uruguay.

Era fines de octubre de 2018 cuando Ache llamó por primera vez a Pérez Huelmo, y el 18 de noviembre llegó de noche a la sede de la avenida Suárez a la reunión de directiva del club. Recorrió las instalaciones, admiró la obra de más de 6.000 metros cuadrados que tienen los del Prado y le pidió permiso al presidente de Urunday, Osvaldo Dohir, para llevar a su vicepresidente y arquitecto, a Nacional, para generar un club social. Pérez Huelmo también es hincha, socio y palquista de Nacional. 

El expresidente y el entonces candidato, (Decurnex ganó en las urnas con un aplastante triunfo), terminaron de dar forma a la idea.

En sus charlas con los socios, en aquellas maratónicas jornadas en las que cara a cara explicaba su proyecto para el Nacional de la transformación, Decurnex les habló del club social, un asunto del que los socios habían escuchado muchas veces y miraban con desconfianza.

El estadio volvió a avanzar en su ampliación y el club social quedó aprobado por la asamblea.

Cuando culminen las obras, Nacional tendrá dos piscinas de 25 metros y 12 gimnasios en el predio de su sede social. Originalmente eran ocho. Además, construirán 200 estacionamientos en la primera etapa. En una segunda ampliarán la infraestructura deportiva en el predio del Gran Parque Central. El polideportivo será tomado como un gimnasio adicional dentro del club y la idea es que en las canchas de tenis se construyan canchas de fútbol cinco. Además, se utilizará los sectores debajo de las tribunas Atilio y Abdón Porte para hacer gimnasios adicionales.

“Esto genera un cambio en la vida institucional. Abrís la puerta extrafútbol. En algunos deportes ya lo teníamos como en el vóleibol y futsal, pero era menor y a impulso de personas vinculadas a Nacional en esas comisiones. Ahora, en esta estructura que se proyecta de otros deportes, con piscinas, le da una vida a la sede. El fútbol será nuestro principal deporte y por el que nos identificamos, pero de ahora en más esto tendrá una vida social más activa. Tiene implicancia de traer a la familia de vuelta al club. Tiene una responsabilidad con el barrio La Blanqueada en donde hay 11 instituciones de enseñanza y 16 instituciones de salud. Es impresionante el impacto de responsabilidad social que podés tener”, reflexionó el presidente.

 

Proyectan un club para 5.500 socios en la primera etapa, aunque podrán albergar hasta 7.500. La primera etapa comienza en octubre y culmina con la obras en el predio de la sede en marzo de 2021. 

La Intendencia le pidió a Nacional un semáforo sobre la calle Urquiza, frente al ingreso de la sede nueva, porque el club social va a tener entrada por 8 de Octubre y por Urquiza.

"Estamos iniciando la obra también con un estacionamiento al costado de la Atilio García. Ya hicimos un convenio con una empresa de parking y la Intendencia en esta primera etapa nos está pidiendo un mínimo de 50 estacionamiento y en esta etapa podemos hacer hasta 200, y proyectamos hacer una estructura liviana en pisos, como los estacionamientos inteligentes ue nos van a resolver la problemática para los estacionamientos del Parque para días del partido. Así nos emprolija y resuelve el tema en el aspecto social y en los días de partido", agregó Decurnex.

En su totalidad, al final de la obra, prevén llegar a 12.000 socios para el club social, además del padrón de fútbol que seguirá por su carril aparte.

La asamblea aprobó que inversores privados aportarán US$ 4.000.000 y el club volcará US$ 400.000 que recaudará por concepto de socios vitalicios para el club social.

La obra total estiman, según explicaron en la asamblea, que rondará US$ 4.400.000 y Nacional no será un espectador del negocio de particulares, sino protagonista de su propio crecimiento social y deportivo.

"La obra se financia con un fondo privado del que Nacional toma el crédito. Es un negocio 100% del club. Es un fondo privado que trae un grupo de especialistas en administrar clubes, que va a funcionar con un comité de gobernanza del club social que tendrá participantes de Nacional y del gurpo que maneja fondo para tomar decisiones estratégica", dijo el presidente.

El lunes presentan las cotizaciones a la directiva, y en octubre comienzan las obras de un mojón en la historia del club.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...