Espectáculos y Cultura > NUEVA SERIE EN FLOW Y TNT

El Tigre Verón: la nueva serie argentina sobre el poder y la familia bajo el foco del sindicalismo

Julio Chávez encarna a un líder sindical en esta nueva serie sobre el poder y los vínculos familiares 

Tiempo de lectura: -'

15 de julio de 2019 a las 05:03

Aunque venga en un envoltorio argentino, no solo por su realización y las figuras involucradas, sino porque su trasfondo es el del sindicalismo de ese país, con sus bombos, sus “muchachos” y sus ocasionales manejos turbios, lo que está por dentro de la serie El Tigre Verón es una historia universal, sobre el poder, la búsqueda de él y sus manejos, uno de los temas que más obsesionan a la humanidad, y que las historias, desde Caín y Abel hasta Game of Thrones, retratan.

Protagonizada por Julio Chávez, esta coproducción entre Pol-Ka, Cablevisión y TNT, que podrá verse en el canal de cable TNT Series a partir de este sábado, y cuya temporada completa está disponible en la plataforma Flow desde este jueves, la serie es parte de una trilogía no oficial que completan El puntero (también protagonizada por Chávez) y El lobista. Las tres son series que manejan la misma temática, y que tienen en su papel principal a hombres que ejercen como intermediarios a la vez que poseen poder, lo reparten y lo usan.

Así lo considera Daniel Barone, director de esas tres series, y poseedor de una extensa carrera en la que también se incluyen Epitafios, Signos y Trátame bien, además de trabajos en teatro y cine, en buena parte de ellas colaborando con Chávez. “¿Se trata de sindicalismo? Si. ¿De la lucha contra la patronal? Si. ¿De dos listas sindicales enfrentadas? Si. Pero también se trata de la estructura de poder de un líder, que no solo lo sostiene con los trabajadores, sino también con su  familia, que es lo que me parece más interesante combinar con los distintos aspectos”, consignó el director en una instancia de entrevista en la que participó El Observador, invitado por Cablevisión.

Por su parte, Julio Chávez destacó que si bien hay referencias al peronismo o a la construcción en el imaginario popular sobre las actitudes y la vida de un sindicalista, esto va más allá al ser una construcción de una historia sobre el poder. “Está en la naturaleza. Vi un documental extraordinario hace poco de dos caimanes coloridos, que pelean por una hembra, el que pierde se da vuelta sobre una rama y se oscurece y el que gana toma brillo. Casi te diría que hasta no es un invento humano. El poder es un asunto de la naturaleza”.

Julio Chávez es el “Tigre” Verón. Pero ¿quién es el Tigre Verón? Es un sindicalista, si, el presidente del sindicato de los empleados de la carne. Es un curtido veterano, que sabe cómo lograr que un empresario recontrate a los funcionarios despedidos de un frigorífico, como transar con aquellos a los que representa, y moverse en distintos ámbitos. Tiene una enorme casona con piscina, anda en un auto de lujo, pero tiene el cuidado de bajarse y pasarse a otro más humilde cuando se acerca a una manifestación.

“Se trata de la estructura de poder de un líder, que no solo lo sostiene con los trabajadores, sino también con su  familia”
Daniel Barone
Director de El Tigre Verón

Uno nunca sabe si el Tigre hace lo que hace por los obreros o porque tiene poder y puede hacerlo. Y claro, su vida dista de ser perfecta. La justicia se le viene encima por algunas irregularidades en la forma en la que el gremio maneja sus fondos, y si bien quiere retirarse, ninguno de sus tres hijos cumple el perfil necesario. En particular el mayor, Fabito.

Interpretado por Marco Antonio Caponi, que tiene como antecedente de más alto perfil haber encarnado a Sandro en la serie biográfica que se estrenó en 2018, Fabito se cree un mafioso de alto nivel, aunque en realidad está considerablemente lejos de eso.

Así describió Caponi a su personaje, uno de los escuderos del Tigre en el sindicato, adicto a la cocaína y con una abultada panza cervecera. “Es super intenso, tiene un grado de intensidad que no entra en un cuerpo. Tanta intensidad que está roto, todo el tiempo. Es un adicto, enfermo, con mucha conciencia de que lo está y con mucha desesperación. Tiene a su padre como horizonte, y quiere de alguna manera tener el lugar que merece, pero así no. Hay algo interesante en la relación laboral padre-hijo, en la familia también, y todo lo que va sucediendo lo hace muy complejo”.

El espectador le puede reconocer elementos de Tony Soprano o de Sonny Corleone, el hijo mayor del jefe mafioso de El Padrino a la evolución de Fabito, pero los parecidos van hasta ahí. “Todo lo que uno ve siempre sirve como eje para organizarse, pero disfruto mucho la búsqueda. Que llegue el libro, leerlo y ver como se viste, como se le da corazón y como se hace ese personaje”, contó Caponi. “Lo bueno de esos dos personajes es que son ficcionados, son hasta poéticos, es lo que todos nos imaginamos del mafioso. Creo que Fabito se comió un poco esa película. Lo bueno es buscarle la vuelta para contar algo sin definirlo y que el que lo vea le encuentre parecidos pero después lo lleve para su propio lugar”.

La serie puede verse completa en Flow,  y en TNT Series y Canal 13 de Argentina

Tanto los dos actores como el director resaltaron que la serie no intenta ser un retrato fiel del sindicalismo, ni que se debe tomar a los personajes como adaptaciones de figuras reales. Caponi lo ejemplificó así:  “No me sirven las figuras reales porque después tengo que contar otra cosa. Fabito ss un pibe que hace justicia por mano propia, que resuelve todo con violencia y le genera problemas al padre que está en un universo político, es un dolor de cabeza. Prefiero pensar en la creación del personaje. Hay algo que quizás suena romántico, el hecho de buscar la creación de algo original, más allá de tener referencias. No bajar línea”.

Chávez es aún más contundente: “Si TNT pretende que América Latina se entere que es el sindicalismo argentino, va a fracasar. Y yo no hacía ese proyecto, se lo daba a los documentalistas, a los periodistas, a los investigadores, historiadores, sociólogos, a los sindicalistas, empresarios y obreros. No es el tipo de ficción que me gusta esa. Trato de que mi mirada en relación a la ficción no quede atrapada en acusaciones ni opiniones”.

Para Barone  lo mejor fue la posibilidad de volcarse hacia los estereotipos y algunas conexiones más esquemáticas (que en la serie son visibles) para ficcionalizar el asunto y darle un tono más cercano a la aventura policial y al drama familiar que al hiperrealismo que nota, obsesiona a la ficción argentina reciente, compenetrada con ambientar sus historias “en lo que se ve en los noticieros”.

De ahí que lo importante sea la familia. Que el Tigre intente encauzar a Fabito o tenga que salvar a su hija Justina (Sofía Gala) de la justicia, o que su gran crisis sea cuando en el primer episodio muere su madre. La familia protege al personaje, y hace que se lo ataque menos por sus faltas éticas.

Por eso el primer episodio de El Tigre Verón dedica más tiempo a la edificación de los vínculos entre el sindicalista y su familia (madre, esposa, exesposa, hijos, yerno), que a mostrarlo en su tarea. Y ahí también pusieron énfasis los actores.

El director contó que en la previa hubo conversaciones con Chávez. “Tenemos un sistema de trabajo que es que yo me junto con él y leemos la mayor cantidad de capítulos posibles antes de empezar el rodaje, porque es nuestro hábito y es un protagonista que merece esa atención y yo necesito un dominio de la ficción en términos profesionales”.

La construcción del Tigre empieza entonces en los papeles pero después va a la mente del actor. “Primero viene el libro, que te dice lo que tenes que decir. Después viene una parte de autonomía”, resumió Chávez. “Si el guión dice ‘se pone cariñoso’, ¿Cómo se pone cariñoso El Tigre Verón? Cuando muere su madre, y él se conmueve, ¿cómo se conmueve? Cada serie te plantea una pregunta, que es ¿cómo vas a relatar esto? Y cuando construís una relación con otro personaje depende también de lo que plantean los otros actores, y de cómo te amoldas. Eso es muy relativo y varía mucho, no hay fórmulas, hay experiencias”.

Y como ejemplo está esa muerte familiar. El “Tigre” está al costado de la cama, y le pide a su madre que pelee. Levanta los puños y le dice que luche. Porque es un fanático del boxeo y no concibe otra forma de defenderse que a los golpes. “Aprendí que debía construir una estrategia para lo que es la muerte, aprendí a resolver, a responder a preguntas. Me hice preguntas y me sometí a las respuestas. Ninguna pregunta se responde en su plenitud, están para mantenerse abiertas. Una pregunta que se cierra ya no tuvo valor”, reflexionó el protagonista de la serie sobre su trabajo.

En cuanto a la colaboración entre actores, Caponi consideró que trabajar con actores como Chávez permite “volar más alto”. Destacó la “fuerza, el  conocimiento, la verdad, un peso específico que tiene y que te exige a vos. Julio es un actor que sabe un montón y se permite jugar. Cuando uno se encuentra con compañeros así lo disfrutas mucho, y te hacen todo más fácil”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...