Estilo de vida > LIBROS

El triunfo literario del fútbol

En los últimos años, el deporte más popular en Uruguay se ha consolidado como una temática exitosa en la literatura infantil y juvenil local

Tiempo de lectura: -'

14 de junio de 2015 a las 05:00

Antes del Mundial de Brasil 2014, la FIFA lanzó una serie de videos que presentaban a los equipos participantes. En el correspondiente a Uruguay, el entrenador de la selección, Oscar Tabárez, decía que "Uruguay es un país de gran cultura futbolística". "Llamo cultura futbolística a aquello que tienen los países para cuyos pobladores el fútbol es lo más importante", dijo.

Y es que en Uruguay el fútbol no se limita a la cancha, sino que se mezcla en todos los ámbitos. La cultura futbolística también se refleja en el hecho de que hay canciones de fútbol, hay películas sobre fútbol, museos de fútbol y libros de fútbol, varios de los cuales están orientados a niños y jóvenes, uno de los públicos más fervorosos.

Es que un niño uruguayo puede ser socio de un club desde el momento en el que nace o incluso con la imagen de la primera ecografía. Uno de sus primeros regalos suele ser ropa o un babero con los colores y escudo del equipo en cuestión. En cuanto pueda dar sus primeros pasos, recibirá una pelota para que la patee. Pocos años después, ya podrá ir a un equipo de baby futbol. Después verá si se dedica a eso o no, pero es probable que el gusto por ese deporte le quede para toda la vida, asociado a la pasión por un club.

Los libros son una extensión más de ese primer amor. Además, los éxitos recientes de la celeste han incrementado la voracidad de los niños por todo lo referido al balompié, aunque la literatura infantil futbolera tiene antecedentes que vienen de épocas no tan felices para el fútbol uruguayo.

Pateando Lunas fue el tercer libro de Roy Berocay, publicado por primera vez en 1993. Más de 20 años después sigue leyéndose en las escuelas del país, lo que indica su condición de clásico. Su protagonista es Mayte, una niña de 9 años que es la goleadora del equipo que integra junto a sus amigos del barrio y que deben enfrentar el desafío de un equipo rival liderado por el clásico niño insoportable, entre otras aventuras que tienen al fútbol como catalizador de juegos imaginativos.

Que tenga una protagonista femenina es una particularidad en comparación a otros textos del subgénero cuyos personajes centrales son en su mayoría hombres. Mayte también tenía el objetivo de derribar el preconcepto de que las niñas no pueden jugar al fútbol. Pateando Lunas se ha adaptado al teatro y se ha publicado en varios países del continente.

Desde adentro


Daniel Baldi

undefined



Daniel Baldi empezó a escribir cuentos en su juventud en Colonia, cuando jugaba en el Peñarol de esa ciudad. El técnico Julio Ribas, en ese momento entrenador de Bella Vista, lo trajo a Montevideo, donde inició su carrera profesional que lo llevó a clubes de Argentina, Venezuela e Italia. Se retiró en 2011, pero desde 2006 ha publicado al menos una vez al año una novela infantil-juvenil sobre fútbol, aunque él asegura que escribe para todos los públicos.

Su primer libro fue La Botella F.C., publicado en 2006 por la editorial Fin de Siglo (luego reeditado por Alfaguara), y que trata sobre las aventuras del equipo de baby fútbol del título. Este fue el primero de la saga de La Botella, que incluye otros cuatro libros, uno para cada categoría en la que el equipo juega.

Pero la consagración de Baldi fue con Mi mundial, lanzado en 2010, apenas semanas antes de la histórica campaña de Uruguay en tierras sudafricanas. El libro, que cuenta con un prólogo escrito por Diego Lugano, amigo de Baldi y con quien compartió equipo, trata sobre Tito Torres, un chico de Colonia que por su habilidad futbolística es reclutado por Peñarol, por lo que abandona sus estudios y se va con su familia a Montevideo, ya que su representante los mantiene. Pero cuando un accidente complica su pase al poderoso Milan italiano, el representante "se borra" y la familia tiene que empezar de nuevo. "La historia no es autobiográfica. Sí tiene algunos elementos personales, pero está basada en historias de compañeros, de amigos y de conocidos", dijo Baldi a El Observador en 2012.

Mi mundial muestra lo efímero de las carreras futbolísticas y la importancia del estudio para los deportistas, que a veces no saben qué hacer cuando terminan sus carreras. En una entrevista reciente en El Observador TV, Baldi destacó que la enorme cantidad de tiempo libre de la que disponen los futbolistas, es útil que tengan otras pasiones para desarrollar.

Embed


El libro, el más vendido en la categoría infantil-juvenil nacional en los años 2010 y 2011 según la Cámara Uruguaya del Libro, será adaptado al cine, bajo la dirección de Carlos Morelli. Según Lucía Gaviglio, productora ejecutiva del filme, actualmente se está intentando completar la financiación de la película para poder comenzar el rodaje, ya que la película debe ser filmada de continuo. Gaviglio explica que al tratarse de una película cuyos protagonistas son niños, esto produce un alargue del tiempo de producción, lo que a su vez incrementa los costos, más si se consideran la variedad de locaciones en las que transcurre la historia.

Salvo El desafío de la montaña, los restantes once libros publicados por Baldi tratan sobre fútbol. Entre ellos se encuentran El súper Maxi del gol, sobre la relación de un niño con su padre superestrella del deporte; Entre dos pasiones, una suerte de Romeo y Julieta del fútbol uruguayo, donde los hijos de los jefes de las barras bravas de Nacional y Peñarol se enamoran; y Mi mundial 2, la continuación de la historia de Tito Torres luego de su accidente que lo aleja de las canchas.

El trabajo más reciente del exfutbolista escritor es Estadio lleno, cuya presentación abrió la 15ª Feria del Libro Infantil y Juvenil, el 26 de mayo. La novela cuenta la historia de Andrés, un niño que comparte la pasión por el fútbol y la música. Su padre, un jugador frustrado, quiere que se dedique al deporte, pero la verdadera vocación del chico es el arte. Su vida cambiará para siempre cuando decida ir a estudiar en un conservatorio en Francia a los 18 años.

Edmundo Canalda, editor de Fin de Siglo, comenta que cuando Baldi presentó sus textos a la editorial, estos no trataban sobre fútbol. La sugerencia vino de su parte, considerando su otra actividad. Baldi la aceptó con entusiasmo. Canalda comenta que le atrajo las ganas e imaginación del escritor, así como su "sentido social", en referencia a su preocupación por las temáticas como la pobreza.

Viajes, figuritas y palitos
Otro autor que ha escrito textos infantiles que hablan de fútbol es Luis Prats. El escritor y periodista ha publicado libros sobre el deporte más popular del país con un énfasis histórico como Montevideo, la ciudad del fútbol, Goles y votos o La crónica celeste, pero en los últimos años ha incursionado en los textos para el público más joven.

El primero fue ¡Vamos al Mundial Brasil 2014!, que relataba el periplo de un niño llamado Matías y sus amigos de la escuela hacia la Copa del Mundo, que culmina con los protagonistas a punto de ver Uruguay-Inglaterra en San Pablo. En el camino, un veterano les cuenta la historia de la selección uruguaya.

La figurita más difícil del mundo es su secuela, en la que los niños, a su retorno a Montevideo, descubren un misterioso álbum de figuritas del Mundial 2030, que incluye por ejemplo al técnico uruguayo, Diego Forlán, al hijo de Lionel Messi con la camiseta argentina y también la figurita del título, que se incluye en el libro.

En entrevista con Jaime Clara en El Observador TV, Prats contó que la idea surgió de su pasión por el fútbol y por los álbumes de figuritas que acompañan cada Mundial. Además, Prats dijo que desde Fin de Siglo le propusieron escribir para este público porque había un "mercado" potencial para el que no había escritores.
Embed

Canalda explica que el fenómeno de la literatura infantil futbolera es reciente, pero que no es simplemente una moda que funciona a nivel de ventas, sino que los textos publicados tienen un buen nivel. A su vez, aclara que el "boom" editorial no se limita a los pequeños, sino también al público adulto.

El cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica 2010, el título de la Copa América 2011, las buenas actuaciones de las selecciones juveniles y ver cada fin de semana los goles de Suárez, Cavani y otras figuras de la celeste en Europa han generado una buena relación entre los niños y la selección nacional.
En ese contexto se publicó en 2013 El álbum de Palito, un libro escrito por Manuel Soriano e ilustrado por Federico Murro, que narra la vida de Álvaro Pereira, el jugador de la selección nacional. El libro contó con el apoyo de la Fundación Celeste y parte de sus recaudaciones estuvieron destinadas a esta institución.

Federico Ivanier es otro escritor uruguayo que ha incursionado en la temática futbolera a través de Lo que aprendí acerca de novias y fútbol, y su continuación, Más acerca de novias y fútbol. El protagonista de estas novelas juveniles es Sebastián, que además de sus dilemas deportivos, como lograr y mantener la titularidad en su equipo (y luego su pase a un equipo importante), busca conquistar a una compañera de liceo que le gusta mucho. Pero las cosas se complican en el segundo libro cuando otra chica entra en escena.


De clubes


De todas maneras, no solo la celeste generó títulos literarios para niños. Tanto Nacional como Peñarol cuentan con textos infantiles, ambos editados por Fin de Siglo. En el caso de los tricolores se trata de Bolso, mi buen amigo, coescrito por Fermín Solana y Alejandro Luzardo, e ilustrado por Martín Solana.

El libro relata la historia del equipo albo a través de una serie de conversaciones entre un padre y su hijo a lo largo el campeonato apertura 2011 que Nacional comenzó mal y terminó ganando.

Su contraparte es Carbonero querido, escrito por Leonardo Haberkorn e ilustrado por el ya mencionado Federico Murro, el cual también se encarga de contar la historia del club, aunque sin el hilo conductor "contemporáneo". Haberkorn opta por capítulos breves que comienzan explicando la relación del club con las empresas ferroviarias y pasando luego a los grandes jugadores y conquistas del equipo aurinegro.

Este es un repaso de algunos de los libros que integran este subgénero. La oferta es amplia y en constante crecimiento. El fútbol, que es una parte clave de la cultura uruguaya, se ha afirmado como uno de los temas recurrentes en la literatura infantil y juvenil local.

Niño futbol

undefined



Selección uruguaya de libros infantiles de fútbol


Pateando lunas

Roy Berocay (Alfaguara)

Mayte es la delantera goleadora del equipo que conforma junto a sus amigos del barrio. Y lo hace a pesar de que sus padres consideren que las niñas no tienen que jugar al fútbol, sino hacerle comiditas a sus muñecas. Pero Mayte, apoyada por sus compañeros de equipo, se las ingenia para jugar con ellos contra el cuadro de la otra pandilla del barrio, liderada por un niño gordo, malo e insufrible. Publicado originalmente en 1993, Pateando Lunas sigue siendo una referencia en la literatura juvenil uruguaya.

Mi mundial

Daniel Baldi (Alfaguara)

Fernando “Tito” Torres es un niño de 13 años de Colonia que juega muy bien al fútbol. Tentado por un representante montevideano, Tito y su familia se mudan a la capital para que la futura estrella juegue en las divisiones inferiores de Peñarol. El fútbol hace que Tito deje el liceo, pero no se preocupa porque está en camino a cumplir su sueño de jugar un Mundial con la selección uruguaya de fútbol. Pero un evento inesperado lo llevará a replantearse varios aspectos de su vida, descubriendo la importancia del estudio además de la del deporte.

Bolso mi buen amigo

Alejandro Luzardo y Fermín Solana (Fin de Siglo)
Carbonero querido

Leonardo Haberkorn (Fin de Siglo)

La historia de Nacional y Peñarol desde sus orígenes hasta la actualidad, contada de forma divertida y accesible para el público más joven, incluyendo además ilustraciones de los ídolos y grandes momentos de la historia de los dos equipos grandes del fútbol uruguayo.

La figurita más difícil del mundo

Luis Prats (Fin de Siglo)

Este libro plantea un ejercicio interesante, ya que el grupo de niños protagonistas conocen a un misterioso individuo que dice venir del futuro y les entrega el álbum del Mundial 2030, en el que están un veterano Diego Forlán como entrenador de la selección uruguaya, el hijo de Lionel Messi en la selección argentina y la figurita más difícil del mundo. Como curiosidad, el libro incluye un sobre de figuritas de esa futurista Copa del Mundo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...