Economía y Empresas > EUFORIA CONTENIDA

La lección que deja el bitcóin a los inversionistas: las criptomonedas no están listas

Los esfuerzos vacilantes de las grandes organizaciones financieras son parte de un atrincheramiento en la industria de las criptomonedas después del fracaso del año pasado

Tiempo de lectura: -'

04 de abril de 2019 a las 17:23

Por Nathaniel Popper, New York Times News Service

Paul Chou fue uno de los muchos aficionados al bitcóin que pensó que las grandes instituciones de Wall Street iban a convertirse en pesos pesados en los mercados de criptomonedas.

Chou provenía de una de esas instituciones, Goldman Sachs, y creó una bolsa de valores para criptomonedas, LedgerX, que iba a atraer a grandes inversionistas con sofisticados contratos financieros.

Ahora, ante la caída que sufrió el bitcóin el año pasado, Chou se vio obligado a confrontar la manera en que unas pocas empresas financieras de gran tamaño tomaron medidas para llevar a cabo sus planes para las criptomonedas.

“En definitiva era parte del plan original que las instituciones fueran una gran porción de este mercado”, afirmó Chou. “Estábamos equivocados”.

Goldman Sachs anunció que iba a abrir una operación para comerciar bitcoines en nombre de sus clientes. Un año más tarde, el interés de los clientes se ha debilitado, y el banco no ha recibido la aprobación regulatoria para comprar y tener bitcoines reales para sus clientes, de acuerdo con una persona familiarizada con la operación, que no estaba autorizada a comentar sobre el tema en público y habló con la condición de permanecer en el anonimato.

La empresa matriz de la Bolsa de Valores de Nueva York se ha visto orillada a demorar el lanzamiento de la bolsa de valores para criptomonedas que anunció el año pasado y aún no hay una señal clara de cuándo obtendrá la aprobación necesaria de los reguladores. La bolsa de valores se rehusó a ofrecer comentarios.

Además, el mes pasado, el Mercado de Opciones de la Bolsa de Chicago mencionó que iba a dejar de ofrecer un contrato de comercialización de bitcoines que había arrancado con bombo y platillo a finales de 2017.

Los esfuerzos vacilantes de las grandes organizaciones financieras son parte de un atrincheramiento en la industria de las criptomonedas después del fracaso del año pasado, cuando el precio de un solo bitcóin cayó de casi US$ 20.000 a unos US$ 4.000. Durante meses, se ha quedado en ese precio, pero tuvo una sacudida inesperada el martes, al superar por un breve momento los US$ 5.000.

La ilusión que se esfumó 

Algunos entusiastas de las criptomonedas tenían la esperanza de que la entrada de las instituciones de Wall Street les otorgara legitimidad ante los inversionistas tradicionales. Sin embargo, sus problemas —y el declive de su interés— ilustran la dificultad para llevar el bitcóin de la periferia del internet al mundo financiero tradicional.

“Los inversionistas con experiencia saben que las criptomonedas no están listas”, comentó Ciaran Murray, operador de criptomonedas en Londres.

Murray intentó crear un fondo de cobertura enfocado en las monedas digitales, pero se percató de que cuando los inversionistas investigaban la tecnología se les quitaban las ganas.

“En cuanto entraba en detalles, se asustaban”, comentó.

Murray y otros creyentes en las criptomonedas insisten en que los problemas no son un golpe mortal para el bitcóin y la tecnología que introdujo. Por ejemplo, Chou está modernizando LedgerX y solicitó una aprobación regulatoria para comercializar con pequeños inversionistas minoristas, cuyo interés en las criptomonedas se ha mantenido un poco más de tiempo.

Además, las grandes empresas no se han retirado por completo. Goldman y la empresa matriz de la Bolsa de Valores de Nueva York, Intercontinental Exchange, continúan con sus operaciones de comercialización de criptomonedas a pesar del poco interés de los clientes. Hace poco tiempo, el gigantesco administrador de activos Fidelity comenzó a trabajar con una cantidad pequeña de clientes importantes que quieren tener criptomonedas.

En Silicon Valley, el mes pasado, Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter y de la empresa de pagos en línea Square, anunció que buscaba contratar tres o cuatro desarrolladores de bitcoines. Dorsey comparó la tecnología con los inicios del internet, tanto en sus problemas como en su potencial.

Incluso en este “criptoinvierno”, como le llaman algunos, el precio a la baja del bitcóin sigue siendo cuatro veces mayor al de un máximo de 2013, antes de una primera caída.

Sin embargo, se han vuelto realidad algunas de las ambiciones más prácticas del bitcóin y otras criptomonedas, y aún puede ser complicado determinar qué es real y qué no lo es en torno a las monedas digitales.

Hace poco tiempo, una empresa estadounidense que busca crear fondos de inversión en bitcoines, Bitwise Asset Management, señaló que había calculado que un 95% de la actividad de comercialización que reportaron las bolsas de bitcoines en todo el mundo era falsa.

La estructura de bitcóin dificulta mantener el control. Todos los bitcoines se justifican en un libro de contabilidad descentralizado, conocido como cadena de bloques, el cual no controla ninguna institución. Cualquiera puede tener acceso, lo cual les da rienda suelta a los actores perjudiciales.

Los reguladores no han aprobado los productos de inversión relacionados con el bitcóin debido a la posibilidad de que los precios sean manipulados. Sin embargo, han sido aprobadas las bolsas donde los inversionistas pueden apostarle al movimiento de los precios del bitcóin por medio de contratos de futuros, sin la necesidad de tener bitcoines.

La Bolsa Mercantil de Chicago (CME, por su sigla en inglés) ha introducido un contrato de futuros en bitcoines que ha ganado terreno moderado entre los operadores. No obstante, el mercado ha sido tan pequeño que la competencia de la CME, el Mercado de Opciones de la Bolsa de Chicago, hace poco anunció que iba a dejar de emitir su propio contrato de futuros en bitcoines.

Muchos analistas del mercado han señalado que, para que el bitcóin gane más terreno entre los grandes inversionistas, estos últimos tendrán que comprar y tener bitcoines de verdad.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...