Economía y Empresas > LIQUIDEZ PARA SALIR DE LA CRISIS

El SIGA para grandes empresas será acotado en el tiempo

El proyecto que envió el Ejecutivo al Parlamento generó dudas en la oposición y la coalición, pero el gobierno precisó que no está previsto que sea algo permanente

Tiempo de lectura: -'

11 de julio de 2020 a las 05:04

El proyecto de ley que envió el Poder Ejecutivo al Parlamento para extender la herramienta del Sistema de Garantías (SIGA) para las grandes empresas uruguayas por los efectos de la pandemia generó algunas dudas entre legisladores del oficialismo y oposición durante la comparecencia del equipo económico este jueves ante la comisión de Hacienda del Senado. Luego, las explicaciones del gobierno conformaron a los senadores. 

El senador del Frente Amplio (FA) y expresidente del Banco Central Mario Bergara llamó a tener cuidado en que este tipo de instrumentos por el covid-19 no se imponga como algo estructural y para el largo plazo porque ese no fue el objetivo del SIGA cuando se diseñó.

En la misma línea, el senador del Partido de Colorado Tabaré Viera también planteó sus dudas sobre la redacción del proyecto del Ejecutivo porque no lo vincula a la pandemia. “Sería para siempre y, además, para todas las empresas y no solamente para las que, como dice la exposición de motivos, estarían en dificultades extremas; es decir que sería para cualquier empresa mayor y no prevé que esto vuelva a ser un fondo para las mipymes”, dijo el legislador según consta en la versión taquigráfica. 

El oficialismo defendió el instrumento como una herramienta útil para apalancar el crédito en un momento complejo para el funcionamiento de muchas empresas y una banca que puede tener cierta restricción a la hora de ofrecer financiamiento dado el ciclo actual que atraviesa la economía uruguaya. Además, dejó en claro que no está previsto que sea algo permanente. 

“Si bien es un número mucho más reducido de empresas, porque las de gran tamaño en nuestro país pueden rondar el 1%, en términos de empleo representan más del 35%. Además, por el funcionamiento habitual de la actividad de las grandes empresas, muchas veces son proveedoras de liquidez a empresas más chicas. Entonces, también es una herramienta para que la economía siga funcionando y es una parte importante para la inyección de liquidez que queremos darle a la economía a fin de que siga funcionando de la forma más normal posible a pesar de esta situación. Es un complemento que entendemos necesario en el esquema actual del funcionamiento del sistema de garantías”, explicó el director de la Asesoría Macroeconómica, Hernán Bonilla. 

Las grandes empresas en Uruguay son alrededor de 900 y emplean a unos 250 mil trabajadores.

El subsecretario del MEF, Alejandro Irastorza, indicó que este tipo de instrumento “permite también dar una cobertura de riesgo, ya que el apetito de riesgo hoy en día de los bancos, con una situación de la economía no en los mejores términos, no está con ganas de crecer desde el punto de vista del nivel de crédito”. 

“El sistema de garantías no está pensado en forma estructural para atender garantías de grandes empresas porque, justamente, el diagnóstico por el cual se crea un sistema de garantías es compensar una falla de mercado y las dificultades que tienen las micro, pequeñas y medianas empresas. Por lo tanto, la fundamentación la compartimos. En el marco de la pandemia contribuyamos a que no haya una restricción de crédito cuando se necesita el crédito. Durante la pandemia nosotros no vemos mal que en el marco de esto que se alimentó –el fondo de garantías, por la vía que ya hablamos y que hoy tiene una disponibilidad importante en esta materia– se pueda ampliar su utilización para grandes empresas durante la pandemia. No lo vemos mal. Sí vemos que se desvirtúa conceptualmente la herramienta si esto se piensa de manera estructural, para el largo plazo”, cuestionó Bergara. 

Bonilla le respondió a las dudas de Viera y Bergara. Les recordó que en la “reglamentación para el sistema de emergencia relativo a las pymes ya está (acotado) y lo mismo sucederá con las empresas de mayor porte. Podría analizarse que así lo esté en el propio proyecto de ley, es algo que ya se está tomando en cuenta”, indicó. 

“Claramente estábamos pensando en que el SIGA grande o plus, como le llamemos, se acote a la situación de pandemia y a esta situación por la que estamos atravesando”, acotó Carmen Sánchez, presidenta de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE).

El senador del FA quedó satisfecho con la respuesta que dio el gobierno sobre ese planteo. “Me congratulo de que estemos viendo las cosas de manera similar en cuanto a que esto tiene que ser transitorio, debe haber lineamientos específicos por el cambio en la estructura de riesgos del fondo y no debe ir, en ningún caso, en desmedro de la atención prioritaria a las micro, pequeñas y medianas empresas”, indicó Bergara. 

La operativa hasta ahora

El pasado 19 de marzo el Ministerio de Economía anunció la capitalización del SIGA por US$ 500 millones para que el sistema bancario estuviera en condiciones de liberar créditos por hasta US$ 2.500 millones para las pequeñas y medianas empresas del país. 

La presidenta de la ANDE informó que, hasta el momento, el SIGA lleva otorgados US$ 220 millones en unos 7 mil créditos garantizados a través del sistema.

“Es una cifra bien relevante cuando la comparamos, por ejemplo, con las que se otorgaron en 2019, porque se garantizaron un total de US$ 45 millones en créditos otorgados, es decir, 1.900 garantías en el total del año; claramente, con otra situación económica y con otra necesidad de parte de las empresas. Las cifras actuales nos indican que vamos por buen camino, que este Sistema Nacional de Garantías está respaldando los créditos que las empresas toman en el sistema bancario y que fue una medida acertada, que se tomó en su momento”, destacó Sánchez. 

El SIGA Emergencia ofrece una cobertura de hasta el 80% de los créditos que otorga el sistema financiero y la ANDE está cobrando una comisión 70% menor por apelar a ese instrumento para no afectar el acceso al crédito de las mipymes. En UI y pesos se cobra una tasa anual sobre el monto garantizado de 0,60% y de 0,80% en dólares.

La empresa se debe encontrar calificada 2B o mejor en la Central de Riesgos del BCU en febrero de 2020 y en el caso de tener operaciones activas, las mismas no se encuentren con atrasos mayores a 59 días a febrero en la institución que solicita el crédito. También se debe estar al día con DGI y BPS. El SIGA Emergencia cubre -asumiendo un 80% de cobertura de la garantía-, un rango de crédito es US$ 2 mil hasta US$ 153 mil.  
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...