Nacional > ENTREVISTA A ADRIÁN PEÑA

La cantidad de agua potable "es un problema y debemos buscar una solución definitiva"

El ministro de Ambiente aseguró que la coalición "no corre riesgo" por votar dividida en el desafuero de Guido Manini Ríos 

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2020 a las 07:09

Un cartel improvisado a la salida del ascensor en el piso 6 de la Torre Ejecutiva señala que a pocos metros funciona el flamante Ministerio de Ambiente. Se trata de oficinas que antes eran utilizadas por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, pero con los cambios dispuestos por Isaac Alfie quedaron vacías.

En uno de los despachos, Adrián Peña dice que se estaba "acostumbrando" al rol que en el Parlamento, pero la salida de Ernesto Talvi de la Cancillería le cambió los planes. "Fue un barajar y dar de nuevo", expresa el flamante jerarca, que tiene como objetivo que el novel ministerio esté "caminando con músculo" antes de fin de año y ser el "mejor de la clase" para que el Poder Ejecutivo le brinde más recursos en las próximas rendiciones de cuentas.

En entrevista con El Observador, el ministro de Ambiente dice que mejorar la cantidad y calidad del agua; avanzar en el tratamiento de los residuos y transitar hacia un desarrollo sostenible con un sistema agroecológicamente sustentable serán los principales ejes de su gestión, y que no cree que la coalición corra riesgo por votar dividida en el desafuero de Guido Manini Ríos.

Además, revela que Ernesto Talvi lo está asesorando en la elaboración de un "plan estratégico" para tener una "línea clara" con "metas y plazos" en el ministerio. A continuación, un resumen de la entrevista con El Observador.

Siempre manifestó que le interesaban las tareas ejecutivas. ¿Se imaginó que a los seis meses iba a terminar asumiendo como ministro?

No me lo imaginaba, fue una consecuencia de la salida de Ernesto Talvi de la cancillería, que hizo que Ciudadanos perdiera su representante en el gobierno. Presidencia nos ofreció Ambiente y se recuperó el equilibrio político dentro del gabinete. 

No era un escenario que esperara, me venía acostumbrando al rol en el Parlamento, había ocupado un rol en el Senado con la coordinación colorada, la articulación en la LUC en la coalición y con el FA. Había  encontrado un puesto en el campo de juego en que me sentía cómodo y donde creo que estaba aportando bastante, pero esto supuso un barajar y dar de nuevo.

¿Cuál es el desafío más urgente a corto plazo en Ambiente?

Armar el ministerio, hay que ensamblar piezas de diferentes lados, que todas las direcciones se sientan parte de lo mismo, conseguir recursos humanos, para que sobre el final del año tengamos caminando al ministerio y generando músculo. 

¿En cuanto a la gestión?

El agua en sus dos dimensiones: cantidad y calidad; residuos y desarrollo sostenible, para avanzar en un sistema agroecológicamente responsable. Me interesa dejar rumbos claros, estrategias y avanzar en determinados caminos que no necesariamente se van a cerrar o los problemas tendrán soluciones en este período.

La mayoría de los funcionarios tienen formación técnica elevada, eso es una facilidad porque la gente que se necesita es la que tiene la especificidad para la tarea.

Estoy esperando que se defina la Intendencia de Montevideo para pedirle una reunión y empezar a hablar del tema residuos. Ningún plan estratégico a largo plazo se puede hacer sin tener en cuenta las intendencias, y mucho menos Montevideo, que además es la propietaria de la basura y encargada de la gestión.

¿Qué es lo más urgente en residuos en Montevideo?

Tener un plan que incorpore la variable de la clasificación, reducir la cantidad de basura, recuperar mucha de esa basura y que en su mayor proporción sea clasificada. También pensar en la valorización, que puede ser por ejemplo en energía o reutilizando en otros procesos, y pasar a la etapa de reciclaje.

¿Cuánta falta de coordinación hay actualmente?

Falta, no me gusta evaluar hacia atrás porque creo que en todo se ha hecho mucho, si bien las anteriores autoridades habían avanzado, creo que en esto tenemos un letargo más importante que en otras materias. 

El problema más grande es en Montevideo, quizás sea más fácil por la dimensión, cantidad o volúmenes, encontrar soluciones en el interior, y por eso Montevideo tiene el problema que tiene. 

¿Cuánto se recicla?

En Montevideo hay plantas de reciclaje que logran reciclar en el entorno del 1%. Son números muy bajos. Hay que recuperar más para procesar más y reciclar más. En Alemania el reciclaje de esos productos es del 80%.

¿Piensan modificar la ubicación del “megabasurero” en Canelones? 

Es un tema que conozco porque lo trabajé como diputado. Hoy se plantea la relocalización del proyecto, los vecinos presentaron un reclamo y la respuesta de Dinama es que el proyecto técnicamente tiene su solidez.

¿No hay definición?

Lo estoy estudiando, recibiendo informes y técnicos, para armar un informe porque este tema lo voy a hablar con el presidente.

¿Qué medidas están pensando para mejorar la cantidad de agua?

En el área metropolitana, hay problemas de cantidad en varios puntos del país. El último año tuvimos sequía y en abril cuando asumió el presidente de OSE había agua para 42 días. Seguramente tengamos un escenario similar en el próximo año porque se anuncia que habrá un verano seco. Es un problema y debemos buscar una solución definitiva. 

¿Cuántos días representan una situación buena?

Hemos tenido para más de medio año, 40 días es muy poco de reserva. Uruguay por debajo de esos días ha estado muy pocas veces, estuvimos en una situación realmente crítica en el último año y si son dos años de sequía el segundo es peor así que vamos a ver qué suerte tenemos, pero la idea es no depender de esa suerte.

¿Qué opciones hay para asegurar esa cantidad?

Está la posibilidad de hacer la presa de Casupá, la inversión son alrededor de US$ 80 millones y nos asegura en un par de años una reserva de agua que si el Santa Lucía baja su caudal podemos alimentarlo desde esta presa. 

Eso no soluciona la calidad, porque los problemas de cianobacterias los seguimos teniendo y no soluciona que seguimos dependiendo de una sola fuente (el Santa Lucía) y de una sola planta (Aguas Corrientes). Es una dificultad que Montevideo y sus adyacencias, dependan de una sola fuente y planta.

¿Qué otras alternativas manejan?

La desalinización es una. Es cara porque el agua se tomaría a la altura de San José o Colonia en el Río de la Plata, pero los números nunca se han planteado. El presidente nos autorizó a estudiar el menú de opciones para plantearle qué es lo que nos parece más indicado. 

¿Tienen dinero para alguno de estos proyectos?

Es una parte del asunto, porque sacar agua del río es un proyecto muy importante para el que hay que lograr una amplia base de apoyo político y recursos. 

Entre las inversiones pendientes también está la planta de tratamiento de lodos.

Está dentro de las denominadas once medidas del Río Santa Lucía, eso sí es urgente, pero tampoco hay recursos, son unos US$ 40 millones, así que tenemos que agudizar el ingenio y ver cómo podemos financiar esa obra. OSE no tiene los dineros entonces estamos pensando en una iniciativa privada que haga la inversión y con el pago del tratamiento de esos lodos puedan financiar la obra, que recuperen la inversión que hagan.

¿Qué otros desafíos hay en cuanto a la calidad del agua?

La mitad de la contaminación del río Santa Lucía tiene que ver con los procesos productivos, contaminación difusa, contaminación por saneamiento e industrial. Se están haciendo plantas de saneamiento en Fray Marcos y San Ramón, ampliando en Santa Lucía y Aguas Corrientes, hay 30 empresas a las que se les obligó el control de efluentes y un plan de tratamiento y monitoreo que es de primer mundo.

En la cuenca del Santa Lucía hay más de 1.000 tambos, 465 están incorporados en un plan de tratamiento del estiércol que se concentra en las salas de ordeñe, hay que incorporar al 60% restante, eso cuesta dinero, el sector lechero está en un momento complicado, hay que ver cómo incorporamos más.

Se ha mejorado en el monitoreo y se está incorporando tecnología que nos permite medir en tiempo real la generación temprana de floración de algas, eso nos permitirá actuar en la propia fuente. 

¿En el caso del río Negro específicamente?

Tenemos problemas en la cuenca nuestra, que tienen que ver con procesos productivos y la represa de Rincón del Bonete, que incide mucho porque es la que maneja el caudal del río.

También lo que viene de Brasil, en particular lo de Bagé, por eso el trabajo con Relaciones exteriores es muy importante. Lo que podamos hacer en cualquiera de las cuencas (río Uruguay, río Negro, Laguna Merín) difícilmente tenga sentido si no hay políticas lineadas de nuestros vecinos. 

¿Y UPM?

El río ya llega comprometido y hay un desafío. A nosotros nos toca controlar, medir y evaluar de manera permanente. Los cálculos cumplen con los parámetros establecidos. 

Los técnicos de Dinama son muy sólidos, dan garantías, nosotros nos respaldamos en ellos y vamos a estar evaluando y monitoreando, hay una función de control que la Dinama realiza y el emprendimiento lo tendremos que controlar en cada una de sus etapas. 

¿Cómo se puede actuar para prevenir las cianobacterias?

Lo primero es el trabajo en los procesos productivos, que la carga de fósforo con que llegan los efluentes al río sea la menor posible. En los ríos se puede trabajar, hay nueva tecnología como inyectar ozono, hay unas boyas con ultrasonido que matan a las cianobacterias en determinado nivel. Es tecnología que no es muy cara y seguramente en el próximo verano la estaremos comenzando a probar. También se puede trabajar con filtros en determinadas áreas y ríos. Hay que trabajar antes que el monstruo nazca, hay herramientas para trabajar sobre el monstruo, pero la idea es que sea chiquito. 

¿Qué pasa con la licitación del radar para el Instituto Uruguayo de Meteorología?

La idea es avanzar en la instalación tal cual venía del gobierno anterior en el departamento de Salto en un plan más ambicioso de radarización del Uruguay, que aspira a que sean tres: el otro estaría por el este en la zona de Treinta y Tres y uno más chico en el sur de Florida, norte de Canelones. De ese modo tendríamos al territorio nacional bajo la tecnología de radar que es muy superior a la satelital y nos permite un nivel de detalle y previsión de eventos bastante más amplia.

¿Alcanzan los $760 millones anuales que tienen en el Presupuesto?

Tenemos un dilema, la sociedad pide más control, inspección y políticas en materia de ambiente, pero por otro lado te pide que no gastes más. Hoy lo que tenemos es una mejora presupuestal porque las direcciones que pasaron por LUC eran unos $600 millones y estamos en $768 millones. No es suficiente pero lo que queremos es ser los mejores de la clase, optimizar el uso de los recursos, demostrar resultados y así poder ganar crédito para ir pidiendo mejoras en las rendiciones de cuentas.

¿Cómo ve el funcionamiento de la coalición?

Está funcionando bien, lo demuestran las acciones de gobierno, está sólida en los diferentes ámbitos. A nivel legislativo, la Ley de Urgente Consideración (LUC) y la Ley de Presupuesto, seguramente las dos más importantes del período, van a contar con todos los votos de la coalición. 

¿El Presupuesto es el gran desafío?

Si, porque la LUC es el marco y el contenido es el Presupuesto. Un gobierno se define por su presupuesto, es donde prioriza y define a qué apuesta más y a qué apuesta menos, es la ley madre. Pasar esta instancia es fundamental. 

Como en los diferentes incisos han trabajado los diferentes partidos que son socios de la coalición y se ha llegado a consensos hacia adentro, no creo que tenga mayores dificultades el tratamiento en comisión. Habrá cosas que van a tener los votos, otras que no, pero me parece que en términos generales es una instancia que se va a superar con éxito.

El presidente habló de “permanecer unidos”. ¿Cómo hacen para ir discrepando en los casos puntuales?

Comparto que la coalición tiene que mantener su unidad sobre todo en las cosas que nos convocaron, los grandes temas y los que nos comprometimos de cara al gobierno. Hay que alcanzar esos objetivos, porque la consecución de esos objetivos se traduce en el éxito de la coalición y todos estamos jugados a que le vaya bien a la coalición.

¿Comparte el razonamiento de que si le va bien a la coalición le está yendo bien a todos los partidos?

Lo comparto, pero… ¿habrá unanimidades? No. Va a haber temas que están por fuera de los acuerdos en los que naturalmente habrá diferencias. Eso no nos puede asustar ni trancar los temas en los que tenemos un compromiso, entonces salvando los compromisos se salva la coalición. 

Uno de esos casos es el desafuero de Guido Manini Ríos.

No está en el acuerdo, nunca lo formó, es un tema más fino, de visiones de otros temas que no hace al acuerdo que nos juntó. Todos aquellos temas que están por fuera del Compromiso por el país son temas en los que perfectamente podemos tener diferencias y no pasa nada si las tenemos. No creo que corra riesgo la coalición porque votemos divididos en esto.

¿No se genera desconfianza entre los socios por la posición de Ciudadanos?

Los demás socios han entendido nuestra posición, podrán no compartirla pero la respetan y entienden. Es un tema en que no hay que hacer grandes ruidos, es puntual, cada uno manifestó su opinión y puede darse que votemos diferente.

¿Cómo ve el diálogo con el presidente?

Siempre manifesté que un ámbito más colectivo de conducción de la coalición sería mejor, pero a renglón seguido digo que no soy el presidente, que es quien define cómo se relaciona con los demás socios y le está yendo bien. Está funcionando y como dicen, cuadro que gana no se toca.

¿Cómo quedó Ciudadanos tras la salida de Talvi?

Está en un proceso de reconstrucción, la salida de Talvi nos afectó porque fue quien nos aglutinó. Venimos autogestionándonos y lo venimos haciendo bien, con la conformación de una mesa coordinadora que es un ámbito colectivo de toma de decisiones. Como dice el dicho, corazón que no se rompe se curte, y nos estamos curtiendo.

En los próximos años es natural que se dé un proceso de realineamiento dentro del partido. No sé cómo ni detrás de quién, pero si veo que de aquí a la próxima elección habrá muchos movimientos de un lado al otro. Hay que ver la foto final, pero en ese sentido Ciudadanos tendrá una propuesta.

¿En qué está Ernesto Talvi?

Trabajando en algunos temas, me está dando una mano en algunos temas, por ejemplo de ambiente para el ministerio. estamos elaborando un plan estratégico para el ministerio, sobre todo en los grandes temas, para tener una línea clara con metas y plazos; también participa en algunos temas vinculados a ganadería y manteniendo reuniones con los legisladores porque la idea es presentar ideas, proyectos a través de los legisladores.

¿Coincide en que el Frente Amplio está ‘como bola sin manija’, tal como expresó en una reunión de la coalición Lacalle Pou?

Al Frente Amplio le está costando encontrar su lugar como oposición, si bien lo fue toda la vida después de 15 años de gobierno no encuentra el lugar desde el cual pararse, y sin un liderazgo claro se complejiza un poco más. En esa búsqueda se va moviendo, pero no es el FA anterior al gobierno que estaba muy bien parado, sólido y con liderazgos claros. Es otro, en reconstrucción pero al que hay que respetar siempre, porque tiene gran capacidad para aglutinar y marcarse prioridades.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...