Economía y Empresas > VECINO COMPLICADO

Gobierno esperará estabilización en Argentina para ver si debe acompañar devaluación adicional

El equipo económico confía en las fortalezas de Uruguay, pero también sabe que crisis de vecinos pueden afectar la actividad

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2018 a las 05:00

El equipo económico sigue con atención todo lo que ocurre con el tipo de cambio en la vecina orilla y no descarta una apreciación adicional del dólar en la plaza local si el peso argentino se mantiene en los niveles actuales para no perder pie en materia de competitividad.

La competitividad y el precio del dólar fueron temas sobre el que se puso el acento este martes en el tradicional almuerzo de trabajo entre integrantes del equipo económico y directivos de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en el marco de la Expo Prado. En ese encuentro -que se extendió por casi tres horas-, el ministro de Economía y Finanzas Danilo Astori trasmitió que el tipo de cambio es un elemento a tener en cuenta, pero insistió en que es solo un componente de la competitividad.

“Los factores relativos al tipo de cambio importan también, pero corren el riesgo de hacernos pensar que  únicamente está por ahí la materia a considerar y no es verdad”, dijo Astori en rueda de prensa.

Según el ministro, los productores y directivos de ARU “terminaron reconociendo” que también hay otros aspectos en juego a los que prestar atención. Entre ellos, mencionó la incorporación de conocimiento, innovación, aumento de la productividad y eficiencia como “factores durables” que mejoraran la competitividad de la producción a largo plazo.

Precisamente, luego de cierto impase, el dólar en Argentina recobró impulso esta semana con dos subas consecutivas. Este martes el peso argentino se depreció 1,5% y el dólar cotizó a 37,94. Uruguay siguió de cerca ese comportamiento ya que también avanzó en ambos días aunque un poco más moderado. Este martes subió 0,48% en el mayorista alcanzando su mayor cotización en lo que va del año ($ 32,86). En el acumulado anual el dólar ya se apreció más de 14%.

Lea también: Nueva racha alcista del dólar que ya se vende arriba de $ 33,5 al público

Durante el almuerzo el equipo económico le hizo saber a la directiva de la ARU que Uruguay no podía seguir en paralelo lo que ocurre en el mercado cambiario argentino porque la situación macroeconómica es totalmente diferente. En ese país los agentes se han desprendido en los últimos días de los papeles de deuda del gobierno y acciones de empresas argentinas que cotizan en bolsa, algo que ha deprimido su cotización.

 

“En Uruguay los precios de los bonos no han mostrado ese comportamiento, básicamente se han mantenido estable”, dijo a El Observador una fuente oficial. Algo similar ocurrió con el riesgo país. “Hay que esperar un poco a ver dónde se estabiliza el mercado”, explicó. 

Esto implicaría que si el tipo de cambio en la vecina orilla se mantiene en los niveles actuales (en unos 38 pesos argentinos por dólar), las autoridades del equipo económico pueden tolerar una apreciación adicional del dólar para corregir la brecha de precios con Argentina en los próximos meses. 

De hecho, los exportadores se han quejado en el último tiempo por la pérdida de negocios en el exterior porque sus competidores argentinos están más baratos en dólares. Las exportaciones de carne vacuna de Argentina crecieron un 110% interanual en julio a 31.800 toneladas, alcanzando su nivel mensual más alto desde el 2009, impulsadas por la demanda de China y Rusia y la devaluación de su moneda. El primero es el principal destino en volumen para la carne vacuna uruguaya.

Durante el almuerzo el equipo económico argumentó que lo relevante es mirar la “trayectoria” del tipo de cambio.

La suba de más de 10% que tuvo el tipo de cambio desde abril impactó entre 0,3 y 0,4 puntos porcentuales sobre el IPC. A esto hay que sumarle algunos eventos climáticos que encarecieron coyunturalmente el precio de algunos alimentos, lo que llevó a que la inflación se escapara del rango meta de 3% a 7% definido por las autoridades. En los 12 meses a agosto el IPC cerró en 8,3%, una décima por debajo del date de julio.

Que la inflación se mantenga a raya ha cobrado importancia para el gobierno en los últimos meses. Esto porque la renovación de los convenios salariales avanza a un ritmo bastante más lento de lo deseado y se considera vital mantener ancladas las expectativas de los agentes económicos a futuro.

Astori contra analistas

El gobierno tiene claro y asume que las cuentas públicas están tensionadas, pero no comparte el diagnóstico de algunos analistas privados que consideran que debe realizarse un ajuste fiscal para no poner el peligro el grado inversor en un futuro.

“Yo esperaba señales diferentes de muchos analistas que se suponen que son analistas, pero que en realidad están adoptando una visión sobre la economía muy impregnada de intereses partidarios porque algunos de ellos están al servicio de partidos”, afirmó el ministro en rueda de prensa. 

“No es un tema personal, es un tema conceptual y deseo que nos concentremos en argumentos profundos, serios y sobretodo apegados a la realidad. No se puede  opinar con seriedad si no se observa la realidad con objetividad”, añadió el ministro Astori.

Lea también: Alza de impuestos y funcionarios públicos disparó debate entre economistas en la Expo Prado

Aunque el Poder Ejecutivo no tiene hoy en el menú comenzar a trabajar en un nuevo ajuste fiscal, si la situación regional y mundial sigue complicada se “puede enviar alguna señal” para evitar un deterioro de la trayectoria fiscal, pero descartaron un ajuste drástico. 

La nueva meta del MEF es llevar el rojo de las cuentas públicas a 2,5% del PIB para fines de 2020. En los 12 meses a julio el déficit fiscal se ubicó en 3,9%.

 

Si  bien la economía uruguaya ha mostrado cierta resiliencia al desempeño de la actividad económica de los vecinos, tampoco está inmune a que pueda sufrir coletazos. De hecho, el gobierno ya tomó una serie de medidas para amortiguar el impacto de la devaluación argentina sobre la próxima temporada turística reinstaurando la devolución de IVA y otros tributos para los no residentes. También elevó la devolución de impuestos en la carga de nafta en la frontera.

Expectativa por PIB del segundo trimestre

El ministro de Economía adelantó hace un par de semanas en entrevista con Radio Uruguay que el dato de crecimiento de la economía del período abril-junio -que divulgará este jueves el Banco Central- iba a ser menor que el 2,2% de expansión interanual del período enero-marzo. Esto por el impacto que provocará sobre las exportaciones una de las peores campañas de soja desde que hay registro producto de la última sequía.

Precisamente, los otros dos datos que el equipo económico mirará con atención serán el desempeño del consumo privado y la inversión, dos motores claves para tener un panorama sobre el desempeño de la actividad a futuro. En el caso del consumo ya hubo algunas señales negativas como un menor crecimiento en las ventas de autos 0 km y también en las ventas de los supermercados. En tanto, el Índice de Confianza del Consumidor se ha mantenido en la zona de moderado pesimismo.

En la última Encuesta de Expectativas Económicas de agosto, los expertos fijaron en 2,1% el crecimiento previsto para 2018 y en 2,5% para 2019. El gobierno mantuvo en la última Rendición de Cuenta una estimación de 2,5% de crecimiento del PIB para este año, pero elevó de 3% a 3,3% su previsión para 2019. 

Confianza en que gremiales vuelvan a negociar salarios

El ministro reiteró su desacuerdo con la decisión adoptada semanas atrás por las gremiales rurales de retirarse de los Consejos de Salarios, pero se mostró confiado en que puedan retomar el diálogo con sindicatos y representantes del Ministerio de Trabajo. “Cuando uno se retira de una negociación pierde toda posibilidad de hacer progresar su punto de vista”, afirmó el ministro.

Las gremiales se levantaron de las mesas de negociación por diferencias con un decreto del Poder Ejecutivo que fijó el pago de un correctivo por inflación pasada y que entienden no corresponde pagar. También por el conflicto sindical que afectó hasta hace algunos días la actividad de Conaprole.

Comentarios