Nacional > Estrategia de campaña

Emulando a Batlle, Talvi sale a "cantar la justa"

El candidato colorado dijo que hay más presupuesto y funcionarios en educación pero menos alumnos y resultados peores

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2019 a las 05:01

A Mercedes Menafra le sonó tan familiar lo que acababa de escuchar que enseguida gritó “¡cantar la justa, cantar la justa!”. El candidato del Partido Colorado, Ernesto Talvi, estaba diciendo que en la recta final de la campaña iba a empezar a develar los “espejismos” de la “década mentirosa” que va desde el 2004 hasta el 2014, y la viuda de Jorge Batlle enseguida recordó el eslogan de la campaña de 1994. Batlle tendría que esperar cinco años más para llegar al gobierno, pero esa frase quedó inmortalizada en la memoria de los uruguayos. 

Tras suspender las actividades por dos semanas debido a un "pinzamiento" en la espalda que lo obligó a hacer reposo y le impidió participar en eventos públicos, Talvi puso en marcha la segunda parte de su campaña con un acto organizado por la 15, la histórica lista de Batlle, en el que explicó el primero de los "espejismos" que pensaba develar: el de los funcionarios públicos. “Tenemos 312.000 funcionarios públicos, entraron 70.000 en el último período, son U$S 1.700 millones anuales y de no haber ocurrido ese ingreso tendríamos 1,8% de déficit fiscal y no el 4,9% actual”, dijo esa noche en Ciudad de la Costa ante la atenta mirada de Menafra, José Amorín y Germán Coutinho.

Este miércoles, durante un almuerzo de trabajo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), Talvi continuó profundizando esta línea, esta vez con el foco puesto en la educación, un tema que lo “obsesiona” y es su “buque insignia”, según anunció.

El candidato dijo que había más presupuesto y funcionarios en educación pero menos alumnos y resultados peores. 

Talvi señaló que su afirmación se basaba en que la matrícula en la educación pública pasó de 700 mil estudiantes en el comienzo del gobierno del Frente Amplio a 650 mil a fines de 2018, una baja de 50 mil estudiantes que obedece a “cuestiones demográficas” y una “fuga” hacia la educación privada, aunque de acuerdo a los datos del Observatorio de la Educación de la ANEP, la reducción entre el año 2004 y 2018 fue de 38.806 alumnos. 

El candidato dijo que los vínculos laborales en la educación aumentaron en 43 mil y que el presupuesto en "dólares comparables" pasó de U$S 845 millones por año a U$S 2.100 millones para “50 mil estudiantes menos”.

En diálogo con El Observador, el economista profundizó su afirmación señalando que en 2004 había 70 funcionarios cada 1.000 alumnos y que ahora hay 140, el doble, mientras que el gasto se había multiplicado por 2,5 pero los resultados eran “peores”. Graficó sus dichos diciendo que la situación era como “ponerle nafta a un auto cuando tiene la batería fundida”.

 

Tanto los indicadores de las pruebas PISA en Secundaria, como los de Terce en Primaria en lectura, ciencia y matemáticas, empeoraron, justificó.

“Le hemos pedido a la sociedad un esfuerzo descomunal en términos de costos para apostar a algo, pero hemos contratado un montón de gente, gastado millones de dólares y los resultados que obtenemos son peores. La explicación es que el FA ha construido el aparato político y de poder más formidable de la historia del país. Ese aparato se enquistó en el Estado y en todos los territorios posibles”, subrayó.

El candidato reconoció que aumentó la cobertura en Secundaria aunque dijo que en Primaria se mantuvo estable. “Con las clases de 50 estudiantes aprendían más que ahora que son 25. Eso es absurdo y un derroche inadmisible”, dijo aunque señaló que era “bueno” bajar la cantidad de alumnos que hay en cada clase.

Ovación por críticas y justificación por sueldo de Silva

El economista eligió al expresidente Julio María Sanguinetti y su candidato a vicepresidente, Robert Silva, como compañeros en la mesa de cabecera en la que también estuvieron las principales autoridades de ADM.

En la sala principal del Hotel Radisson lo escucharon los principales dirigentes del Partido Colorado y empresarios entre los que estaban los presidentes de las cámaras de Comercio e Industria, Julio César Lestido y Gabriel Murara, y el presidente de la patronal del taxi, Óscar Dourado, quien incluso le pidió una “foto” mientras entraba.

La mayor ovación se la llevó cuando criticó al Frente Amplio, especialmente a Raúl Sendic y Carolina Cosse, a quienes señaló por haber utilizado dineros públicos con fines políticos. “Se terminaron los Sendic y las Cosses, queremos unidades reguladoras fuertes que puedan fijar precios”, dijo.

El candidato reconoció que no será "fácil" llegar al balotaje y dijo que se habían "engolosinado" después de la interna. "Seguimos estando terceros, depende de la encuesta serán 10 puntos, serán 7 puntos, será más o menos. Pero de algo podemos tener la certeza: vamos por el gobierno", señaló y consideró que en el FA había nerviosismo porque si el Partido Colorado llegaba a la segunda vuelta ganaba. "El 98% de los blancos nos votaría, mientras que el 80% de los colorados votarían al Partido Nacional, por lo que hay votos que los blancos no van a heredar". 

Talvi aprovechó su discurso para defender a Silva, que ha sido cuestionado por dirigentes del oficialismo, que entienden que incurrió en irregularidades cuando se desempeñó en la empresa Teyma Construcción, mientras oficiaba como secretario general de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea). "Salieron a ensuciar a una persona de una enorme integridad. El FA tiene un estilo de hacer política que desprestigia", dijo.

Un rato más tarde, en rueda de prensa, justificó que “la ley permite” a su candidato a vicepresidente cobrar por un cargo que no ejerce.

Desde el año 2010 Silva no cumple funciones como secretario general de la Ursea, ya que fue pidiendo pases en comisión. Primero lo hizo para trabajar con Pedro Bordaberry en el Senado, después con la diputada colorada Graciela Matiaude y, por último, para ejercer como consejero del Codicen, donde resultó electo por votación de los docentes. En todos los casos siguió percibiendo el sueldo correspondiente al grado 15 de la Ursea, de aproximadamente $ 190 mil.

Talvi dijo que Silva tiene su cargo en reserva, un instrumento que permite que “gente valiosa llegue a puestos políticos sin tener que renunciar a todo lo que tienen”. “Es para proteger la carrera de quienes en última instancia le van a dar un servicio al país y eso me parece bien”, señaló. 

Consultado acerca de si esa posición no se contradice con la intención de bajar el costo del Estado por ocupar un cargo en el que le pagaban más de lo que correspondía, dijo que la ley se lo permite y que el cargo “ya existe y el Estado ya está haciendo una erogación”. “Al cumplir una función política pasa circunstancialmente de ejercer ese cargo, que es su carrera y sustento, a tener una función de responsabilidad política que puede durar un mes o cuatro años y es a término. No podemos pedirles que renuncien a sus ingresos simplemente por prestarle un servicio al país”, sentenció.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...