Fútbol Internacional > CORONAVIRUS

La increíble odisea del equipo chino que deambuló 50 días por España

Salieron el 3 de enero de Wuhan para realizar la pretemporada y recién pudieron regresar a China el 17 de marzo, pero aún no llegaron a sus casas

Tiempo de lectura: -'

23 de marzo de 2020 a las 05:00

El 3 de enero pasado el coronavirus no había cruzado las fronteras de China, o al menos no se tenían noticias. Ese día partió desde Wuhan -una ciudad de 11 millones de personas- un equipo de fútbol con la intención de escaparle al frío helado y realizar la pretemporada en temperaturas menos hostiles. Los integrantes del Wuhan Zall no imaginaban que iban a pasar 50 días deambulando por el mundo, lejos de sus familias que sufrían los primeros embates del Covid-19 y siendo tratados como fueran virus caminantes. Recién pudieron regresar el 17 de marzo, después que China abrió las fronteras tras ganarle la batalla al coronavirus. Ahora están en cuarentena porque regresaron de España, otro de los países más afectados actualmente. Todavía no llegaron a Wuhan.

En la ciudad de Wuhan empezó todo. La propagación del coronavirus y la historia del equipo dirigido por un español de nombre José González. El primer destino del plantel compuesto por 27 jugadores fue Guangzhou, a mil kilómetros de distancia de Wuhan. El 9 de enero, cuando el virus comenzó a expandirse, se hicieron la prueba, pero todos dieron negativo.

La idea era realizar la pretemporada hasta el 23 de enero en Guangzhou, cerca de Hong Kong y regresar a su ciudad natal para pasar las fiestas del Año Nuevo chino en familia y seguir viaje a España, donde continuarían la preparación. La nueva temporada empezaba el 22 de febrero. Pero fue imposible volver, porque el día antes de que tenían previsto hacerlo, la ciudad fue cerrada de par en par.

Algunos de los futbolistas fueron liberados para pasar las fiestas y viajaron a sus domicilios en ciudades que no se vieron afectadas por las medidas de emergencia del gobierno, otros tuvieron que conformarse la comunicación a través de videollamadas.

El 29 de enero volaron a España, donde todavía el virus no había empezado a causar estragos. Pasaron por Shanghai y Turquía antes de llegar a Málaga. “Cuando llegamos al aeropuerto la gente nos miraba como si fuéramos un virus caminando”, dijo el técnico González a los medios españoles. Wuhan ya era famosa en el mundo.

Se trasladaron a Cádiz, no sin antes pasar por todos los controles sanitarios posibles. Los resultados fueron siempre negativos. Pero no todo fue tan sencillo. El hotel donde habían reservado habitaciones les canceló repentinamente las reservas. Luego, el propietario del campo de entrenamiento donde el equipo debía realizar sus sesiones de práctica dijo que un equipo ruso que estaba usando el campo contiguo se había quejado y tuvieron que buscar otro lugar de entrenamiento.

Tampoco se jugaron los partidos amistosos que se habían pactado con equipos profesionales de Rusia, República Checa y Suecia, y se tuvieron que conformar enfrentando a un equipo senior de Andalucía. No les daban muchas explicaciones por las cancelaciones, pero eran obvias. Les tenían miedo, provenían de la tierra donde comenzó a expandirse el mal de moda.

Además, el coronavirus empezó a extenderse también por España y la gente miraba con desconfianza a los futbolistas chinos, que el 1 de marzo viajaron a Madrid para observar el clásico Real Madrid-Barcelona en el estadio Santiago Bernabéu, invitados por la Liga Española, partido que ganó el conjunto merengue por 2-0.

Luego continuaron la preparación en Andalucía, al tiempo que en España también se instauró el confinamiento general para luchar contra la propagación del Covid-19. Los casos positivos en Europa crecían diariamente.

El jueves 12 de marzo China anunció que el pico de transmisiones de Covid-19 había llegado a su fin. Las fronteras del país se abrieron y el sábado 14 de marzo los jugadores salieron de España después de permanecer 50 días. "Ahora está mejor en China. Sin embargo, no volvemos porque la situación en España está peor, sino porque la Liga China probablemente comenzará a principios de mayo y todavía tenemos que ponernos en cuarentena dos semanas. Por lo tanto, era importante volver en cuanto sea posible", dijo el entrenador.

Otras informaciones indican que la superliga china podría comenzar el 14 de abril, si las autoridades lo permiten.

Pero la vuelta tampoco fue fácil. Según informaciones de prensa, la expedición del Wuhan Zall quedó temporalmente bloqueada en Fráncfort, Alemania, antes de poder tomar un vuelo rumbo a China. Luego de llegar a su país, los jugadores tuvieron que esperar 12 horas para llegar a su hotel en Shenzhen, a causa de los férreos controles impuestos en China para erradicar la propagación del virus.

El plantel aún continúa en Shenzhen y no puede seguir viaje a Wuhan, ciudades separadas por mil kilómetros. Todos estarán en aislamiento durante 15 días. Las dos semanas más largas de sus vidas, después de deambular por el mundo durante casi dos meses sin poder ver a sus familiares y mirados como si fueran parias.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...