Espectáculos y Cultura > NUEVO DISCO

Julieta Rada: "Tener hermanos mayores y padres que te ayudan con tu trabajo está buenísimo"

Un nuevo disco, la colaboración con su familia y su mudanza a Buenos Aires son algunos de los temas de los que la cantautora habló con El Observador

Tiempo de lectura: -'

27 de agosto de 2019 a las 05:00

Julieta Rada cambió su lugar de residencia, la paleta de sonidos en sus canciones más recientes y quizá hasta cambie la forma de publicar su trabajo. Lo que no cambia es su conexión con la música, que es en parte la empresa familiar y también su razón de ser. “Por mí no pararía nunca de tocar”, dice. Tanto con su proyecto personal como en colaboraciones, a la vez que integra bandas como Ciro y los Persas y graba, la cantante uruguaya de 29 años no frena nunca, aunque, como le pasa cada tanto, sintió la necesidad de renovar su repertorio.

Y ahí vino Bosque, su tercer álbum, en el que las guitarras y la voz de Rada comandan, acompañados por una percusión reducida, y algunas pinceladas de teclados, programaciones y bajo. El cambio tiene que ver con una decisión personal de encarar un camino sonoro diferente, y también con la separación artística y de pareja de quien fue su socio compositivo, Nicolás Ibarburu.

“Con él componía las músicas, las letras y hacía la producción. A partir de ahora soy yo sola, y eso cambia un montón. A pesar de que en este disco hay cuatro temas que son con Nico, porque los tenía compuestos desde la época de Corazón diamante (su disco anterior), o por ahí. Pero éramos medio lentos para las letras, teníamos un montón de músicas a las que les faltaba la letra. Y dije, voy a agarrar todas esas músicas que me encantan, que nunca las terminamos por boludos y las voy a hacer. Las terminé y las llevé a un lugar mío, propio, que si las hubiera producido con Nico hubieran tomado otro camino”, explicó Rada.

Por otro lado estaban las ganas de hacer algo más tranquilo, relajado, despojado. La razón está detrás de algunos comentarios recibidos en sus presentaciones en vivo. “Me pasó mucho de tocar en vivo con la banda y que me dijeran ‘está buenísimo pero no te escuchamos la voz’, y después cantar a dúo y que me dijeran ‘che, cantás relindo’ o ‘qué bien que cantás' cantando muy poco. Y en otras canciones que hago otras cosas, voy para arriba y para abajo, no me dicen nada. Entonces me dije, 'capaz que a veces lo más simple es lo que más llega' y encaré para ese lado”.

Bosque encuentra a Julieta Rada viviendo en Buenos Aires y con la incertidumbre de un mercado musical cambiante. “Saqué un disco porque me gusta el concepto, el formato. Pero no sé qué onda, porque hoy la movida son los singles, lanzarlos y moverlos. Quizá esta sea mi despedida del formato”, planteó.

Buenos Aires es la ciudad en la que nació, en 1990, aunque al año se fue con su familia a México, y en 1995 llegó a Uruguay, donde vivió desde entonces. A la capital argentina volvió a los 18 años para estudiar en una escuela de música durante dos años. Ahora regresó, y desde marzo está instalada allí. “Hace tiempo que me quería ir, porque trabajaba y siempre trabajé mucho más allá que acá”, explicó. Siempre encontraba motivos para quedarse en Montevideo, hasta que en 2018 surgió la posibilidad de sumarse a Ciro y los Persas, la banda liderada por Andrés Ciro Martínez. “Estando allá me daba cuenta de que me surgían grabaciones, otros shows, que si estaba ahí pasaban cosas. Y yo ya estaba medio cansada de estar siempre en la misma, quería cambiar el aire. Y me fui”.

En familia

La producción musical de Bosque está firmada por Julieta y por su hermano mayor, Matías, que además tocó varios instrumentos en el álbum. “Siempre está en todos mis procesos, opinando todo. Pero necesitaba una mano para sentirme acompañada, y ninguna mejor que la de mi hermano, que me conoce más que nadie musicalmente, y sabe por dónde quería ir. Me acompañó mucho”, dijo la cantante y compositora, que agregó que tiene entre sus proyectos pendientes componer con él y tener una banda juntos.

Pero no es la única colaboración familiar del disco. La letra de la segunda canción del disco, Definiciones de amor, fue coescrita con su hermana Lucila, y los tambores de su padre, Rubén, suenan en otra de las canciones, además de que le dio la letra de Sirena.

En el caso de Definiciones de amor, la música estaba terminada, compuesta junto a otro de los colaboradores fundamentales en la producción y ejecución del disco, Leonardo Amuedo, y mientras Julieta trabajaba en la letra, tuvo la idea de llamar a su hermana. “Lucila tiene mucha facilidad para escribir, ella te manda un mensaje de Whatsapp y es un poema. Le pregunté si no le copaba escribir una letra, pero me dijo que prefería que la hiciéramos juntas”.

La de Sirena, en tanto, fue un regalo paterno. La artista estaba escribiendo, pero se había empantanado. No le encontraba la vuelta y se lo comentó a su padre. "Y un día cayó y tenía la letra escrita para la canción. Me emocioné”, dijo.

La conclusión de Julieta Rada es que “tener hermanos mayores y padres que te ayudan con tu trabajo está buenísimo”. Y en su caso es mejor aun, porque reconoce que en su trabajo compositivo requiere una mirada adicional. “Hice algunas cosas sola, con la compu, pero nunca me convencieron”, afirmó. “Cuando estás con otro también te potenciás, y el otro puede destacar cosas. Capaz que yo tiré una idea que me parece un espanto, pero el otro dice que está buenísimo y que hay que continuarlo. Tener otra perspectiva siempre ayuda. Y después de eso escribo, nunca me ha pasado de tener una letra, siempre es la música primero”.

Bosque termina con un homenaje. Stevie, como su nombre indica, es un agradecimiento a la influencia de Stevie Wonder. “Hay artistas que te deprimen, que te hacen decir 'voy a dejar la música' por lo increíbles que son. Wonder tiene eso pero a su vez tiene una cosa que te potencia la creatividad, y siempre me dejó ganas de cantar y de componer”, contó Rada. “Es quizá hasta medio infantil la letra, pero es un amor tan puro y real que es infantil”.

La herencia
Hay un disco de Rubén Rada, hasta ahora inédito, que lleva por nombre Lujuma Band, por sus tres hijos. En él cantan los cuatro integrantes del clan, y está guardado hasta la muerte del legendario compositor. "Cuando me muera van a tener este disco para vender", les dijo. “Mi padre tiene cada idea, está más loco”, dijo Julieta. “Pero, claro, como él hace tres discos por año, no tiene problema. Le brota la canción, entonces no se estresa. Puede guardar un disco, porque tiene tres más que no sacó”, lo justificó.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...