Cargando...
Soldados rusos en la ciudad ucraniana de Mariúpol. (Archivo)

Mundo > Guerra en Ucrania

Kiev afirmó que consolidó su contraofensiva y Moscú prometió combatir hasta lograr sus objetivos

El presidente ucraniano, Volodímir Zelensky declaró que por el momento no está dispuesto a negociar e instó a sus aliados a redoblar la presión y las sanciones contra Rusia

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2022 a las 14:30

El gobierno de Ucrania aseguró este lunes que tomó el control de más de 20 pequeñas ciudades y aldeas e hizo retroceder a las fuerzas rusas hasta cerca de la frontera noreste en el marco de la contraofensiva relámpago que lanzó la semana pasada. Moscú, por su parte, prometió combatir hasta lograr sus objetivos y afirmó que bombardeó algunas de las zonas reconquistadas por Kiev.

"En algunas áreas del frente, nuestros soldados llegaron a la frontera con la Federación Rusa", dijo el gobernador de la región nororiental de Jarkov, Oleg Syniehubov, un avance que según el gobierno del presidente Volodímir Zelensky “elevó la moral de las tropas ucranianas” en su intento para que la contraofensiva constituya un punto de inflexión en el conflicto.

"La liberación de localidades en manos de invasores rusos continúa en las regiones de Jarkov y Donetsk", en el este del país, señaló el Ejército en un informe recogido por la agencia de noticias AFP que subraya que “en toda la línea del frente las fuerzas ucranianas han logrado expulsar al enemigo”. El texto agrega que "durante su retirada, las tropas rusas están abandonando apresuradamente sus posiciones y huyendo".

Ucrania afirmó en las últimas horas haber retomado desde principios de septiembre unos 3.000 kilómetros cuadrados de territorio, principalmente en la región de Jarkov, información que Rusia no desmiente, aunque aclara que no se trató de derrotas en el campo de batalla, sino de “repliegues voluntarios estratégicos”. Por otra parte, el Kremlin aseguró que bombardeó zonas reconquistadas por Ucrania en el este.

Los ataques combinados de la aviación y la artillería rusas tuvieron como objetivos “unidades y reservas de las fuerzas armadas ucranianas" en Jerson y en las zonas de las localidades de Kupiansk y Izium, lo que habrían provocado la muerte de 250 efectivos ucranianos, según el portavoz del ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov. Información que no pudieron ser verificadas por observadores independientes.

Los combates, que se intensificaron en varias áreas del este, norte, sur y centro del país ocasionaron importantes daños en la infraestructura y provocaron extensos cortes del suministro de energía electricidad, en especial en Jarkov, donde una central térmica, la segunda más grande del país, se vio afectada, según indicó el jefe adjunto de presidencia ucraniana, Kirilo Timoshenko.

Por su parte, Zelensky, declaró que por el momento no está dispuesto a negociar con Rusia. "Hoy por hoy no, no conversaré con quienes dan ultimátum", dijo en el marco de una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNN, oportunidad en la que instó a Estados Unidos y sus aliados a no aliviar la presión y las sanciones sobre Moscú. "No podemos levantar ninguna sanción, no podemos negociar, no podemos tener una conversación sustantiva con Rusia hasta que no abandone nuestro territorio. Después de eso, sí, podemos empezar a discutir la política de sanciones, el levantamiento de sanciones individuales", afirmó Zelensky.

Por lo pronto, y en el contexto de la contraofensiva ucraniana, Moscú endureció su tono y, en palabras del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, "no hay perspectivas de negociaciones".

Las declaraciones de Moscú y Kiev parecen alejar la posibilidad de un cese el fuego, o al menos la chance de que ambos países retomen las frustradas conversaciones que iniciaron a puertas cerradas a fines de marzo en la ciudad turca de Estambul. Ocasión en la que, según Rusia, Ucrania y sus aliados se negaron a ofrecer garantías de que la OTAN no se extenderá hacia el este de Europa.

Según los analistas occidentales, el conflicto seguirá por mucho tiempo. "Ucrania infligió una gran derrota operacional a Rusia al recuperar casi toda la región de Járkov. Sin embargo, la contraofensiva actual no pondrá fin a la guerra", estimó el Instituto para el Estudio de la Guerra, un think tank con sede en Washington fundado en 2007 y financiado con recursos provenientes de la industria contratista de defensa, como Raytheon, General Dynamics, DynCorp y otros.

Ya en el terreno, las autoridades de ocupación prorrusas de la región de Járkov admitieron que se habían trasladado a la región rusa de Belgorod, cerca de la frontera para ayudar en la acogida de refugiados. En tanto, el líder de la autoproclamada república separatista de Donetsk, Denis Pushilin, reconoció que la situación es "difícil" en el frente, aunque aseguró que las fuerzas rusas "resistían".

Según muchos expertos militares, la pérdida de la ciudad estratégica de Izium, que contaba con 50.000 habitantes antes de la guerra y se había convertido en un punto clave para la logística y el aprovisionamiento de las tropas rusas, podría contrariar seriamente las ambiciones militares de Moscú en el este de Ucrania y cambiar la dinámica de la guerra.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...