Economía y Empresas > COMERCIO CON LOS VECINOS

Industria automotriz local se recupera con fuerte impulso de sus exportaciones

Se colocaron en Brasil y Argentina más de 8 mil vehículos el año pasado, la mayor cantidad desde 2015

Tiempo de lectura: -'

17 de enero de 2019 a las 05:04

Las exportaciones de la industria automotriz tuvieron un fuerte crecimiento en 2018 y alcanzaron su mejor nivel de los últimos años. El aumento fue impulsado por una mayor producción y una mejora del precio de venta de los vehículos. Brasil fue el principal destino, seguido por Argentina.

El pico de las exportaciones automotrices medidas en dólares fue en 2013. Allí se colocaron 14.840 unidades por un total de US$ 221,7 millones. Sin embargo, a nivel productivo la mayor cantidad de vehículos se ensambló al año siguiente cuando fueron 15.373. Pero allí pesó el precio por unidad (en 2014  la media fue US$ 1.500 menos que un año atrás) y las colocaciones llegaron a US$ 207,8 millones.

En los dos años la producción de vehículos chinos fue dinámica en Uruguay y había un jugador fuerte en la industria que ya no está: Chery. En ese período, la compañía asiática exportó 9.500 vehículos. Pero ya en 2014 comenzaron los problemas para la firma por una menor demanda de automóviles desde Argentina y Brasil. 

La situación desmejoró y a mediados de 2015 Chery cesó su producción y abandonó el país. En contrapartida la otra china instalada en Uruguay, Lifan, mantuvo su nivel de ensamblado. Pero los inconvenientes regionales siguieron repercutiendo y en el segundo semestre de ese año también cortó transitoriamente el armado de vehículos. El freno se notó drásticamente y el resultado fue que en 2016 solamente se exportaron 2.084 unidades en total.

La industria automotriz estaba hundida y muy cerca del jaque mate. Pero la situación comenzó a cambiar un año después. En marzo de 2017 el Grupo PSA —del que forman parte Peugeot y Citroën— cerró un acuerdo con representantes locales de esas marcas y con la armadora Nordex. Esta última ya producía camiones KIA. En los últimos meses del año en la empresa se fabricaron unos mil vehículos Peugeot y Citroën que fueron exportados.

Lifan culminó 2017 con ventas de 2 mil unidades. Los números generales cambiaron y en total se colocaron en la región casi 4.800 vehículos. El precio promedio fue de US$ 14.316. De a poco, la industria comenzaba a mejorar.

En 2018 la producción se concentró en las marcas Peugeot, Citroën, Kia y Lifan. Las tres primeras en la planta de Nordex; Lifan lo hizo en su fábrica de San José. Las ventas al exterior llegaron a US$ 126,7 millones con un crecimiento interanual de 85%. Medidas en dólares fueron las más altas desde 2014. A su vez, el precio promedio por unidad fue de US$ 14.916, el mejor desde 2013 cuando había sido de US$ 14.941.En total se exportaron 8.495 vehículos, la mayor cantidad desde 2015.

El principal vendedor fue EASA (Euro Automotriz SA, la firma que exporta los vehículos Citroën y Peugeot ensamblados en Nordex). Colocó en el exterior más de 4.400 unidades. A su vez, se exportaron 2.450 utilitarios Kia también armados en esa planta. Lifan logró vender  1.520 automóviles en Brasil 1.520.

Ese fue el principal destino de las exportaciones con 6.902 vehículos por un total de US$ 102,7 millones. En segundo lugar se ubicó Argentina que compró 1.497 por un valor de US$ 20,9 millones. El resto de los automóviles y utilitarios se repartieron en cantidades mínimas hacia otros destinos.

Sin embargo la realidad de las dos ensambladoras fue diferente. El recorrida de Lifan en el país tuvo oscilaciones con momentos de fuerte producción y también de inactividad. En julio del año pasado, la empresa decidió frenar la fabricación. A partir de ese momento se dedicó a enviar a Brasil vehículos que tenía en stock, pendientes de entrega.

El plan original para el año era de producir 3 mil unidades, pero luego se modificó hasta llegar a 1.700. La principal causa fue la fuerte depreciación del real que  le quitó competitividad a los vehículos armados en Uruguay.

El caso de Nordex fue muy distinto, ya que tuvo una producción y exportación muy superior a la de un año atrás. El gerente general de la empresa, Federico De Posadas, dijo a El Observador que en 2018 “se cumplió con los objetivos previstos y fue un año razonable”.  

Comentó que la intención sería armar más vehículos, pero todavía los mercados regionales sienten el efecto de la recesión que experimentaron. El empresario indicó que Brasil tuvo una demanda de vehículos acorde a la planificación de Nordex. Para este año, informó que la estimación es armar más de 5 mil vehículos Peugeot y Citroën y 2.500 camiones Kia Bongo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...